Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

“La seña de identidad de los cursos de la UNED es la cantidad de propuestas que abordan temas sociales”

Entrevistamos a Consuelo Gómez, directora de los cursos de verano de la UNED, que nos ha explicado todas las novedades de esta 22ª edición del programa estival que se desarrollará del 20 de junio al 5 de octubre en 45 sedes por toda la geografía española y parte del extranjero.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de “La seña de identidad de los cursos de la UNED es la cantidad de propuestas que abordan temas sociales”
Estudiantes-grado-INELa directora de los Cursos de Verano de la UNED, Consuelo Gómez, nos da todos los detalles de la XXII de la oferta formativa veraniega, que este año llevarán a los asistentes desde el convulso mundo del Magreb, a la gastronomía de la Costa Brava; o del matrimonio homosexual a la revolución neolítica de la cerámica. También explica los objetivos que la Universidad a Distancia se ha marcado para la edición 2011; presenta una nueva sede internacional, México, y termina confesando cuál es el curso al que asistiría. [Ver otros cursos de verano]

¿Cuáles son los objetivos que se ha marcado la UNED en esta nueva edición de sus cursos de verano?

Con la oferta para esta vigesimosegunda edición de los cursos de verano, la UNED quiere convertirse en un escaparate de lo que se hace a lo largo del año, sobre todo de aquello que se hace desde los departamento y los centros próximos a la UNED que tiene que ver con la investigación. Queremos poner la universidad al servicio de la sociedad. Encontrar un punto de encuentro donde universidad y sociedad hablen y de ahí surjan preguntas, pero también donde se puedan dar las respuestas. Un tercer objetivo es convertir la cultura en la protagonista.

¿Qué es lo que habéis tenido en cuenta a la hora de diseñar la oferta formativa para este próximo verano?

También fueron características que definieron los cursos de verano del año pasado, y este año dentro de nuestros comités científicos y académicos fueron también cruciales a la hora de definir la oferta. Son la calidad, el rigor, pluralidad y variedad. Esos son los cuatro conceptos que definen nuestros cursos de verano. Pero a estos intentamos añadirle uno más, que es la actualidad. Hemos intentado seleccionar que traten temas de actualidad, pero que se traten con calidad y rigor. Y siempre que traten temas variados y que sus criterios estén marcados por la pluralidad, en oír diferentes voces de ponentes que procedan de distintas disciplinas, con conceptos culturales e ideológicos diferentes y, por supuesto, desde el punto de vista temático, es decir que se aborden los temas desde un concepto multidisciplinar.

Imagino que las revueltas árabes tendrán su lugar entre la oferta de cursos de verano de este año.

Desde luego no podíamos obviar lo que ha sucedido y está pasando todavía en el Magreb. Y es curioso porque las revueltas árabes comenzaron una vez que prácticamente estaba cerrada la recepción de propuestas para este año. Pero un profesor de la universidad, Víctor Morales, se apresuró a ofrecerse, por sus conocimientos sobre el norte de África y sobre la cultura árabe, y por su interés en comunicarlo durante los cursos de verano. Así vamos a hacer un planteamiento histórico, geográfico y ideológico de lo que supone el mundo árabe. Porque no queremos tratar los conflictos solo desde lo que nos están contando en los medios, si no que queremos mirar estas revueltas desde el conocimiento que nos puede brindar ese mundo árabe, como han transcurrido tiempos pasados y por qué ha pasado todo esto. Situarnos como en una especie de ventana para valorar con objetividad lo que está sucediendo y lo que puede suceder.

¿En que se diferencia con la oferta del año pasado?

Tenemos muchos elementos que la diferencian y que hemos querido conservar estructuralmente los mismos elementos que el año pasado. Desde el punto de vista de la organización se diferencia en que tenemos más sedes. Hemos incluido las sedes de Girona, Barcelona y Pontevedra. México se suma a Buenos Aires, que ya estuvo presente en los cursos de verano del año pasado. Y una gran seña de identidad de nuestros cursos es la gran cantidad de propuestas temáticas que abordan los temas sociales, como la exclusión social, la violencia de género, la ley del menor, de inmigración, de pobreza. Quizá sea esto último lo más caracterice esta edición con respecto a la del año anterior.

¿Que es lo que va a pasar en México?

México se presenta como la segunda sede internacional junto a Buenos Aires, que ya se inició el año pasado con mucho éxito. Y se estrena con un curso sobre comunicación que va a contar con sesiones presenciales y a distancia, a través de video conferencia. México llevaba mucho tiempo demandándonos un curso.

