Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

La UCM descubre las causas del absentismo universitario

El solapamiento de horarios, el sistema de matriculación, la disponibilidad de material complementario y la distancia entre la facultad y su casa son las causas que esgrimen los estudiantes para justificar el absentismo según un estudio de la Univers

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La UCM descubre las causas del absentismo universitario


El mito del estudiante que pasa las horas en la cafetería jugando al mus no siempre se ajusta a la realidad cuando se trata de justificar el absentismo de los estudiantes universitarios. Esta es sólo alguna de las conclusiones que pueden extraerse de un informe de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Y es que según los datos del estudio, excusas como el solapamiento de horarios, la disponibilidad de material complementario para estudiar y la distancia entre la facultad y sus casas son mucho más utilizadas que la recurrente cita con los compañeros en la cafetería.


 


El estudio se realizó sobre un grupo de alumnos de Dirección y administración de empresas y desveló que apenas acuden a un 59% de las clases, aunque esta media sube para los alumnos que participan en evaluación continua. Los universitarios atribuyen este 40% de absentismo a que dispone de un sistema de matriculación mal planteado que precisamente incita a faltar a cale. En este sentido, las profesoras de la UCM Esperanza García y María Covadonga, autores del informe, explican que la imposibilidad de fijar un horario con todas las cases de forma consecutivas, así como la complicación de tener que estar cambiando continuamente de aula y la inexistencia en muchos casos de la clase como grupo estable, donde los alumnos se conocen y pueden cooperar fomentan el absentismo.


 


Sin embargo, la falta de asistencia también tiene que ver con otros factores estrictamente ligados al proceso educativo. Y es que los universitarios cada vez disponen de más material complementario que les facilita el trabajo desde casa. Esto también ocurre con los estudiantes que complementa su actividad con la de una academia y que perciben la asistencia a la misma como sustituto de su presencia en la universidad en lugar de como un aporte extraordinario. Además, el hecho de ser repetidor o elementos en teoría tan irrelevantes como la distancia de casa a la facultad también influyen negativamente en la asistencia a clase.


 


Las mujeres, más constantes


 


La abstención por géneros deja a los hombres en clara desventaja. Las mujeres acuden por término medio más veces a clase que los hombres. En concreto, el 62,5% de las estudiantes acude regularmente a clase por sólo un 55,7% en el caso de los barones. Sin embargo, las féminas también son más dadas a faltar a clase cuando se convierten en repetidoras hasta el punto de que sólo el 20% de personas con ese perfil  se presenta en las aulas. En el lado contrario se encuentran las mujeres no repetidoras y no matriculadas en ninguna academia, cuya asistencia ronda el 80%.


 


Lo más preocupante de este absentismo universitario según refleja el estudio es que realmente afecta al posterior rendimiento académico. Es decir, ¿deberían los alumnos ir a clase? La respuesta “inequívoca es sí, dado que los alumnos que participan en las propuestas del profesor de hacer pruebas de evaluación continua obtienen después mejores resultados”, refleja el texto. El estudio desvela, además, que uno de los métodos más éxitos para incentivar la presencia en las aulas es llevar a cabo exámenes liberatorios, que servirían para que el propio estudiantes justificase internamente su presencia en clase.


 


Más información:


 


Universidad Complutense de Madrid


 


Contenidos relacionados en Aprendemas: 


 


Una tesis constata que los universitarios no siguen una dieta equilibrada


 


El 36% de los jóvenes busca su primer trabajo para costearse los gastos, según una encuesta


 


Alumnos de la UPM podrán finalizar la carrera en Reino Unido


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+