Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

La formación tras la jubilación, clave para evitar la exclusión social

Mientras que el aprendizaje entre los mayores de 65 años se sitúa en Europa en una media del 30%, en España, casi el 90% ni participa ni quiere formar parte de ninguna actividad educativa.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La formación tras la jubilación, clave para evitar la exclusión social
Estudiantes-grado-INEUna de las tareas que tiene pendiente España para dejar de ocupar los últimos puestos del ranking en torno al nivel educativo respecto a sus vecinos europeos, es la educación. Pero ya no solo hablamos de la educación entre los más jóvenes. Sino que, junto a los adolescentes, tenemos un nuevo reto: mejorar la educación de los jubilados.

 

El nivel formativo de los mayores españoles es uno de los más bajos de Europa y este es un factor clave en la exclusión social que sufre parte del colectivo. Así se desprende del informe ‘Por el fomento de la formación tras la jubilación’ que han presentado el Imserso y la Unión Democráticade Pensionistas (UDP) dentro de la campaña ‘Doce causas para 2012’.

 

Según este documento, de las personas mayores en España, el 38,7% de las mujeres y el 29,7% de los hombres mayores de 65 años no tienen estudios aunque saben leer y escribir. Este porcentaje se eleva hasta el 40% en el caso de los mayores de 75 años.

 

Entre los mayores de 65 años, solo el 17,8% de los hombres y el 14,6% de las mujeres tiene estudios primarios y un pequeño 1,8% de mujeres y un 5,3% de los hombres cuenta con estudios superiores.

 

“Es necesario concienciar a la población de la necesidad de formarse y adquirir competencias a lo largo de la vida”, asegura el presidente Nacional de UDP, Luis Martín Pindado, “y más después de la jubilación, cuando disponemos de más tiempo para aprovechar conocimientos y ejercitar habilidades”.

 

Según se desprende del estudio, los mayores de 65 años permanecen impasibles ante su nivel educativo, el cual no experimenta ninguna mejoría a lo largo de la vida porque no tuvieron la oportunidad de formarse o no quisieron.

 

A la cola de Europa

 

Muestra de ello es que, según la Encuesta del INE sobre la Participación de la Población Adulta en las Actividades de Aprendizaje de 2007, un 88,7% de los mayores de 65 años ni había participado ni quería formar parte de ninguna actividad educativa. En la misma opinión se situaba el 78,14% de la población de entre 55 a 64 años; el 63,6% de los de 45 y 55 años y el 55,8% de los españoles entre 35 y 45 años.

 

Sin embargo, en la Europa de los 25, según datos de Eurostat, la tasa de participación de las personas mayores de entre 55 y 64 años alcanzó de media el 30%. Por encima, se sitúan países como Austria, con un porcentaje superior al 90%; Eslovenia, con el 80%, y Luxemburgo y Dinamarca, ambas con más del 70%. 

 

“Las personas más formadas y capacitadas podrán emprender en el futuro nuevos proyectos e iniciativas con mayores probabilidades de éxito. Es imprescindible que en las empresas se implanten programas de formación continua y capacitación de los empleados de edad que les permitan continuar en el mercado laboral más años”, asegura Pindado.

 

Según los autores del estudio, el sistema necesita de un mecanismo de reconocimiento de competencias básicas pues los mayores no pueden reincorporarse al sistema educativo, tal y como demandan las organizaciones de mayores, junto a otras series de medidas como aumentar la cultura de la formación y la cualificación de los trabajadores entre las empresas, mejorar la calidad del personal docente dedicado a la educación de adultos y hacer un mejor uso de las tecnologías de la información y la comunicación en el aprendizaje a lo largo de la vida.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

 

Más información:

 

Doce causas por el fomento de la formación tras la jubilación

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Valencia diseña una nueva ley de formación para personas adultas de cara al empleo

 

Objetivo europeo en 2012: envejecimiento activo

 

Bruselas aconseja a España más inversión en la formación de los trabajadores de mayor edad