Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

La Universidad de Cambridge ofrece una visión positiva del nivel de inglés en España

A pesar de que aún son necesarias mejoras educativas en los niveles superiores del idioma, se van notando los proyectos innovadores en nuestro sistema educativo. Es una de las principales conclusiones que se vertieron en la jornada del pasado jueves

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La Universidad de Cambridge ofrece una visión positiva del nivel de inglés en España

“La eterna asignatura pendiente”, “España a la cola de Europa en idiomas”, “Más de la mitad de los españoles no está aprendiendo ningún idioma”… Estos son algunos de los titulares que continuamente se repiten en los medios de comunicación, basados en informes que dejan en una posición bastante mejorable el nivel de aprendizaje de idiomas en nuestro país.


 


Y lo cierto es que interés no nos falta. No sería lógico cuando día a día escuchamos que un buen nivel de idiomas abre las puertas a interesantes empleos de buena remuneración.


 


Aun así, el sistema educativo español ha de hacer todavía un esfuerzo muy grande para llegar a los porcentajes de otros países de Europa introduciendo proyectos innovadores en la enseñanza de idiomas, como por ejemplo la enseñanza temprana, los proyectos bilingües y otras metodologías novedosas que van llegando a las aulas.


 


Sobre todo ello giró la jornada ‘Trabajando con idiomas en Europa: España en una realidad multilingüe’, organizada el pasado jueves por Cambridge ESOL en el Instituto Cervantes de Madrid. A lo largo de la tarde expusieron su visión expertos relevantes del ámbito académico de los idiomas como el reconocido escritor e investigador del inglés, David Graddol; la inspectora de lenguas extranjeras Gisella Langé, que trabaja para el Ministerio de Educación italiano; el profesor de idiomas Andrew Balch; y el también profesor y vicedecano de la Facultad de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca, Jesús Torres del Rey.


 


En un primer acercamiento al estudio del inglés, David Graddol expuso en su ponencia titulada ‘El inglés en un mundo bilingüe’ cómo en los últimos años las políticas educativas de numerosos estados han comenzado a introducir la enseñanza del inglés desde edades muy tempranas con el objetivo de alcanzar una sociedad bilingüe. Cuenta Graddol que incluso hay casos como el de Corea del Sur en el que se imparten clases de inglés para embarazadas para que el feto se familiarice con el idioma. O China, país pionero en la inserción del estudio de inglés en Primaria (grado 3).


 


En ese aspecto de comenzar pronto a impartir el inglés, España no tiene nada que envidiar al resto de países comunitarios, pero sí en cambio en el nivel que posee actualmente la mayoría de la población.


 


Y es que hay que empezar a apreciar los idiomas no como un logro social, sino como una necesidad para participar como ciudadanos globales en el siglo XXI, comentaba Graddol.


 


En su opinión, la escalera del inglés representa los niveles óptimos que deberían tener los estudiantes en base al marco común europeo de referencia para el aprendizaje, enseñanza y evaluación de lenguas: nivel A1 (12 años), A2 (14 años), B1 (16 años), B2 (18 años), C1 (20 años) y C2 (22 años), que sería maestría en inglés.


 


De ahí que haya que preguntarse ¿cómo estamos enseñando ingles?, ¿son los modelos adecuados? Graddol recuerda en este sentido que “toda universidad que quiera ser Centro de Excelencia Internacional debe depositar sus esfuerzos en atraer a los mejores profesores, pero también a los mejores estudiantes. Por eso cada vez hay más asignaturas en inglés”.


 


Pero este especialista en lingüística aplicada también es consciente de que el inglés no vive solo y que, por tanto, ha de convivir con otros idiomas de gran potencial como el árabe, el hindi y de manera especial el chino mandarín que ha experimentado en los últimos años una expansión meteórica.


 


A Graddol le siguió en su exposición la profesora Gisella Langé que contó a los asistentes el caso práctico el de la región de Lombardía, en el norte de Italia. Fue la primera región en elevar el estatus del aprendizaje de idiomas de “asignatura” a “competencia”, una política lingüística que tiene su origen en una directiva europea de 2006 mediante la cual se dotó a la UE de herramientas de referencia para colocar a los idiomas como piedra angular de la convivencia.


 


Aunque el plurilingüismo es costoso en recursos y esfuerzo, lo cierto es que se pueden obtener resultados como los siguientes: mejoras cualitativas y curriculares, educación del profesorado, diplomas cruzados con otros países europeos, aprendizaje desde los 3 años, estancias en el extranjero o asignaturas aprendidas en otros idiomas.


 


Comparativa de resultados en exámenes


 


La puesta en marcha de colegios bilingües en varias comunidades autónomas y la concienciación de la sociedad sobre la necesidad de dominar el inglés para competir en mercados internacionales han provocado un previsible cambio de tendencia en el conocimiento del idioma.


 


Al menos así lo cree Andrew Balch que analizó el nivel idiomático de los españoles en base a los resultados de los exámenes oficiales de Cambridge ESOL: KET (Key English Test, nivel básico), PET (Preliminary English Test, nivel medio), FCE (First Certificate in English, dominio en entorno educativo), CAE (Certificate in Advanced English, nivel avanzado) y CPE (Certificate of Proficiency in English, acceso a alta educación y mundo de los negocios de alto nivel).


 


Según explicó el jueves este profesor de idiomas, el porcentaje de aprobados españoles alcanza el 85,6% en el caso del KET y el 77,1% en el caso del PET, pero desciende según avanzamos de nivel. La fortaleza del alumnado español pierde posiciones con porcentaje de aprobados que alcanzan el 71,1% en el caso del First, el 56,9% en el Advanced, y el 61,8% en el Proficiency.  


 


En base a estos resultados, Balch deja lugar al optimismo no sólo porque la superación de la prueba ha incrementado el acceso de españoles a los exámenes de niveles superiores, sino también porque indica que las nuevas generaciones superan una gran asignatura pendiente del sistema educativo español.


 


De hecho, las nuevas técnicas educativas también se aprecian en las habilidades en que los candidatos españoles mantienen buenas posiciones: el listening o compresión oral, frente al reading and writing o lectura y escritura.


 


Para Jesús Torres, vicedecano de Traducción de la Universidad de Salamanca, la explicación a este fenómeno es que el sistema educativo español ha estado tradicionalmente más basado en la gramática y en el léxico que en las habilidades comunicativas pero en esto se aprecia también una clara evolución metodológica.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Universidad de Cambridge


 


Cambridge ESOL Examinations