Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Las empresas catalanas reclaman una educación con más calidad y recursos

La Cámara de Barcelona ha hecho público estos días un informe para expresar su opinión en relación al bajo nivel competitivo que alcanzan actualmente las empresas catalanas, enraizándolo en el bajo nivel de gasto y calidad en la formación no universi

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Las empresas catalanas reclaman una educación con más calidad y recursos

La pasada semana, el presidente de la Cámara de Barcelona, Miquel Valls, presentó a los medios un informe de opinión que pone de manifiesto el preocupante déficit que sufre Cataluña en formación no universitaria en relación con el resto de España y, más aún, en relación con los países europeos desarrollados. Un déficit que es necesario reducir en un plazo no muy largo si se pretende dar solución a la baja competitividad industrial que registra esta comunidad autónoma.


 


La raíz del problema


 


Entre otros datos, el informe se remite al gasto público previsto en educación no universitaria los presupuestos de la Generalitat pata el ejercicio 2005 que da una cifra correspondiente al 2,2% del PIB, inferior al 3,1% del conjunto de España y al 3,6% de la media de la UE-15.


 


Asimismo, destaca el informe el gasto por estudiante que, según datos de 2002, son en Cataluña de 2.800 € por estudiante no universitario. Esta cifra es muy inferior a los 3.200 euros de la media española y a los caso 5.000 que se gasta de media en la Unión Europea. Además, contrastan con los gastos por estudiante en comunidades como País Vasco y Navarra que superan ampliamente los 4.000 €.


 


Pero si la situación es desventajosa en lo que se refiere a gasto público, tampoco los resultados escolares ayudan precisamente a que las empresas catalanas encuentren jóvenes convenientemente formados para su futuro desarrollo profesional. De hecho, Cataluña registra la segunda tasa de escolarización no obligatoria (a los 17 años) más baja de España, esto es, un 71% en el año 2002. El caso es que, además, la situación de fracaso escolar se ha venido empeorando desde 1996.


 


A escala europea, Cataluña se sitúa de nuevo entre las posiciones más desfavorables, con un ratio de abandono de los estudios secundarios en la población de 18 a 24 años del 28%, el segundo más elevado de la Europa de los 15, después de Portugal. No extraña pues que los resultados educativos que obtienen lo niños de 15 años en Cataluña se sitúa por debajo de la media de los 30 países más desarrollados, siendo particularmente deficientes en matemáticas y ciencias, según puso de manifiesto el conocido “Informe PISA” de 2003 que realiza la OCDE.


 


Hablamos, en definitiva, de un colectivo que en pocos años ha de incorporarse al mercado laboral. Y aquí se enfrenta el empresariado catalán a un problema que a día de hoy se detecta en la comunidad como es la carencia de conocimientos básicos en estas personas que acaban incorporándose a la vida activa. Sin estos conocimientos el aprendizaje especializado es más difícil, siendo no obstante muy necesario a lo largo de toda la vida laboral. Los empresarios catalanes han detectado estos años un conocimiento insuficiente del entorno empresarial por parte de los empleados, una falta de compromiso con la empresa y un bajo sentido de la responsabilidad.


 


La Cámara de Barcelona hace especial mención al conocimiento del inglés, claramente deficitario, tanto en Cataluña como en España en comparación con otros países y regiones europeas que van en cabeza.


 


Dando soluciones


 


Dicho esto, la Cámara hace varias propuestas de actuación para que aumentar el nivel de competitividad de las empresas catalanas. En opinión de esta importante institución la política educativa en Cataluña debe enmarcarse en una estrategia a largo plazo, que tenga unos objetivos ambiciosos, para poder afrontar con éxito la creciente competencia, y que cuente con los recursos suficientes para llevarlos a cabo.


 


Partiendo de la base de que la educación es un factor estratégico, la definición del sistema educativo de un país exige una política que no esté sometida a frecuentes cambios de modelo, que sea fruto de un consenso de toda la sociedad y que, por tanto, quede al margen de cualquier ideología política. Concretamente, Cataluña ha de fijarse tres objetivos principales, claramente cuantificables, en opinión de la Cámara:


 



  1. Elevar el nivel de conocimiento de base alcanzados en la educación obligatoria hasta el niel medio de los países desarrollados.

  2. Reducir el fracaso escollar y aumentar el índice de escolarización no obligatoria en 10 puntos hasta situarlo por encima del 80%, nivel más próximo al de las regiones españolas más avanzadas.

  3. Duplicar el porcentaje de la población capaz de expresarse correctamente en inglés hasta el 40% (aproximadamente el nivel de Alemania y el de la media europea en la actualidad).

 


Rectificar es de sabios y la Cámara propone una serie de soluciones en este informe. En general, se trata de impulsar un sistema de evaluación que ensalce los valores del esfuerzo, la iniciativa, la creatividad y la responsabilidad.


 


Más en detalle, en lo que respecta a la Formación Profesional, la Cámara estima necesario implantar un sistema de autoevaluación de los centros, junto con sistema de auditorías externas, que verifiquen los resultados. Además, debería mejorar la calidad de las prácticas de los alumnos de FP en las empresas y también establecer una sistema de calificaciones que facilite el reconocimiento de los aprendizajes realizados mediante prácticas laborales.


 


Por otro lado, se destaca en el informe el conocimiento del inglés, es decir, que sea introducido gradualmente como lengua vehicular de un área del curriculo educativo desde la educación primaria, con una estrategia de inmersión parcial como es el caso de la reciente iniciativa de la Comunidad de Madrid con los nuevos colegios bilígües. También debería extenderse la enseñanza del inglés en cursos y asignaturas de las carreras universitarias y, en general, ampliar su presencia en la oferta cultural e informativa.


 


Apoyo financiero


 


Claro que todas estas mejoras tienen que venir acompañadas de los recursos económicos adecuados que en el caso de Cataluña son todavía muy insuficientes. Y para ilustrar esto, el informe de la cámara trae a colación el presupuesto de la Generalitat para 2005 en el que se contempla unos gastos por estudiante en torno a los 3.600 €, frente a los 5.900 estimados para la media europea. Existe un déficit de gasto público total no universitario en Cataluña que la Cámara cifra en 2.400 millones de euros, que sería la cantidad de recursos necesaria para igualar los gastos por estudiante de la UE.


 


Lo que la Cámara propone es aumentar el gasto público por estudiante en educación no universitaria a un ritmo anual del 15% hasta el año 2010, Momento en el que Cataluña alcanzaría los niveles de la UE. Como resultado, el gasto público no universitario total se elevaría al 3,9% del PIB, en línea con lo que gastan en la actualidad países como Francia (4,1%), Noruega (3,9%), Suiza (3,9%), Austria (3,8%) y Finlandia (3,6%).


 


 


*  *  *  *


 


 


Enlaces de interés:


 


Web Oficial de la Cámara de Barcelona


 


Informe Pisa 2003


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com :


 


La falta de formación preocupa al empresario mallorquín


 


El MEC aplicará medidas para mejorar la calidad de la educación


 


Las empresas españolas suspenden en productividad


 


La formación en la Empresa no satisface a los ejecutivos


 


Entender los desafíos de la escuela española, San Sebastián foro de debate


 


España ante el reto de la competitividad a debate


 


Cursos de Formación a Empresas en a+


 

Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+