Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Las 25 claves para impartir una educación emprendedora en la universidad

Con el fin de fomentar la cultura emprendedora en el sistema educativo, sobre todo, en el universitario, la Fundación Universidad-Empresa ha elaborado un total de 25 puntos clave que pueden contribuir a su implantación. La formación de los formadores

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Las 25 claves para impartir una educación emprendedora en la universidad
Estudiantes-grado-INESobre el papel de la universidad es habitual que se comente que debe unirse más a la cultura empresarial y fomentar el emprendimiento. Un paso que no es sencillo y para el que se han concretado un total de 25 puntos que contemplan una línea de actuación para poder dar una educación emprendedora en la universidad.Unos puntos que han surgido de las conclusiones que se concretaron en el I Simposio de Educación Emprendedora en la Universidad y que han sido recientemente presentadas por el director gerente de la Fundación Universidad-Empresa, Fernando Martínez Gómez, en el Congreso de Emprendedores de la Comunidad de Madrid-Asecam. [Ver cursos de Emprendedores]

 

El simposio fue organizado con la colaboración de la Cámara de Comercio e Industria de Madrid, CEIM Confederación Empresarial de Madrid-CEOE y la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y congregó a más de 200 expertos de 62 universidades españolas y 50 instituciones públicas y entidades privadas entre las que se consensuaron las conclusiones a partir de las cuales la FUE ha elaborado los 25 puntos claveque se distribuyen en tres grandes apartados: institución universitaria; competencias, habilidades y actitudes, y metodología y herramientas.

 

Dentro de los puntos relativos a la institución universitaria se establece que una universidad ambiciosa en la educación emprendedora tiene que ser capaz de establecer un liderazgo multi-nivel y de desarrollar estrategias que permitan la creación y alimentación de un ecosistema emprendedor, atendiendo para ello al tejido empresarial y a la cultura específicos del entorno geográfico de la universidad.

 

De esta manera, se aboga porque España se sume a los ocho países europeos que ya han incorporado el emprendimiento en sus planes de estudio, aprovechando la iniciativa europea Emprendimiento 2020, y se apunta la importancia de que haya una iniciativa de las administraciones y de cargos institucionales para que no se produzcan sólo impulsos aislados de docentes con inquietudes. Así, se apuesta por trabajar en estrategias integradoras que permitan alcanzar un público más amplio y maximizar el impacto de servicios y programas en educación emprendedora, así como mejorar el aprovechamiento de recursos y medios.

 

Igualmente las conclusiones inciden en que la universidad debe interiorizar su nueva misión como creadora de riqueza, acercándose al mundo empresarial, y apostar por redes y el networking para intercambiar experiencias, colaborar o compartir.

 

Pero, para ello, hay que superar también el reto de la financiación tanto a corto como medio plazo para lo que se incide en establecer alianzas con el mundo empresarial que permitan evitar la dependencia de los programas universitarios de una única fuente de subvención pública.

 

Aparte de estas medidas, las conclusiones también se centran el campo de las competencias, habilidades y actitudes. En este sentido, se define la palabra emprendedor como una actitud creativa que se extiende a todas las parcelas de la vida y que no es un eufemismo de empresario. También se apunta a la conveniencia de que ya en la educación Primaria y Secundaria se establezcan contenidos emprendedores y que potencie la creatividad, dejando a un lado la cultura de la seguridad y primando que se tomen riesgos con responsabilidad.

 

Adicionalmente, se incide en poder revalorizar los perfiles comerciales para asegurar el éxito de las iniciativas empresariales a través de la formación comercial, y en que los docentes transmitan más pasión por el emprendimiento ya que, según se indica, en la actualidad los cuadros docentes carecen en general de la motivación necesaria para trasmitir esta pasión a los alumnos.

 

Entre otras medidas apuntadas también se hace preciso un mayor apoyo a las empresas de base tecnológica universitarias y más formación con equipos formados por profesores e investigadores que aporten excelencia técnica y por estudiantes con más empuje y que deben interiorizar que la creación de una empresa es una combinación de creatividad, conocimiento y competitividad para lo que es preciso establecer alianzas con otros perfiles profesionales distintos a los de su titulación de origen.

 

Finalmente, dentro de las conclusiones relativas a las metodologías y herramientas, la FUE especifica que el primer objetivo es llevar la alfabetización emprendedora a toda la población estudiantil, incidiendo en la adquisición de nociones sólidas en finanzas básicas.

 

Igualmente importante es identificar las herramientas o metodologías que se haya comprobado que funcionan para emplearlas y fomentar el aprendizaje activo y práctico siguiendo las nociones del ‘learning by doing’, así como incluir la actividad emprendedora en asignaturas ya existentes, pero evitando la reiteración en los planes de estudio. Clave es la formación de los formadores con la introducción de planes de estudio en las facultades de profesorado que introduzcan herramientas específicas para que puedan formar en emprendimiento.

 

Otras medidas son abrir los trabajos de fin de grado y de fin de máster hacia proyectos emprendedores de estudiantes que mantengan una relación con la disciplina que se ha cursado y generar ocasiones para el aprendizaje multidisciplinar con programas de bajo coste económico y metodologías colaborativas.

 

La FUE aboga también por desarrollar mecanismos de evaluación y medición de resultados para comprobar que los esfuerzos y los recursos se encaminan de forma adecuada y por hacer un mayor uso de las redes sociales como una herramienta que puede permitir elevar las tasas de participación y asociacionismo en el emprendimiento empresarial, pero también en el social.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

Más información:

 

Fundación Universidad-Empresa

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

La educación emprendedora, a debate

 

El 19% de los emprendedores extranjeros es universitario frente al 7% de los españoles