Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Liberalización de mercados, flexibilización laboral y descarga fiscal: recetas contra la cirsis

Medidas contra la crisis es el tema de moda en foros de toda España. Es motivo del encarnizado debate entre los que defienden el mantenimiento de los derechos adquiridos por los trabajadores españoles tras decenios de reivindicaciones y políticas fav

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Liberalización de mercados, flexibilización laboral y descarga fiscal: recetas contra la cirsis

El Club Siglo XXI está celebrando un ciclo de conferencias, bajo el nombre de ‘La Encrucijada Europea’ en los Salones del Club, en el madrileño edificio Eurobuilding. Para la ocasión, esta distinguida asociación ha contado con la presencia del economista Juan E. Iranzo, director general del Instituto de Estudios Económicos, que ha desarrollado una conferencia titulada “Respuestas ante la crisis”.


 


Juan E. Iranzo ha establecido que la economía mundial “está sufriendo los azotes de una de las crisis financieras más graves de la historia”. A escala nacional, ha señalado que el origen de la crisis en España es, básicamente, interno y que se encuentra en el final de la fase expansiva y en los inevitables procesos de ajuste derivados de esta circunstancia. Así, el elevado endeudamiento de los hogares, unido a los altos tipos de interés y al encarecimiento de los productos básicos en la primera mitad del año 2008, que se ha traducido en una importante contracción de la demanda interna provocando la recesión de nuestro producto interior bruto y ajustándose por la vía más traumática, la del desempleo.


 


La economía española está acusando con gran intensidad la confluencia de esta crisis financiera con el final de su larga fase cíclica expansiva. La creciente pérdida de competitividad, la caída del sector inmobiliario y la falta de ahorro.


 


La solución sigue siendo el libre mercado


 


Todos estos hechos han reabierto el eterno debate en Economía sobre el papel que debería representar el Estado en los mercados. La evidencia ha demostrado que el libre mercado, que funciona bajo el criterio de eficiencia, induce al crecimiento económico y proporciona mayor nivel de bienestar que si es el Sector Público quien provee de todos los bienes y servicios al sector privado.  Ahora bien, los mecanismos del mercado fallan si no es el Estado quien proporciona un marco regulatorio estable en el que los derechos de propiedad queden garantizados. Es más, en ocasiones aparecen los denominados fallos de mercado, como la información asimétrica, para los que la intervención con los instrumentos adecuados está justificada, ya que pueden proporcionar un Second Best. Por estas razones, la liberalización de los mercados debe seguir siendo una prioridad económica, si lo que se pretende es potenciar el crecimiento económico, sin relegar a un segundo plano el criterio de equidad.


 


El director general del IEE lleva tiempo señalando que hay varios sectores de la sociedad que apelan a la necesidad de adoptar algunas reformas estructurales en materia de política económica. Dicha necesidad se ha convertido en imprescindible e inminente porque no sólo el crecimiento de la economía española se sitúa ya muy por debajo de su potencial sino que, además, se espera una aceleración en el ritmo de destrucción de empleo, con una tasa de desempleo que superará con creces los niveles actuales por lo que hay que incrementar el potencial de crecimiento y mejorar la competitividad con políticas de oferta.


 


Por ello, son necesarias de inmediato las reformas que afectan al mercado laboral, entre ellas la introducción de incentivos a la movilidad geográfica en la regulación laboral para constituir un mecanismo de ajuste en el mercado de trabajo dadas las diferencias existentes en la tasa de paro a escala provincial y la proliferación de los expedientes reguladores de empleo que están llevando a cabo algunas empresas de determinados sectores.


 


Juan E. Iranzo también ha recalcado que las rigideces continúan caracterizando la contratación y el despido laboral en España por lo que suponen una barrera adicional en la reasignación del factor trabajo. Asimismo, apremia la reducción de las Cotizaciones Sociales, sobre todo las que corren a cargo del empleador y del Impuesto sobre Sociedades, pues éste último frena las posibilidades de ahorro de las empresas. Así mismo, mejora el tratamiento fiscal del ahorro, la reducción de la carga fiscal de las empresas se erige como una de las alternativas más efectivas para reactivar el mercado de trabajo, mejorar la productividad y beneficiar al comercio exterior.


 


Para finalizar, Juan Iranzo ha insistido en que es imprescindible incrementar nuestro potencial de crecimiento para poder conseguir ritmos futuros de crecimiento que permitan generar empleo neto; de no ser así, la alternativa sería una “L” similar a la de Italia que nos abocaría a un largo proceso de declive.


 


 


Más información:


 

Instituto de Estudios Económicos