¿Cómo se adaptan las enseñanzas académicas y los frutos de la investigación a un público tan heterogéneo?

Hay que decir que todo el mérito es de los profesores encargados de diseñar e impartir los cursos. La UNED es una universidad con años de trayectoria organizando cursos y nuestros profesores saben que la oferta responde a una modalidad que podríamos llamar de divulgación científica. Se trata de comunicar todo lo relacionado con la investigación pero con un tono que se adecue al nivel formativo de un público heterogéneo. Si cada año se matriculan más alumnos es una prueba de que lo están haciendo bien.

¿Cómo se consigue que el renombre de muchos de los ponentes que acuden a sus cursos no distorsione el transcurrir de la exposición?

En realidad su ‘fama’ no influye de manera negativa. Ellos siempre tienen muy claro que son grandes portavoces de ideas y precisamente ese ambiente distendido al margen de lo académico, o de aquellos ambientes políticos o científicos contribuye a que sus declaraciones sean más jugosas. Los ponentes se encuentran más libres y aprovechan ese espacio para realizar declaraciones algo más controvertidas que no podrían hacer en otros escenarios más controvertidos.

¿Cuál es la relación que observáis entre los asistentes externos y el público recluso?

La relación  que se establece es magnífica. Hacer un curso en un centro penitenciario es toda una experiencia. Es beneficiosa para ambas parte. Para los externos, porque pueden conocer y darse cuenta de la normalidad con la que se realiza la enseñanza en el centro. Y eso mismo es lo que sorprende a los internos, el ver cómo gente ajena a su mundo no tiene ningún inconveniente en compartir enseñanzas, charlas, ideas, debatir. Es un ejercicio de empatía que a todo el mundo le gusta y también les engancha, porque es curioso como los asistentes van repitiendo. Con estos cursos se cumplen el objetivo que se establece  al introducir la enseñanza académica en un centro penitenciario que es normalizar la vida académica de los presos y normalizar, ante la sociedad, la vida que discurren en el interior de un centro.

¿Qué características presenta el público asistente?

Es un público variado, a lo que responde nuestra variada oferta de precios reducidos. Los interesados se pueden matricular en cursos desde los 90 euros. Se pueden matricular desde los 18 años hasta los 65. Pero además, nuestro público también presenta una gran variedad en su nivel formativo. Algunos buscan mejorar su nivel de profesionalización, con algunos cursos que incluyen prácticas o clases teóricas que ayuden a ese proceso. Pero algunos, sólo buscan pasar un buen rato, asistir a una actividad cultural que les ofrezca la posibilidad de formarse.

¿Cuáles son sus preferencias en cuanto a temas y cursos?

Es muy difícil, porque tenemos 168 cursos y una oferta muy variada, pero quizá el que versa sobre Redes Sociales, o el de Salud y Deporte, que se celebrará en Gijón -la gente está convocada para que lleve ropa cómoda y zapatillas-. O el que se titula ‘Yo quiero ser divulgador’ para el que incluso nos han llamado chavales para matricularse, ‘La  estrategia de Ulises’, con dos premios Príncipe de Asturias o el que trata sobre la violencia de género, o la ley del Menor, al que asisten jueces del Tribunal Supremo.

¿Y la universidad a distancia tiene cursos de verano a distancia o todos son presenciales?

Tenemos cursos a distancia, pero hay que tener en cuenta que nuestros alumnos se decantan por nuestra oferta en grados durante el año académico por ser la educación presencial incompatible con su ritmo de vida. Por eso los cursos de verano son la excusa perfecta para que profesores y alumnos de todas las partes de España se encuentren y compartan experiencias y conocimiento.

¿Cuál es el curso al que usted iría?

Pues quizá a uno de Astronomía. Porque los cursos se hacen de observaciones de estrellas que se desarrollan en un marco estupendo. Se crea una convivencia y se vive una bonita experiencia en las noches de verano. Es una forma diferente de ver cómo se experimenta el conocimiento, porque es como una proyección en el Universo.

Imagine que ya han pasado los cursos y dígame cuál es el sabor de boca que quiere que le deje esta edición.

Pues la misma experiencia que tuve el año pasado, y es la satisfacción de que la gente ha aprendido y se ha divertido.

Únete a “Sé lo que harás el próximo verano” en Facebook. ¡Ya somos más de 1.000!


 

Más información:

Acceso a Cursos de Verano 2011 de la UNED