Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

La mitad de los parados que dejó de trabajar en 2010 lo hizo porque su contrato no fue renovado

Según la Encuesta de Población Activa del año 2010, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 51,3% de los parados que dejó de trabajar el año pasado lo hizo porque al finalizar su contrato éste no fue renovado. Los resultados tamb

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La mitad de los parados que dejó de trabajar en 2010 lo hizo porque su contrato no fue renovado
Estudiantes-grado-INESiete de cada diez trabajadores españoles tienen jefe pero no subordinados, según la Encuesta de Población Activa 2010, llevada a cabo por el Instituto Nacional de Estadística. El 9,9% de los trabajadores es independiente, un 6,8% encargado, un 6,9% director de pequeña empresa, departamento o sucursal, un 5,7% mando intermedio y un 0,8% director de una mediana o gran empresa. El porcentaje de hombres encargados o directores de pequeña empresa dobla al de las mujeres, y si la empresa es mediana o grande es cuatro veces superior. [Ver cursos de Dirección Empresarial]

 

Un 93,1% de los empleados no trabajó ningún día en su domicilio, mientras que un 2,5% lo hizo ocasionalmente y un 3,8% trabajó en casa más de la mitad de sus días laborables. En cambio, un 34,9% trabajó al menos un sábado al mes, mientras que un 79,3% no trabajó ningún domingo. El 4,1% trabajó un domingo al mes y un 15,4% acudió a trabajar dos o más domingos cada mes.

 

El 11,6% de los trabajadores españoles trabajó en horario nocturno en 2010. El 5,8% ocasionalmente, y un 5,8% al menos más de la mitad de sus días laborales. Los hombres trabajan más por la noche que las mujeres (13,5% frente al 9,5%).

 

El porcentaje de asalariados que encontró trabajo a través de una ETT fue del 3%, y a través de una oficina de empleo pública el 2,4%. En cuanto a dependencia, 361.800 personas trabajaron a tiempo parcial para tener más tiempo con el fin de atender a personas dependientes, lo que supone un descenso del 3,3% respeto a 2009. La práctica totalidad fueron mujeres. [Ver cursos de Dependencia]

 

Parados y formación

 

En cuanto a desempleados, un 51,8% dejó de trabajar al finalizar el contrato y no procederse a su renovación, mientras que un 25,7% lo hizo por despido o supresión del puesto. Si tenemos en cuenta la formación de personas que al menos tienen Enseñanza Secundaria Superior, observamos que son mayoritarios los que han seguido programas de Formación básica (30%), seguido por los que han estudiado Ciencias sociales, Enseñanza comercial y Derecho(22,4%). Un 15.5% han estudiado Mecánica, Electrónicau otra formación técnica, o bien Industrias manufactureras y Construcción.  E 8,3% se decantó por programas de Saludy Servicios sociales.

 

Las personas con formación en Ciencias, Mecánica y electrónica, Industria manufactureras y Construcción, o bien Agricultura, Salud y Servicios sociales, o bien los varones formados en Ciencias sociales, Enseñanza comercial y Derecho presentan una tasa de actividad superior al 82%. Las personas con programas de Formación básica y Desarrollo personal presentan las tasas de actividad más bajas (menos del 52%).

 

Las tasas de paro más elevadas se registran entre las personas formadas en Programas de Formación básica y Desarrollo personal (24,7%), mientras que las más bajas se dan en personas formados en Educación (7,86%), y en Salud y servicios sociales (9,97%).

 

El grupo de 16 a 24 años presenta las tasas de paro más elevadas en los sectores de Programas de Formación básica y Desarrollo personal, y Artes y Humanidades (superiores al 40%).

 

 

Más información:

 

INE

 

Contenidos relacionados en aprendemas.com:

 

Más de 700.000 contratos nuevos se realizarán durante la campaña de verano

 

Profesiones ‘estrella’ para el verano 2011: ¿En qué puedo trabajar?

 

Se mantienen las oposiciones de empleo público docente en varias Comunidades Autónomas

 

La desmotivación provoca que más de la mitad de los trabajadores españoles quieran cambiar  empleo

 

A Europa en busca de empleo

 

Aumenta la movilidad de los trabajadores, pero se reducen sus beneficios

 

Si es por conseguir un empleo, aceptamos cambiar de ciudad