Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

La relación universidad-empresa es aún insuficiente según un informe

La Fundación Conocimiento y Desarrollo, presidida por Ana Patricia Botín, presentó el pasado 11 de noviembre el informe “La Contribución de las Universidades Españolas al Desarrollo”, un estudio que analiza la relación existente en España entre unive

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La relación universidad-empresa es aún insuficiente según un informe

La Fundación Conocimiento y Desarrollo (CyD), integrada por quince grandes grupos empresariales y presidida por Ana Patricia Botín, presentó el pasado 11 de noviembre su primer informe, titulado “La Contribución de las Universidades Españolas al Desarrollo”. El estudio, elaborado por 35 expertos del mundo empresarial y universitario, se ha realizado sobre la base de una encuesta realizada a 450 empresas españolas. Desvela datos muy interesantes sobre la relación universidad-empresa existente en nuestro país, la cual, por lo que parece, dista aún mucho de ser idílica.


 


Para empezar, la mayor parte de las empresas (dos terceras partes del total y 75% de las PYMES) no mantiene relación con la universidad y un tercio de ellas opina que no constituye un motor de desarrollo económico, aunque un alto porcentaje (84%) cree que debería serlo. Además, menos del 3% la considera fuente de ideas innovadoras y sólo 5,5% aporta financiación a la labor de I+D que se desarrolla en el ámbito universitario, cuya gasto en ese sector alcanzó en 2001 los 2.000 millones de euros, un 30,9% del gasto total del país. Una cifra aún muy por debajo, según señala el informe, de los países desarrollados.


 


A pesar de todo, este 30,9% de participación en la inversión en I+D se considera un cambio de tendencia muy favorable. El esfuerzo investigador por parte de las universidades se refleja en el hecho de que el 60% de los artículos publicados en revistas científicas de calidad proceden de ellas precisamente. Una brillante labor de publicación que contrasta, por otro lado, con una escasa aplicación práctica: en el año 2001, el número de solicitudes de patentes europeas presentadas por universidades españolas ascendió a 47, una cifra que representa el 7% de la totalidad efectuada desde territorio español. Tan sólo 21 de las 72 universidades existentes en nuestro país (29% del total) cursaron solicitudes.


 


Donde sí se ha reflejado un notable incremento es en el área de creación de empresas. Hasta el año 2000, según las estadísticas de las oficinas de transferencia de resultados de investigación (OTRIS), existían únicamente 19 empresas creadas como resultado de la actividad investigadora universitaria (spin-off). En el año 2001, sin embargo, el número de empresas creadas fue de 51 y de 65 en el 2002, sumando un total de 116 empresas creadas durante ese bienio. Javier Monzón, patrono de la Fundación CyD, ha manifestado que ese dato refleja el cambio cultural que se ha producido, con un importante aumento de la traducción práctica en el sector productivo de la actividad de investigación. Con todo, el informe destaca que la necesidad de un marco de financiación estable y la transformación de los resultados de la investigación en patentes y contratos de transferencia de tecnología han de ser objetivos prioritarios de las instituciones universitarias.


 


En el informe se reflejan también algunas de las carencias que se dan actualmente en la universidad española. Entre ellas, la falta de contenido práctico y de enseñanza de otras competencias además de las propiamente técnicas, tales como la capacidad de liderazgo, la creatividad, la capacidad de gestión, expresión oral y escrita o conocimientos de lengua inglesa. Otro de los problemas detectados es el desajuste en la oferta de plazas, con un exceso en Humanidades y Ciencias Experimentales y déficit, en cambio, en Ciencias de la Salud. Problema este que ve su imagen reflejada en el espejo del mercado laboral, ya que la oferta universitaria no se corresponde con las exigencias de éste.


 


Lo que nos lleva a otro dato sumamente interesante reflejado en el estudio: el 30% de los graduados universitarios españoles (un 20% del total de trabajadores) ocupan puestos de cualificación inferior a la conseguida en la universidad. La compensación parece ser la menor tasa de paro que sufre este colectivo: un 9,8% frente al 13% de media nacional. Aunque parece que la universidad tampoco ayuda a dar el salto al primer empleo, ya que menos del 10% de los graduados lo encuentra a través de los servicios que ofrecen las facultades.


 


Las sugerencias que el estudio aporta al respecto consisten en disponer de sistemas de información fiables para una adecuada evaluación universitaria, adaptación de la oferta de titulaciones a la demanda social y productiva, y planes de estudio donde se incluyan las habilidades que faciliten la posterior inserción laboral.


 


El informe “La Contribución de las Universidades Españolas al Desarrollo” está firmado por Martí Parellada, catedrático de Economía Aplicada de la Universitat de Barcelona (UB), Gemma García y José García, profesores de Economía Aplicada de la misma universidad, y Armando Palomar, subdirector de Les Heures Fundació Bosch i Gimpera.


 


 


*  *  *  *


 


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com :


 


Europa quiere llevar a Latinoamérica su modelo de educación superior


 


Experta propone más reducciones fiscales a empresas nuevas para favorecer la creación de negocios


 


La falta de formación preocupa al empresario mallorquín


 


Las empresas españolas suspenden en productividad


 


Los profesores universitarios piden aumento de sueldo


 


Los “precarios” de investigación se movilizan


 


SCH promueve un programa para que todos los universitarios tengan ordenador


 


Zapatero reafirma ante los rectores sus compromisos con la Universidad


 


Aprobado el nuevo Plan de Acción para el Empleo


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+