Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

La gestora de Harvard pierde a uno de sus directivos estrella

Mohamen A. El-Erian ha anunciado su intención de abandonar Harvard Management Company, filial encargada de gestionar la dotación de la universidad a finales de año. El todavía CEO regresa a California y a su antigua empresa, la gestora PIMCO, por mot

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La gestora de Harvard pierde a uno de sus directivos estrella

El área de gestión e inversión de la Universidad de Harvard se ha quedado huérfana. Mohamen A. El-Erian anunció el pasado 11 de septiembre renuncia al puesto de consejero delegado (CEO) de Harvard Management Company (HMC), el brazo inversor de la facultad y encargada de gestionar su dotación (que proviene planes de pensiones y aportaciones de alumnos principalmente). El directivo ha aducido motivos personales para dejar el cargo y a finales de año regresará con su mujer y su hija a California y a la empresa que abandonó para ingresar en el mundo académico, Pacific Investment Management Company (PIMCO). Lo hará como co-CEO y co-director de inversión junto con Hill Gross.


 


Esta fuga deja a Harvard sin su gestor estrella y principal responsable de la reestructuración y excelentes resultados de HMC en el último año fiscal. La pericia de El-Erian durante los cerca de dos años en el cargo ha convertido la dotación (endowsment en inglés) de la universidad en la mayor del sistema educativo estadounidense con 34.900 millones de dólares (aproximadamente 25.100 millones de euros), cifra que se acerca a los 41.000 si se le suman las pensiones del personal del centro. Experto gestor de fondos, logró que HMC cerrará el ejercicio fiscal 2007, finalizado a 30 de junio, los mejores resultados de los últimos siete años con un incremento del 23% en el peso de su cartera.


 


El-Erian también ha sido uno de los principales artífices de la modernización y reestructuración de HMC. Para ello contrató nuevos gestores externos, reconstruyó el equipo de inversión y actualizó algunas funciones institucionales como las de gestión del riesgo y operaciones. Además, durante sus casi dos años en el cargo el mandatario también trabajó para mejorar la estructura de gobierno y la comunicación del ‘brazo inversor’ con el resto de la comunidad de Harvard, así como la gestión de los activos pasivos de la universidad y el plan financiero para el campus de Allstom.


 


En definitiva, El-Erian ha sido un motor para el desarrollo del centro que Harvard, tal y como reconoce James F. Rothenberg, tesorero del centro y director del Consejo de Dirección de HMC, quien apunta que “echaremos de menos sus liderazgo, pero sus esfuerzos nos dejan una fuerte organización para seguir adelante”. Drew Faust, presidente de la institución va más allá al asegurar que “Harvard ha sido afortunada al poder contar con una persona tan cualificada y efectiva como Mohamen para la gestión de su dotación”. Y es que a fin de cuentas no va a ser fácil encontrar un sustituto con el ‘caché’ del actual CEO. Pero Harvard ya se ha puesto manos a la obra. De hecho, esta búsqueda se ha convertido en una de sus prioridades junto con llevar a cabo una transición tranquila hasta que se produzca el cambio definitivo a final de año.


 


El mayor inconveniente para Harvard radica en que no todos los gestores de fondos se sienten atraídos por el mundo académico, donde sus acciones están más encorsetadas y su retribución salarial es mucho menor. De hecho, el predecesor de El-Erian, Jack Meyer, renunció al puesto tras 15 años al frente de HMC  para crear su propio hedge fund junto con varios de sus colaboradores en medio de una fuerte polémica sobre sus elevados horarios que ascendían a seis millones de dólares. Por su parte, El Erian ‘apenas’ percibió 2,3 millones de dólares en su primer año.