Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Los bebés de 16 meses ya tienen capacidad para detectar el origen de un fracaso

En la interacción con el mundo es importante que el ser humano conozca qué aspectos se deben a su propia acción y cuáles responden a factores que están fuera de control. Una identificación que, sobre todo, es relevante en el caso de no tener éxito po

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Los bebés de 16 meses ya tienen capacidad para detectar el origen de un fracaso
Estudiantes-grado-INELa capacidad racional del ser humano sigue sorprendiendo. Un estudio del Instituto de Tecnología de Massachussetts de Estados Unidos, realizado por los científicos cognitivos Laura Shulz y Gweon Hyowon y publicado por la revista Science, hademostrado que los bebés de 16 meses tienen capacidad para identificar el origen de un fracaso y saber si se debe a su propia acción o bien se corresponde con circunstancias ajenas a su control. [Ver cursos de Ciencias cognitivas]

 

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron la capacidad inductiva y de aprendizaje de los bebés de 16 meses y observaron cómo reaccionaban ante situaciones en las que sus acciones no producían los resultados esperados para lo que emplearon tres juguetes de tres colores diferentes: rojo, verde y amarillo.

 

En primer lugar, los investigadores les enseñaron el juguete verde en el que presionaron un botón y sonó música, acto tras el cual se les entregó a los bebés, quienes no consiguieron activarlo por lo que entendieron que habían cometido un error y pidieron ayuda a sus padres.

 

Sin embargo, al recibir el juguete amarillo en el que tampoco sonó la melodía, los bebés consideraron que el juguete no funcionaba por lo que intentaron cambiarlo por el de color rojo.

 

Esta prueba constató quelos niños pueden identificar el causante del fallo, ya sea suyo o del objeto, para actuar de forma racional en función de la misma y pedir ayuda u optar por explorar otro juguete, demostrando que poseen una alta capacidad para hacer deducciones inductivas con pocos datos, lo que facilita que puedan aprender de forma rápida y precisa.

 

Los resultados del estudio, según los investigadores, pueden extrapolarse a la capacidad de aprendizaje de los adultos con independencia de su edad. Y es que el ser humano es un aprendiz racional armado con un mecanismo potencial para hacer inferencias inductivas. Un mecanismo que ya se tiene antes de ir a la escuela, según recoge la agencia SINC.es

 

El estudio supone un fuerte apoyo para el modelo de aprendizaje deductivo probabilístico, además de arrojar luz sobre uno de los problemas a los que el ser humano se enfrenta de forma habitual en su interacción con el mundo y que se basa en entender qué aspectos se deben a las acciones que realiza uno mismo y cuáles al mundo exterior. Una identificación que es especialmente relevante en los casos en los que no se consigue el éxito porque esta atribución es la que determina la próxima acción que el ser humano realizará.

 

 

Más información:

 

Instituto de Tecnología de Massachussetts

 

Contenidos relacionados en aprendemas.com:

 

Los bebés pueden prever acontecimientos de forma racional y precisa

 

Los niños que controlan mejor sus emociones abordan los conflictos de manera más positiva

 

Un estudio revela que se puede mejorar el rendimiento universitario a bajo coste