Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

La tasa de paro de los inmigrantes podría alcanzar el 30% a finales de año, según Randstad

Randstad recupera en el Día del Migrante datos que hizo públicos el pasado mes de octubre en los que se refleja que los trabajadores inmigrantes son los más afectados por la crisis económica y el paro.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La tasa de paro de los inmigrantes podría alcanzar el 30% a finales de año, según Randstad

Con motivo de la celebración del Día del Migrante el pasado viernes, Randstad recuperó las conclusiones obtenidas de un estudio presentado en octubre sobre la actual situación laboral de los extranjeros en nuestro país y sobre cómo afecta la recesión económica a este colectivo.


 


Dentro de las conclusiones extraídas, recuerda Randstad en primer lugar que los extranjeros podrían registrar una tasa de desempleo del 30% a finales de año. En este sentido, estos trabajadores, dice el estudio, sufren más el desempleo que los nacionales ya que, “mientras los españoles rozan el 18%, los inmigrantes alcanzan una tasa que llega al 28%”.


Además, la población activa de los extranjeros se ha incrementado, especialmente en el supuesto de las mujeres, que se han visto en muchos casos obligadas a ingresar en el mercado laboral cuando sus parejas han perdido su empleo. Así, su tasa de actividad es del 77,5% frente al 60,06% de los nacionales.


Asimismo, indica que este colectivo sufre graves dificultades a la hora de reubicarse en el mercado ya que siempre han estado vinculados a los sectores de actividad más afectados por la crisis económica. En este sentido, los primeros perjudicados por la recesión económica fueron los varones de escasa cualificación, seguidos por las mujeres y los perfiles más cualificados.


 


Esto se debe, en opinión de Randstad, a que, en un primer momento, fue el sector de la construcción el que se vio perjudicado por la crisis económica. Esto afectó especialmente al colectivo inmigrante masculino, ya que se ocupaba principalmente en puestos de baja cualificación en estos sectores de actividad. De ahí que hayan sido ellos los que primero notaron la crisis y los que llevan, por lo general, más tiempo parados.


Más tarde, la crisis afectó a empleos de baja cualificación del sector servicios (hostelería, restauración, limpieza, etc.), ocupados en gran medida por mujeres inmigrantes. Además, en el caso de las mujeres extranjeras, su tasa de desempleo ha aumentado mes a mes desde el segundo semestre de 2008.


Este verano la tendencia ha continuado ya que la crisis ha afectado al sector del turismo provocando una reducción del número de empleos y de ingresos, ya que la contratación ha sido menor tanto número de días como de horas. Además, las empresas han elegido a aquellos profesionales con experiencia acreditada, siendo más habitual la contratación de nacionales que de inmigrantes.


Una tendencia que continúa, afirman desde Randstad, dado que los datos de septiembre arrojan que el sector servicios cuenta con el mayor número de parados.


Diferencias por nacionalidades


Ahora bien. El estudio indica que el desempleo no está afectando por igual a los inmigrantes de las distintas nacionalidades. Así, la mayor tasa de paro la presentan los ciudadanos de Rumanía, Ecuador y Marruecos, ya que son las nacionalidades que aportan un mayor número de trabajadores.


A este respecto, en el caso de los marroquíes, es este colectivo el que está siendo más perjudicado por la crisis por dos motivos: porque han aumentado su población activa, al tiempo que han reducido drásticamente su ocupabilidad. Además, el paro ha afectado más a la construcción, sector donde más trabajaban los magrebíes, al tiempo que es en este colectivo donde también hay mayor proporción de trabajadores poco cualificados, lo que complica su recolocación.


Por su  parte, el estudio revela que los rumanos han aumentado su grado de ocupación, pero no es suficiente para que disminuya su tasa de paro, ya que también ha experimentado un incremento en su población activa.


En cuanto a la población de origen latinoamericano, los ecuatorianos son los que más han aumentado su tasa de paro desde que comenzara la crisis, no sólo por el aumento de la población activa sino del descenso de ocupados. Por otro lado, se trata de un colectivo con gran arraigo en nuestro país dado que llevan más tiempo en España por lo que, en general, se encuentran en situación regular y pueden beneficiarse del cobro de la prestación de desempleo.


Sin embargo, en el caso de los colombianos y bolivianos, con un menor arraigo que los ecuatorianos y con un menor porcentaje de ciudadanos en situación regular, tienen más problemas a la hora de reinsertarse en el mercado laboral. Además, este colectivo también se concentró en la construcción y tras perder su empleo, señala el estudio, “no cuentan, en general, con formación suficiente para emplearse en otro sector”.


Movilidad geográfica, la principal ventaja de los inmigrantes


 


Finalmente, el estudio indica que la ventaja competitiva de este colectivo es su movilidad geográfica. Y es que, señalan desde Randstad, la mayoría de los inmigrantes están dispuestos a cambiar de ciudad si con ello consigue un empleo. De hecho, aunque aún es una tendencia incipiente, muchos extranjeros ya están trasladándose desde las grandes ciudades a otras poblaciones más pequeñas con el objetivo de salir del desempleo.


 


Así, frente a un 56% de los españoles consultados que afirman cambiarían de ciudad en busca de empleo, los extranjeros se trasladarían en un 73% de los casos. En este último colectivo, y por lo que se refiere a las diferencias entre ambos sexos, son los hombres inmigrantes los que presentan una mayor disponibilidad para cambiar de residencia (76%), frente a las mujeres, que lo harían en un 67% de los casos.


 


 


*  *  *  *


 


Más información:


 


Randstad