Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Las editoriales publican los primeros manuales sobre Educación para la Ciudadanía

El próximo curso alumnos de 3º de ESO y de Primaria (5º o 6º) estudiarán Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, y las editoriales ya han puesto a la venta los primeros libros de texto. En cuanto a su implantación en los centros de enseñ

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Las editoriales publican los primeros manuales sobre Educación para la Ciudadanía

En relación con las diferentes críticas que ha recibido esta asignatura, Mercedes Cabrera calificó de “positivo” el debate que ha suscitado los contenidos de esta materia entre los distintos sectores de la comunidad educativa, aunque espera que los opositores “entren en razón”. Así lo manifestó durante su participación en la inauguración de la Escuela de Verano Rosa Sensat. En su opinión, estos colectivos “han sacado de quicio” el debate y “las cosas que se discuten no tienen muchas veces nada que ver con los contenidos de la materia y la forma de su explicación”. “La excepción con respecto a otros países son las reacciones que se están produciendo” en torno a la asignatura que es “una recomendación internacional”, puntualizó.



Para la ministra de Educación, “la transmisión de conocimientos a los estudiantes sobre los valores constitucionales y los derechos humanos es imprescindible”. “La escuela debe hacer suyos los valores que sustentan la democracia y la plasmación de ellos es la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos”, manifestó.



Centros religiosos



La Federación Española de Religiosos de Enseñanza-Centros Católicos (FERE-CECA) y Escuelas Católicas (EyG) han remitido una circular, donde se especifica el procedimiento ante la implantación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. En este escrito, EyG reitera su oposición a la nueva materia en el Consejo Escolar del Estado y espera que los contenidos que se impartan respeten el ideario de cada centro.



No obstante, FERE puntualiza que “el fruto de las negociaciones con el MEC fue una mejora importante de los contenidos aprobados finalmente, en comparación con los borradores iniciales propuestos por este Departamento”.



Según los responsables de los colegios católicos, los padres que eligen sus centros “realizan una opción concreta por una determinada formación religiosa y moral para sus hijos, cuyo contenido se incluye en el Proyecto Educativo de Centro y en base al mismo, asumido por las familias al solicitar un determinado centro, se impartirá la asignatura de Educación para la Ciudadanía”. En cuanto a la objeción de conciencia, asegura que “el centro no pondrá dificultad alguna a los padres y trasladarán las peticiones a la Administración ya que el centro no está facultado para conceder o denegar la solicitud de exención de una asignatura obligatoria”. Al no existir ninguna alternativa a esta materia obligatoria, los padres deberán “informarse de los efectos académicos previstos en la normativa académica”, en caso de no cursar una materia.



Sin embargo, Manuel de Castro, sacerdote salesiano y secretario general de la Federación de Religiosos de la Enseñanza-Centros Católicos (FERE-CECA), considera que la objeción de conciencia no procede en sus centros, ya que si se adapta la asignatura a su ideario, carece de sentido objetar contra ella. Además, añade el sacerdote, “se introduce un elemento peligrosísimo contra el carácter propio que mañana puede pasarnos factura a todos. El peligro está en que la objeción se podría extender a otras asignaturas, incluso a la misma clase de religión. Alguien podría venir a un centro católico diciendo que acepta el ideario sólo en parte y que rechaza la religión o la oración que todas las mañanas hacemos en nuestros colegios”.



Voces a favor y en contra



Por su parte, los obispos opinan que la nueva materia es “engañosa”, “totalitaria”, “empobrecedora”, y que, “en vez de enseñar, domestica”. Para el arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián “lejos de atajar los problemas actuales que sufren los jóvenes, los ahondarán más” y que “el hecho de confiar” la educación moral de los jóvenes a una asignatura “fundada en el orden político y destinada a moldear las conciencias de los alumnos de acuerdo con las exigencias del orden político resulta necesariamente empobrecedor y laicista”.



Asimismo, Sebastián advierte de que el Estado no puede abarcar “la totalidad de la vida personal del ciudadano, ni marginar o suplantar sus convicciones morales de origen religioso”. Pretender hacerlo implica que la asignatura “se impone como un instrumento de mentalización y homologación de los ciudadanos”.



El obispo de Córdoba, Juan José Asenjo, afirma que la asignatura no ayudará a resolver el problema de los jóvenes, al sostener que para formar ciudadanos “libres, conscientes de sus deberes y de sus derechos, verdaderamente críticos y respetuosos con los demás” no se puede recurrir al “camino del relativismo moral y de una ideología que desestructura la identidad personal”.



Ante las declaraciones de los obispos, Gregorio Peces-Barba ha manifestado que la Educación para la Ciudadanía no atenta contra el derecho de los padres a que sus hijos reciban formación religiosa y moral acorde a sus convicciones, sino que instruye en lo que respecta a la ética pública, basada en la Constitución y los Derechos Humanos. Para este catedrático de Filosofía del Derecho, los obispos que se han posicionado en contra de la asignatura deben “modernizarse un poco y entender lo que ha cambiado el mundo desde que Santo Tomás sostenía que no había más que una ética, la ética católica”, ya que en la actualidad, “hay una ética privada, que puede ser católica, protestante o laica, y una ética pública que es la de la Justicia, del Estado democrático y de los Derechos Humanos”.


