Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

La universidad española camina hacia la equidad social europea

Aún está lejos de sus socios europeos, pero el 51% de los alumnos matriculados en las universidades españoles proceden de familias con un nivel educativo bajo o medio. El origen social sigue pasando factura a los estudiantes. El único aspecto en el q

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La universidad española camina hacia la equidad social europea
Estudiantes-grado-INEAl fin conocemos algo más sobre el perfil de los estudiantes universitarios españoles. La primera encuesta que se realiza en España sobre Condiciones de Vida y Participación de los Estudiantes Universitarios (ECoViPEU) desvela que se han reducido las desigualdades sociales en los centros universitarios del país, aunque aún queda camino por recorrer hasta alcanzar los niveles europeos.

 

El secretario general de Universidades, Màrius Rubiralta, ha dado a conocer los datos de este sondeo cuyo objetivo es conocer el perfil de los alumnos universitarios, sus condiciones académicas y sociales, sus vinculaciones con el oficio de estudiar, así como los diversos aspectos relacionados con la participación en la vida universitaria. Todo ello tuvo lugar en la Universidad de Valencia (UV) el pasado viernes, donde también se presentó la encuesta Eurostudent, en el marco de la II Jornada sobre la Dimensión Social de la Educación Universitaria en España.

 

Junto a Rubiralta asistieron a la presentación Esteban Morcillo, rector de la UV, Mercedes Chacón, directora general de Atención, Participación y Empleabilidad de estudiantes universitarios y Dominic Orr, coordinador del proyecto europeo Eurostudent.

 

En la encuesta han participado más de 45.000 estudiantes procedentes de 50 universidades españolas. Gracias a ellos, ha sido posible realizar esta radiografía sobre la universidad española que, según los resultados, camina en una buena dirección para ser más equitativos, como algunos países de Europa.

 

Los universitarios españoles proceden en su mayoría (51%) de familias cuyos padres tienen un nivel educativo medio o bajo, por lo que se podría decir que en la educación universitaria española se ha producido movilidad social, ya que ésta existe cuando los hijos de madres y padres que no han alcanzado estudios universitarios consiguen acceder a este nivel y sus oportunidades.

 

Sin embargo, el origen social sigue pesando en los estudiantes ya que se encuentran muy condicionados a la hora de acceder a los estudios universitarios. Los hijos de familias con baja formación siguen Infra-representados en la universidad (en el caso de las madres la distancia entre el peso que tienen en la sociedad y en la universidad es de 17 puntos porcentuales y en el caso de los padres de 19 puntos), mientras los que proceden de familias con elevada formación están sobre-representados (10 puntos más para las madres y 13 para los padres). Por ello, al existir una reproducción y exclusión social, el estudio concluye con que la movilidad social es relativa.

 

El único aspecto en el que casi todos son iguales, está en la forma de acceso a la universidad, ya que el 88% de los lo ha hecho a través de las Pruebas de Acceso a la Universidad a  los 18 años. Ante estos datos, el Observatorio de la Vida y Participación de los Estudiantes insta a la universidad española a ofrecer vías alternativas para aquellas personas que en su momento abandonaron los estudios y se convierta en una auténtica segunda oportunidad. Para ello, la universidad debe apoyar a las personas procedentes de clases sociales bajas y abrir oportunidades para que la gente estudie durante toda la vida, porque en España, a diferencia de sus homólogos europeos, hay muy pocos estudiantes de edades medias o maduras.

 

La encuesta también recoge datos respecto a la dedicación al estudio. El 54% de los alumnos opta por dedicarse a tiempo completo a sus estudios universitarios y la media de estudio semanal se sitúa en las 17 horas, aunque dedican 18 a las clases. Estas cifras difieren respecto a los universitarios que deciden compaginar trabajo y estudios, quienes dedican 9 horas semanales a asistir a clase y 12 horas al estudio personal, fundamentalmente los fines de semana. [Ver Cursos de Técnicas de Estudio]

 

Por último, el informe revela que los estudiantes universitarios no dedican demasiado tiempo de su ocio y tiempo libre a las actividades de participación cultural y social propias de cada universidad. Sin embargo, leen y ven la televisión con frecuencia o mucha frecuencia y participan en clubes deportivos, ONG, asociaciones culturales y organizaciones juveniles (del 34 al 49,5% de la muestra). Además, el 77% valora positivamente el centro en el que estudia.

 


 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

 



Más información:

 

Acceso al estudio Condiciones de Vida y Participación de los Estudiantes Universitarios

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:




La mitad de los universitarios cree que lo mejor ante la falta de empleo es prolongar sus estudios



La situación laboral de los recién titulados españoles no mejorará este año



Aumenta el número de alumnos en todos los niveles educativos no universitarios