Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Lo que hay detrás de un suspenso y cómo afrontarlo

Para Antoni Badia, profesor de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC, cuando un alumno suspende no es sólo culpa suya, pero tampoco de los padres o la escuela. Hay muchos factores que influyen y por eso da algunas claves par

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Lo que hay detrás de un suspenso y cómo afrontarlo
Estudiantes-grado-INE


Un suspenso siempre es una mala noticia pero, ¿cómo afrontarlo? Ahora muchos estudiantes preparan sus exámenes de febrero pero otros que los hicieron antes de las vacaciones de Navidad ya han recibido sus buenas o malas notas. Antoni Badia, profesor de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universidad Oberta de Cataluña, ofrece algunas claves sobre cómo hay que tomárselos y, sobre todo, actuar en el caso de los padres.



Ver formación en:

Docencia

Psicología

Inteligencia emocional



"Suspender significa situarse en el nivel de necesita mejorar, es un llamamiento del alumno a ser ayudado", explica el experto en una información recogida por Àngels Doñate. Recuerda que las calificaciones escolares son la información principal para valorar el rendimiento escolar de un alumno y si ésta es insuficiente significa que necesita mejorar los resultados académicos pero también el proceso que se ha seguido para obtenerlos.



Badia recuerda que las circunstancias que influyen en el rendimiento escolar son muchas y muy variadas: "Se ha llegado a identificar factores relacionados con las clases sociales, las comunidades culturales, el tipo de familia o el tipo de escuela, o con aspectos del profesorado como el estilo de enseñanza o con la actividad de aprendizaje". Para el experto no se puede caer en la simplificación de afirmar que si un hijo ha suspendido es porque no ha estudiado bastante, no está motivado o no le gusta estudiar. Considera que es exagerado afirmar que la culpa la tiene o sólo el niño, o sólo los padres o sólo la escuela.



Ver oferta de grados universitarios



A su vez ofrece explica cuáles son esos factores que sí influyen y que, a su vez, pueden tratarse a través de una intervención psicoeducativa. En primer lugar habla de los conocimientos previos de los contenidos curriculares y recuerda que si a un alumno le cuesta aprender un aspecto de un nivel determinado puede ser porque desconoce los contenidos previos que fundamentan esa nueva información que tiene que asimilar.



En segundo lugar están las competencias que posee como aprendiz. En este punto señala las relacionadas con el uso estratégico de los procedimientos de aprendizaje y las habilidades ligadas a las matemáticas y al uso de la lengua. En tercer lugar influye la forma de elaborar los deberes fuera de la escuela, ya que a través de este hábito se puede saber si tiene interés en aprender y la autonomía para resolver sus ejercicios fuera del aula.



Ver cursos de:

Resolución de conflictos

Pedagogía



"Casi todas las situaciones se pueden reorientar si se interviene adecuadamente y con suficiente tiempo", asevera Badia. Por eso señala cómo hay que reaccionar ante el 'temido' suspenso y recuerda que para el propio alumno no es algo querido ni intencional. "La clave es dialogar, y dialogar significa escuchar más que hablar, e incluso estar dispuesto a escuchar afirmaciones que no nos gustarán", apuesta.



"No sirve de nada enfadarse ni regañar a gritos. Hay que evitar dar ultimátum o condicionar la obtención de algo a aprobados futuros", explica para añadir lo contraproducente que puede ser un sermón, un monólogo o acabar con una amenaza. Para Badia tampoco es bueno mostrarse dolido o exigir más rendimiento y acabar la reprimenda con un 'y no se hable más'.



Como señala este experto de la UOC un sobresaliente no garantiza un futuro profesional prometedor pero un suspenso sí alerta de los problemas que se pueden tener.



¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!



Más información:



Artículo completo en la UOC



Noticias relacionadas en aprendemas.com:



Diez años con el inglés a cuestas



Un repaso al rendimiento académico de los universitarios españoles



Las claves de los nuevos currículos de ESO y Bachillerato