Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Las empresas españolas no aprovechan las subvenciones para formar trabajadores

Sólo el 12% de las empresas españolas utilizaron los fondos públicos puestos a su disposición para formar a sus empleados. Y resulta paradójico que sean las empresas más pequeñas, que pueden disfrutar de una financiación total para este tipo de plane

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Las empresas españolas no aprovechan las subvenciones para formar trabajadores

Las empresas españolas infravaloran las subvenciones destinadas a los planes formativos de sus empleados. El informe elaborado por Garben a partir de los datos de la Fundación Tripartita y de la Agrupación de Empresas Garben concluye que sólo el 12% de las empresas españolas en 2008 aprovecharon los fondos públicos destinados a ello.


 


El sistema de formación continua bonificada, que comenzó a funcionar en 2004, se basa en poner a disposición de las empresas interesadas unas dotaciones públicas anuales para financiar la formación total o parcialmente y que resulta gratis para las de menos de 10 trabajadores.


 


La financiación dependerá de las cotizaciones a la Seguridad Social de las propias empresas y los recursos utilizados en 2008 para formación totalizaron 575 millones de euros. Además, el 98% de las sociedades que usan estos créditos lo hace a través de las denominadas entidades colaboradoras.


 


Traducido en números en cuanto a empresas y empleados, el informe señala que sólo fueron algo más de 200.000 empresas las que usaron estos fondos en 2008, que proporcionaron formación a casi 2 millones de trabajadores. A pesar de que esta cifra supone un crecimiento del 113% respecto a 2005 para el total de trabajadores, todavía hay 1,4 millones de empresas que siguen sin participar en el sistema.


 


Inglés y habilidades empresariales, lo más demandado


 


Los cursos más demandados por las empresas son los idiomas, sobre todo el inglés (16%), la prevención de riesgos laborales (4,5%), las habilidades directivas y la gestión de recursos humanos (5%), y la ofimática e informática de usuario (3%).


 


Y la modalidad de formación más requerida ha sido la presencial y a distancia, con un 65% y un 21% del total, frente las modalidades mixta y de teleformación, 6% y 7% respectivamente, para la Fundación Tripartita. Mientras que en el caso de las empresas de la Agrupación Garben, la formación se ha dividido en un 70% la presencial y un 30% la online.


 


El perfil de la persona que accede a estos cursos está entre 26 y 45 años (70%), el 35% tendrían estudios medios, el 25% titulaciones básicas, un 30% título universitario y sólo un 2% no tendría estudios, y algo más de un 40% del total son mujeres. Además, sólo el 20% se destina a trabajadores no cualificados, un 40% a trabajadores cualificados y el restante 40% entre técnicos y mandos intermedios y directivos a partes iguales.


 


Por otra parte, atendiendo al tamaño de la empresa, durante 2008 sólo el 8% de las empresas de menos de 10 trabajadores utilizaron este recurso, apenas 121.821. En el caso de las PYMES de 10 a 250 empleados el porcentaje alcanza el 37%, mientras que entre las grandes empresas (las de más de 250 trabajadores) el 81% hicieron uso de los fondos.


 


Desconocimiento de las ayudas


 


Ante esta panorámica de la situación, el presidente del Garben, Manuel Garrido, subraya la paradoja del sistema, cuyo “principal objetivo es mejorar el acceso de las empresas, especialmente las PYMES, a la formación”. “Las causas que explican esta situación son el desconocimiento de la existencia de estos fondos y la falta de recursos propios, de capital y humanos, para utilizarlos”, añade.


 


No obstante, hay datos que  invitan a pensar que la situación tiende a invertirse y que las PYMES empiezan a interesarse. Y es que 3 años antes, en 2005, sólo el 2% de las empresas de menos de 10 trabajadores participó en el sistema, con lo que el crecimiento alcanza un 328%. También entre las empresas de 10 a 250 empleados ha aumentado el interés, creciendo en número un 118% en los últimos tres años.


 


Eso sí, el informe revela que las empresas que participan de este sistema consumen en un alto porcentaje de los fondos que se les destinan. En 2008 se consumió el 67,8% del crédito disponible, 390,4 millones de euros. “Estos datos vienen a demostrar que éste es un buen sistema para las PYMES. Es sencillo, flexible y ofrece hasta el 100% de financiación para las acciones formativas de las pequeñas empresas. Las PYMES son libres de elegir cuándo, cómo y dónde forman a sus empleados”, explica Garrido.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Agrupación Garben


 


Fundación Tripartita


 


Contenidos relacionados en aprendemas.com:


 


La formación ocupacional, un paso necesario para mejorar el mercado de trabajo


 


El número de trabajadores que recibe formación continua aumenta un 82%


 


Cursos para Empresas y Profesionales en a+


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+