Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

La siesta favorece el aprendizaje de los niños

La siesta mejora el aprendizaje de los niños en edad preescolar, según se recoge en una investigación universitaria en la que se ha constatado que puede llegar a aumentar su capacidad de memorizar en un 10%.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La siesta favorece el aprendizaje de los niños
Estudiantes-grado-INEMuchas son las bondades que tiene la siesta. Ahora se han descubierto más, en concreto, para los niños en edad preescolar a través de un estudio realizado por la Universidad de Massachusetts en el que se reflejan los beneficios de que los niños en esta etapa educativa duerman la siesta en clase, ya que sefavorece su aprendizaje y se mejora su memoria. De hecho, el estudio pone de manifiesto que las siestas son fundamentales para consolidar la memoria y el aprendizaje temprano, puesto que ayudan a recordar mejor lo que están aprendiendo. [Ver cursos de Neurología]

 

Para llegar a estas conclusiones, el estudio, que recientemente ha sido publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, se basó en una práctica visual-espacial, como si fuera un juego de memoria. En ella, 40 niños en edad preescolar procedentes de seis escuelas del oeste de Massachussets veían una cuadrícula con imágenes que tenían que recordar.

 

La prueba se realizó con cada niño en varios contextos para comprobar el resultado sin dormir la siesta y tras haber realizado este descanso durante 77 minutos, siendo este el mismo período de tiempo que transcurría cuando estaban despiertos. Además, también se realizó al día siguiente para comprobar si el sueño nocturno afectaba al rendimiento.

 

Estas pruebas permitieron constatar que los niños olvidaron más imágenes cuando no habían dormido siesta, registrando una precisión del 65%. Sin embargo, este porcentaje se elevó al 75% cuando se había dormido.

 

Este resultado evidenció que los niños tenían un mejor rendimiento cuando habían dormido la siesta por la tarde y también al día siguiente, además de observar que este beneficio no se recupera con el sueño nocturno por lo que los niños que no echan la siesta no obtienen esta mejora en su aprendizaje al dormir por la noche.

 

Estas conclusiones también se obtuvieron al analizar las fases del sueño y el procesamiento activo de los recuerdos durante la siesta. Esta comprobación fue realizada con un grupo adicional de 14 preescolares que asistieron a un laboratorio del sueño en el que se les practicó polisommnografía para registrar los cambios biofisiológicos durante la siesta, que tuvo una duración de 73 minutos.

 

De esta manera, se pudo apreciar la existencia de una correlación entre el beneficio de la memoria durante la siesta y la densidad del sueño husillo, que se relaciona con la integración de nueva información.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn! 

 

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

La música que escuchan los padres influye en la memoria de los niños

 

La lactancia materna aumenta el cociente intelectual de los niños

 

Los bebés aprenden mejor sentados