No obstante, Peces-Barba indicó que “esta es una asignatura que debe tener una mayor solidez de contenidos jurídicos, porque en el fondo es un tema de concepción del derecho en una sociedad democrática”. También reveló que profesores de Filosofía del Derecho han editado un libro para orientar a los docentes sobre la asignatura y que las Universidades Carlos III y Complutense de Madrid ofrecerán títulos de especialista en la materia.



Los contenidos de la asignatura



“Tienes que prepararte para la libertad” es el tema del primer capítulo del texto que el Grupo Anaya ha elaborado para la tan criticada asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos. Este manual pretende fomentar la reflexión de los estudiantes sobre el diálogo que mantienen unos compañeros de su edad y que manifiesten su opinión sobre un tema concreto.



Los contenidos están redactados con un lenguaje sencillo y accesible y se incluyen ejemplos cercanos a la realidad cotidiana, la familia, el centro y la comunidad. También se insertan informes, con datos, gráficos y mapas, para que los destinatarios interpreten los hechos de forma crítica y extraigan sus conclusiones. Así como, un CD-Rom recoge presentaciones multimedia, autoevaluaciones, actividades interactivas y casos prácticos.



- Competencias básicas



“El hombre es un animal político” (Aristóteles). Esta idea introduce en una de las unidades didácticas del libro que ha elaborado la Editorial Bruño. Mientras que el apartado “Observa y dialoga” plantea cuestiones que inducen a reflexionar sobre los contenidos, en el de vocabulario se definen términos específicos. Los documentos que apoyan los contenidos teóricos son artículos de la Constitución Española, de la Declaración de los Derechos Humanos y otros textos de referencia. Por su parte, las actividades para trabajar los contenidos están enfocadas al desarrollo de las competencias básicas: análisis de información, lectura de gráficos y expresión de opiniones. Para que los alumnos aprendan a exponer y defender sus ideas, el apartado de “Debate” presenta un tema relacionado con los contenidos, textos y actividades, en el que también asumen que deben escuchar y respetar las ideas de los demás. También tienen la oportunidad de poner en práctica  los contenidos de la unidad, a través de una propuesta de trabajo de la vida real.



- Familia y escuela



¿Cómo te gustaría que fuera el mundo en el que vivimos? Con esta pregunta comienza la presentación del texto que ha diseñado Santillana Educación para la nueva asignatura. Los estudiantes en clase podrán responder a esa pregunta y plantearse cómo podemos hacer que sea posible, qué debemos cambiar. A través de este texto, explorarán muchos temas que afectan a la vida cotidiana y compartir con compañeros, profesores, familia y amigos. También presenta iniciativas solidarias y testimonios de personas y organizaciones que hacen que el mundo sea mejor, también constituye una herramienta para la búsqueda personal y facilitar el diálogo y la colaboración, aprender a trabajar en proyectos comunes y resolver los problemas de la convivencia.


Una de sus autoras, Carmen Pellicer, manifiesta que la contestación social frente a esta disciplina no se ha producido en ningún otro país. “No creo que una iniciativa con un currículum tremendamente similar a los de cualquier otro país tenga, objetivamente, una razón de peso para despertar esa desconfianza”, afirma. Esta experta se muestra partidaria de la colaboración de la familia con la escuela, que en España tiene pocos cauces de participación y muy poca tradición, y “quizá esto sea una oportunidad para que las familias se conciencien y se involucren en la educación de sus hijos”, indica.



- Participación y respeto



Por su parte, Algaida Editores en su libro de Educación para la Ciudadanía pretende mostrar de forma sencilla, amena y entretenida el conjunto de derechos y obligaciones, de los valores y de las acciones que debemos cumplir y desarrollar para vivir con orden, justicia, libertad y solidaridad. “La ciudadanía y los derechos humanos nos aportan los medios para que las relaciones humanas se construyan entre todos de manera participativa y con respeto”, especifican sus autores.


De igual modo, aborda temas de actualidad que giran en torno a las relaciones humanas, la autoestima, los comportamientos democráticos, la inmigración y sus conflictos, las instituciones y los responsables que gobiernan nuestro país, además del compromiso ciudadano, la seguridad vial, los problemas de género. Cada capítulo incluye una introducción al tema, propuestas de actividades, conclusiones y una anécdota final.



- Crítica y ética



Para el catedrático de Ética, José Antonio Marina, autor del libro de texto de esta asignatura para alumnos de Secundaria que publica Ediciones SM, uno de los objetivos de la nueva asignatura es enseñar a los jóvenes a desarrollar un pensamiento crítico y a saber argumentar sobre temas éticos. “Es importante fomentar esas competencias, porque el nivel ético real de una sociedad depende de los valores morales con los que rija su comportamiento”. En opinión de este filósofo, los niños tienen el derecho fundamental a ser bien educados y ese derecho impone a los padres, al Estado, a la sociedad entera, el deber de educar bien. “Si hay una ética universal, unos valores y normas esenciales a nuestra convivencia justa, debe formar parte de esa educación, en la que todos tenemos el deber de colaborar”, ha subrayado.


 


Más información:



Escuela de Verano Rosa Sensat



Ministerio de Educación



Federación Española de Religiosos de Enseñanza-Centros Católicos (FERE-CECA)



Escuelas Católicas (EyG)



Contenidos relacionados en Aprendemas.com:



Arrancan la mayoría de las Escuelas de Verano con buenas expectativas



El Congreso aprueba la LOE de forma definitiva



Ocho competencias deberán reunir los alumnos de la ESO para aprobar



LOE: claves y posturas enfrentadas



Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+