Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Las familias castellano-manchegas invierten ocho de cada cien euros en formación

Esta es la conclusión que se desprende un estudio elaborado por el Centro de Estudios de Consumo de la Universidad de Castilla La Mancha. La mayor parte del gasto se lo lleva la vivienda.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Las familias castellano-manchegas invierten ocho de cada cien euros en formación

Las familias castellano-manchegas invierten un 8% de su presupuesto ordinario en formación. Un gasto similar al que destinan en otras partidas como los gastos de comunidad o la telefonía fija. Estos datos han sido extraídos del estudio ‘Perfil del consumidor en Castilla-La Mancha: aspectos generales de sus hábitos, comportamientos y actitudes’, elaborado sobre 449 familias de las cinco provincias por el Centro de Estudios de Consumo de la Universidad de Castilla La Mancha (CESCO) y la Asociación de Estudios Psicológicos y Sociales con el apoyo del Instituto de Consumo.


 


Por el contrario, la vivienda sigue ostentando el primer puesto en cuanto a gastos, seguida por la alimentación y limpieza, el combustible, los suministros, el teléfono móvil, los seguros de vehículos y la ropa y el calzado.


 


En función del sexo, el estudio asegura que las mujeres gastan más en ropa, calzado, formación y libros, mientras que los hombres destinan más dinero en el mundo del motor. Por edades, los mayores de 49 años gastan más en actividades culturales y préstamos bancarios, mientras que los menores de 35 destinan su dinero a combustible, teléfono móvil y estudios.


 


A la hora de comprar, las familias optan por los  supermercados e hipermercados para realizar la compra doméstica habitual. Sin embargo, para adquirir productos como ropa, libros, música o tecnología, los castellano-manchegos prefieren las tiendas especializadas y las grandes y medianas superficies. Los mercadillos y los establecimientos de “todo a un euro” son poco frecuentados ya que se rigen por la calidad, la confianza, la limpieza y la atención al cliente que ofrezca el establecimiento.


 


Y, a la hora de elegir el producto, la marca y el precio resultan factores fundamentales, seguidos de los consejos de los familiares y amigos, el impacto publicitario y el asesoramiento en la tienda.


 


Sin embargo, a pesar de la importancia del precio, el informe asegura que el 70% de las familias no lleva ningún tipo de contabilidad y sólo el 37% controla el uso que hace de las tarjetas de crédito. Además, los ciudadanos suelen decantarse por productos nacionales y un pequeño 9% desconfía de las ofertas y las rebajas.


 


Los problemas también marcan la vida doméstica de las familias, especialmente todo lo que atañe a la telefonía, el transporte y los electrodomésticos. Muestra de ellos es que 2 de cada 3 consumidores de la región se ha encontrado con algún tipo  de problema en los dos últimos años, aunque en la mayoría de los casos no han llegado a formalizar una reclamación por varios motivos: porque pensaban que no iba a servir de nada, se les fue pasando el tiempo, creían que no era importante, no confiaban en la capacidad de gestión de las administraciones o no sabían dónde reclamar.


 


Pero quienes sí lo hicieron se dirigieron a las propias empresas responsables del agravio (en el 85% de los casos), a las oficinas municipales de información al consumidor y a las asociaciones de consumidores, fundamentalmente. Por fortuna, todos los que contactaron con estos servicios manifestaron un alto grado de satisfacción por los resultados obtenidos.


 


 


Más información:


 


Centro de Estudios de Consumo de la UCLM


 


Contenidos relacionados en aprendemas.com:


 


Las familias españolas gastan 1.099 euros de media por alumno


Las empresas recortan un 20% de sus gastos en formación como consecuencia de la crisis


Algunas nociones para mantener ‘a raya’ el presupuesto del estudiante


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+