Las grandes fortunas no saben de crisis

Aún inmersos en una profunda crisis económica mundial, sigue aumentando la lista de millonarios en el mundo. El informe anual Merrill Lynch-Capgemini desvela que el número de grandes fortunas aumentó ha aumentado un 6% durante 2007. Los países emergentes han destacado en esta ocasión, aunque también España ha registrado un incremento en el número de grandes patrimonios, 164.000 concretamente.

El ideograma que la lengua china utiliza para designar la palabra crisis es el mismo que el primero que se utiliza para definir el concepto de ‘oportunidad’. Una crisis supone tribulaciones para la mayoría pero es también y, ante todo, una oportunidad para aquellos que son capaces de entender la situación y sacar partido de ella. Por eso no debe extrañar que este año, totalmente inmersos en una crisis de alcance mundial caracterizada por la incertidumbre y desaceleración económica, el número de millonarios haya seguido creciendo. Al menos esta es la conclusión más llamativa que se saca del estudio “World Wealth Report” publicado estos días por Merrill Lynch y Capgemini.


 


¿Pero a quién se puede considerar millonario? El presente estudio otorga la categoría de millonario a aquellas personas que poseen un patrimonio individual de más de más de un millón de dólares –641.489 euros- en activos financieros, excluida la primera vivienda y los consumibles.


 


En total, este año existen en el mundo 10,1 millones de grandes patrimonios, lo que supone un crecimiento global del 6% en 2007 respecto al año anterior. Este ‘afortunado’ colectivo acapara en conjunto más de 40,7 billones de dólares, es decir, una media de cuatro millones por persona. Esta cifra, la más alta de la historia, supone un incremento del 9,4% y viene impulsada, principalmente, por el aumento de la capitalización bursátil en las economías emergentes.


 


También creció el número de ‘supermillonarios’, los que el informe cataloga como patrimonios muy elevados y, concretamente, con activos que superan los 30 millones de dólares, excluyendo primera vivienda y consumibles. Ahora contamos con 8,8% más indivíduos ubicados en este nivel de riqueza.


 


Lo más curioso es que las grandes riquezas crecen a un ritmo mayor que el de la economía mundial, que sólo aumentó un 5,1% en 2007. Y es que, como siempre se ha dicho, el dinero llama a dinero.


 


Aunque leve, en España también se ha visto incrementado el número de millonarios en este último año. Concretamente el selecto club de personas con un patrimonio superior al millón de dólares ha tenido en nuestro país un incremento del 4%, lo que en cifras absolutas nos dá un total de 164.000 nuevos miembros y miembras. Si bien este ritmo es inferior al de la media mundial, aún en 2007 ha superado en 3 puntos porcentuales la media europea, ésta del 3,7%.  El Viejo Continente cuenta con un total de 3,1 millones de ricos oficiales, los cuales, a finales de 2007 acumulaban un patrimonio de 10,6 billones de dólares, un 5,3% más que en 2006.


 


Sin embargo, en esta última estimación, han sido las economías emergentes las que han registrado un aumento más acusado. Por regiones, Oriente Medio ha sumado un 15,6% más de grandes patrimonios, por un 14,3% de Europa Oriental y un 12,2% de Latinoamérica. La subida del precio de las materias primas y la importancia que los países emergentes han adquirido en la economía internacional han sido los principales motores de su que haya crecido el patrimonio de muchos de sus ciudadanos.


 


Como no podía ser de otra manera, los denominados países BRIC (Brasil, Rusia, India y China) fueron los más beneficiados por esta coyuntura general, a la que se une el ascenso de la capitalización bursátil de sus empresas y la subida general de las bolsas de esas regiones. En cuanto a países concretos, India encabeza la clasificación con un 22,7%  gracias al aumento del 118% de la capitalización bursátil y un repunte del 7,9% de su Producto Interior Bruto (PIB) real.


