Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

La tasa de paro entre los menos formados duplica la de los universitarios

Siete de cada diez personas que perdieron su empleo en los últimos doce meses tienen, como máximo, un nivel de formación de educación secundaria incompleta. Sin embargo, en el caso de los inmigrantes, son los más cualificados los que más han sufrido

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La tasa de paro entre los menos formados duplica la de los
universitarios

La tasa de paro entre los menos formados duplica la de los universitarios y crece el doble de rápido. Así lo pone de manifiesto el Informe ‘Efectos de la crisis según formación y nacionalidad’ presentado por Adecco e IESE-IRCO, en base a los últimos datos de la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre de 2009.


 


Y es que, según este documento, el paro entre las personas con educación primaria y analfabetas ha tenido un incremento interanual de 10 puntos porcentuales en junio, mientras que el de personas con formación universitaria ha aumentado 3,7 puntos, de forma que la tasa de desempleo del primer grupo ha llegado hasta el 25,9% frente al 9,4% del segundo. O lo que es lo mismo, mientras una de cada cuatro personas económicamente activas con educación primaria o inferior está desocupada, esa es la situación de menos de uno de cada diez activos con formación universitaria.


 


En este sentido, cuanto más elevado es el nivel educativo menor ha sido la pérdida de empleo, ya que, en junio perdió su empleo un 2,6% de los universitarios (equivalente a 177.300 individuos), frente al 13% de las personas con educación primaria (lo que corresponde a 394.300 personas), lo que supone que 7 de cada 10 personas que perdieron su empleo en los últimos doce meses tienen, como máximo, un nivel de formación de educación secundaria incompleta.


 


Del mismo modo, en los últimos doce meses, a tenor de los datos derivados del informe, la reducción de empleo de las personas con educación primaria fue del 15,2% (lo que corresponde a 358.600 personas), mientras que quienes cuentan con educación universitaria, apenas vieron reducido su número de ocupados un 1,9% (114.100 empleos). O lo que es lo mismo: 3 de cada 20 individuos del grupo de personas con menor formación perdieron su empleo en los últimos doce meses, al mismo tiempo que aquellos con mayor nivel formativo perdieron sus ocupaciones en una proporción de 3 de cada 150.


 


Los inmigrantes más cualificados padecen más la pérdida de empleo


 


Sin embargo, en el caso de los inmigrantes, la mayor pérdida de empleo se ha producido en los niveles educativos superiores: uno de cada cinco extranjeros con educación universitaria está sin empleo. El único nivel formativo en el cual la participación de los inmigrantes en el empleo se ha incrementado, es en formación básica, en el que representan el 24,1% del total de trabajadores (casi uno de cada cuatro).


 


En este sentido, para el contingente de ocupados con educación primaria o inferior, los inmigrantes exhiben una tasa de desempleo de 32,1% frente a 23,7% de los españoles. A medida que aumenta el nivel de formación, la disparidad se hace mayor, “llegando al caso extremo de que, para quienes cuentan con educación universitaria, la tasa de desempleo de extranjeros es 2,5 veces la de los españoles (20,3% y 8,1%, respectivamente)”, señala el Informe.


 


Así, el grupo de extranjeros ocupados con educación primaria o inferior ha descendido en un 5,3%, en los últimos doce meses (35.700 personas, que suponen el 13% de los inmigrantes que han perdido su empleo). Paralelamente, los que tienen titulación universitaria o superior han disminuido en un 9% (equivalente a 63.200 individuos).


 


Este hecho se debe, en opinión de Adecco, a que “las personas con menor nivel educativo no tienen familia en la cual apoyarse ni disponen muchas veces de la posibilidad de retornar a sus países de origen, en los que normalmente encontrarían condiciones de vida peores. Por lo tanto, aceptan las condiciones laborales y salariales que se les presenten con tal de evitar quedar desocupados”. Por el contrario, continúa el documento, “los inmigrantes con elevada formación son típicamente móviles, trasladándose al país que ofrezca en cada momento las condiciones más atractivas. En este sentido, estos datos muestran un costo de la crisis que normalmente no se tiene en cuenta, que es la fuga de capital humano que España había sido capaz de atraer”.


 


Por otra parte, los datos del estudio revelan que el número de inmigrantes ocupados está cayendo más rápidamente que el de españoles. En términos generales, en los últimos 12 meses, la cantidad de empleos en manos de españoles se ha contraído un 7% (equivalente a 1.215.600 empleos), mientras que los inmigrantes ocupados ha disminuido un 8,4% (264.500 personas). De este modo, la proporción de españoles sin empleo es del 15,9% y la de extranjeros del 27,8%.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Adecco


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


El 27,4% de los jóvenes está en paro, según el Observatorio Joven del Empleo


 


Los jóvenes con contrato temporal sufren más accidentes que los indefinidos


 


El paro crecerá por la dependencia del ladrillo y la baja cualificación de los trabajadores


 


La mitad de los trabajadores no están seguros de poder mantener su empleo este año


 


Más noticias de Educación, Formación y Empleo publicadas en a+