Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

La mortalidad aumenta un 54% entre las personas con bajo nivel educativo

El riesgo de morir por causa de enfermedades crónicas aumenta en un 54% en personas con un nivel escolar bajo, según un estudio realizado por la Universidad de Chile. El objetivo del estudio era comprobar si existía una relación directa entre el nive

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La mortalidad aumenta un 54% entre las personas con bajo nivel educativo

Un equipo de investigadores de la Universidad de Chile ha elaborado, desde 1997, un estudio epidemiológico, longitudinal y prospectivo en San Francisco de Mostazal. Durante casi una década se ha comprobado el riesgo de contraer enfermedades crónicas no trasmisibles, principalmente las cardiovasculares, entre una muestra de 920 personas.


 


“Nos interesaba corroborar si el bajo nivel socioeconómico y de educación causaba mortalidad en la población y si esto era independiente de otros factores de riesgo, biológicos o individuales bien establecidos, como hipertensión arterial, diabetes y colesterol elevado”, explica el epidemiólogo becado del Programa de Doctorado de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile y autor del estudio, el kinesiólogo Elard Koch.


 


Para marcar los objetivos del estudio, se tuvo muy en cuenta la situación actual de Chile, un país cuya distribución económica es muy desigual. El 10% de la población concentra el 47% de los ingresos totales del país, y además existe una escasa movilidad social lo que provoca que el ciclo de pobreza se perpetúe durante generaciones. Uno de los factores más determinantes de la situación de pobreza entre la población es, precisamente, la educación.


 


Las cifras obtenidas no dejaron lugar a dudas. Después de analizar distintos factores y compararlos con el nivel socioeconómico se comprobó que éste era relevante en sí mismo, y aumenta un 23% el riesgo de morir por enfermedad crónica. Se comprobó también el papel del nivel educativo en el índice de mortalidad. Aquellas personas que sólo poseen formación básica (ocho años de escolaridad) tienen un 54% más de riesgo de mortalidad que le grupo con educación superior al nivel primario. Además, su esperanza de vida disminuye, al menos, un 10%.  


 


“También nos percatamos de que no había diferencias significativas entre hombres y mujeres pero sí en cuanto a edad y escolaridad, ya que las generaciones de adultos con edades entre los 50 y 70 años tenían, por media, sólo entre cuatro y siete años de educación formal. Actualmente eso ha ido cambiando de forma sustantiva, aunque estamos lejos de compararnos con los países desarrollados, debido a que en la actualidad las personas que hoy tienen entre 20 y 40 años cuentan, en su mayoría, con un promedio de formación de 10 años”, recalca.


 


Por tanto, “la desigualdad de educación –continua Koch- es un determinante de menor salud, mayor mortalidad y menor expectativa de vida y, cuando hablamos de este tipo de diferencias en cualquier sociedad, entonces nos estamos refiriendo a una clara situación de inequidad, evitable e innecesaria, que podemos y debemos modificar mejorando la educación de la población obtendremos mejor salud y mayor expectativa y calidad de vida”.


 


La investigación, única de su tipo en Chile, ya ha obtenido siete distinciones, la última en diciembre del 2006, durante el Congreso Chileno de Cardiología, donde se adjudicó el Premio Fundación Araucaria en que se valoró, principalmente, sus aportes relacionados con dos factores: el nivel socioeconómico y la educación.


 


Primeros resultados


 


Durante los primeros años de estudio se pudo constatar que la hipertensión arterial en la población era cercana al 30%, una de las más altas de Latinoamérica. Los datos expuestos durante el Congreso Chileno de Cardiología celebrado en 1999, le valieron a Elard Koch el Premio Fundación Araucaria.


 


“Nosotros estábamos haciendo nuestra investigación gracias a que habíamos obtenido fondos de la Fundación Kellogg, pero este premio nos permitió dar continuidad al trabajo. Así fue como, en  el 2003, presentamos resultados de seguimiento analizando cuál era el efecto de la hipertensión arterial, diabetes, colesterol elevado, tabaquismo y nivel de educación en la incidencia de enfermedades cardiovasculares no fatales (infarto agudo al miocardio, enfermedad coronaria, y accidentes vasculares encefálicos, entre otros)”, señala el investigador.


 


De este modo los investigadores se dieron cuenta de que los factores de riesgo que permitían predecir a un plazo de cinco años algún episodio cardiovascular no fatal eran los siguientes: hipertensión arterial, diabetes, nivel socioeconómico bajo y edad. “En ese momento el nivel socioeconómico incluía el ingreso monetario y los años de educación, variables que separamos en el siguiente estudio porque por si solas ofrecían datos reveladores”, plantea Koch.


 


En 2006 pudieron comprobar la relevancia y supremacía de la educación entre los factores que propenden a una mayor mortalidad de la población y para el 2008, con los fondos del nuevo premio, esperan hacer un estudio sobre la influencia del estrés en estas enfermedades. “Se ha planteado la hipótesis de que las personas con menos educación tienen una menor capacidad de adaptarse al estrés”, adelanta.


 


¿Por qué San Francisco de Mostazal?


 


En 1997 el grupo de investigadores seleccionó San Francisco de Mostazal para realizar el estudio, porque era un pueblo pequeño, con poco más de 10.000 habitantes mayores de 15 años, con límites urbanos bien definidos y un consultorio muy bien organizado donde se atendía el 85% de la población. Además, su componente de migración era, y sigue siendo, reducido debido a que la gente que allí vive trabaja, principalmente, en Santiago y Rancagua.


 


“Y muy importante, tal como se pudo corroborar con la Encuesta Nacional de Salud del 2003, San Francisco de Mostazal tiene indicadores demográficos y epidemiológicos similares a los del país, por lo tanto, su representatividad es bastante alta”, recalca el epidemiólogo Elard Koch.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Universidad de Chile


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Un polémico estudio achaca la mala salud de los africanos a su bajo nivel intelectual


 


Polémico estudio clasifica varios países de Europa por su nivel de inteligencia


 


Un estudio alerta del daño cerebral que produce la contaminación en los niños


 


Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+