 


China avanza en segundo logar con un 20,3% más de nuevas fortunas. En este caso la capitalización bursátil creció un 291% y su economía un 11,4%. Y es que el gigante rojo se ha convertido en el principal foco de crecimiento mundial con una fuerte actividad en Bolsa.


 


La medalla de bronce fue para Brasil, que en 2007 sumó un 19,1% más de ricos y un aumento de su capitalización bursátil del 93,1% y un crecimiento del PIB real del 5,1%.


 


La Bolsa, medio de riqueza


 


Según el informe uno de los medios determinantes para la evolución de las riquezas personales es el la evolución de las Bolsas. En este sentido, los mercados bursátiles han jugado a favor de los países emergentes, cuyas ganancias han sido muy superiores a las de economías más maduras.


 


Los datos hablan por sí solos: el Dow Jones estadounidense subió un exiguo 6,8%, muy por dejado de la tasa de 2006. Mientras, la mayoría de los índices europeos y asiáticos sólo consiguieron crecimientos por debajo del 5%; el menos rentable del mundo, el Nikkei 225, perdió un 11,1%, mientras que el más rentable de Europa, el DAX alemán, fue el único índice tradicional importante que mejoró su rentabilidad de 2006 y mantuvo un crecimiento de dos dígitos. En el lado contrario se encuentran índices como el de Shangai y Shenzhen, que crecieron un 303% y 244%, respectivamente, debido sobre todo, a los incrementos de los precios.  La Bolsa de Bombay y la Bolsa Nacional de India registraron tasas de crecimiento respectivas del 122% y 115%.


 


Además, los mercados emergentes lograron cerrar en 2007 un récord mundial de Ofertas Públicas de Venta (OPV) con más de 1.300 operaciones que generaron cerca de 300.000 millones de dólares. Su capacidad para atraer capital superó con creces la de los mercados tradicionales. Los grandes patrimonios se aprovecharon de esta tendencia aunque, como suele ocurrir en estos casos, las fortunas locales fueron las que más partido sacaron de la inversión en Bolsa.


 


China atrajo el mayor volumen absoluto de capital privado, con unos 55.000 millones de dólares. No obstante, el destino regional más popular fue Europa Emergente, que atrajo 276.000 millones de dólares. Asia Emergente, por su parte, sufrió una caída del 20% en las entradas de capital privado. Sin embargo, las entradas de capital privado en Latinoamérica se duplicaron hasta los 106.000 millones de dólares en 2007. Los importantes flujos de renta variable han ayudado a los poderes políticos de estos países a acumular reservas de divisas, los cuales, por poner un ejemplo notable, solamente en China han alcanzado , aproximadamente, el billón de dólares.


 


En cualquier caso, los entornos macroeconómicos divergentes en ambos extremos de 2007 contribuyeron a definir las estrategias de asignación de activos de las personas con patrimonios elevados.  Basándose en el optimismo de 2006, durante los primeros meses de 2007 los grandes patrimonios apostaron fuertemente por las clases de activos de mayor riesgo. Sin embargo, según avanzaba el año y se intensificaban las turbulencias de los mercados financieros y la incertidumbre económica, los grandes patrimonios comenzaron a retroceder y trasladaron sus inversiones hacia un tipo de activos más seguros y menos volátiles.


 


También creció notablemente la inversión en activos sostenibles, que por una parte ofrece rentabilidades lucrativas y por otro la oportunidad de participar en las llamadas acciones de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Así, la inversión total en tecnologías limpias se incrementó  hasta 117.000 millones de dólares en 2007, lo que supone un crecimiento del 41% desde 2005, con una fortaleza muy destacada de los segmentos eólico y solar. 


 


El informe prevé que las grandes fortunas seguirán sacando partido de su privilegiada situación y que continuará creciendo el número de ricos pese a la coyuntura de fuerte desaceleración, crisis, recesión… La tasa anual proyectada para los próximos cuatro ejercicios es del 7,7% para alcanzar los 59,1 billones de dólares en 2012.


 


 


Más información:



Estudio World Wealth Report