Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

La flaqueza de la universidad española es su tasa de abandono, que alcanza el 50%

Según publica el informe CYD 2008 sobre la contribución de las universidades españolas al desarrollo, los dos mayores problemas que acechan en estos momentos a la universidad española son: la alta tasa de abandono universitario, que oscila entre un 3

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La flaqueza de la universidad española es su tasa de abandono, que alcanza el 50%

Los universitarios españoles se toman mucho tiempo en la finalización de sus estudios y muchos suelen ‘tirar la toalla’ en mitad de su carrera…Este es el perfil de estudiante que deja entrever el informe CYD 2008 sobre la contribución de las universidades españolas al desarrollo.


 


Y es que, según estos datos estimados por el Ministerio de Ciencia e Innovación y la Fundación CYD, la tasa de abandono universitario se sitúa en nuestro país entre un 30 y un 50%, con un especial impacto en titulaciones de la rama de humanidades así como en las disciplinas técnicas.


 


Además, otro de los problemas que presentan nuestros universitarios respecto a los estudiantes de otros países de Europa, es el elevado tiempo que emplean en finalizar los estudios que han comenzado, pues la media es de 6,3 años para las licenciaturas y de 4,5 años para las diplomaturas.


 


Traducido a datos reales, esto significa que en torno a dos terceras partes de los alumnos que ingresan en primer curso de una carrera universitaria, no pueden obtener su título en el periodo mínimo establecido.


 


Pero pese a estas flaquezas, este estudio proyecta algo de luz sobre el oscuro túnel y revela que la universidad española sigue dando muestras de dinamismo cada año, sobre todo en los ámbitos referentes a investigación y transferencia.


 


En cuanto al número de alumnos matriculados en universidades españolas, el CYD revela que durante el periodo 2001-2006 disminuyó, al contrario que de que ocurrió en el conjunto de países de la Unión Europea, pues un 21,8% de la población española de entre 20 y 29 años, se encontraba estudiando un carrera durante este periodo.


 


Además, cabe destacar que la presencia de las mujeres en las aulas universitarias es mayoritaria en todas las áreas de enseñanza, excepto en las carreras técnicas en las que los chicos aún ganan la partida a las chicas pero, en todas la áreas de enseñanza, las mujeres participan más en la cifra del total de graduados que en la del total de matriculados, lo que indica que las alumnas tienen un mejor rendimiento académico que los alumnos.


 


Por regiones, el este documento indica que más del 60% de los matriculados y graduados universitarios se concentraron entre los años 2001 y 2006 en cuatro comunidades autónomas: Madrid, Andalucía, Cataluña y la Comunidad Valenciana.


 


Pero este informe no habla sólo sobre estudiantes, sino también incluye una extensa parte en la que se analiza el nivel de gasto en que desembolsan las universidades españolas y, en este sentido, revela buenas noticias pues entre los años 2000 y 2005, el gasto total en educación superior experimentó uno de los crecimientos más elevados de países que forman parte de la Unión Europea.


 


Más concretamente, este desembolso creció un 14% respecto a años anteriores y esto, unido a la reducción de matrícula que sufrieron los estudiantes de universidades públicas, explica que el gasto por alumno creciera un 23% en este periodo.


 


 


Carreras más solicitadas


 


El estudio CYD también se hace eco de cuáles fueron los títulos que más solicitaron los estudiantes españoles el pasado curso académico y revela que, en general, las peticiones para cursar carreras de cualquier rama, se vieron reducidas excepto en los títulos pertenecientes a Ciencias de la Salud.


 


La demanda y la matrícula descendieron tanto en carreras de Ciencias Experimentales como en Humanidades y, sobre todo, en los títulos que pertenecen al área de Enseñanzas Técnicas.


 


Asimismo, el número de plazas ofertadas en universidades públicas presenciales en el pasado curso 2007-2008, se redujo de forma considerable, en concreto hubo un 4,7% menos de demanda por parte de los estudiantes.


 


Por comunidades autónomas, La Rioja fue el pasado año la región con un equilibrio más bajo entre la oferta y la demanda de títulos, pues casi el 40% de plazas ofertadas se quedaron sin cubrir.


 


En el lado opuesto, las regiones con mejores ajustes entre la oferta y la demanda de plazas universitarias fueron Navarra, con un 93% y Galicia, Cantabria y Andalucía, con un equilibrio de un 88%.


 


Sobre movilidad y becas en el extranjero, este informe refleja que en durante el curso 2005-2006, estudiaron fuera de su comunidad autónomas de residencia casi 160.000 universitarios de enseñanzas de primer y segundo ciclo, un 12,6% del total de estudiantes españoles.


 


Además, el informe destaca que la capacidad que tienen las universidades españolas para atraer alumnos extranjeros a sus aulas sigue siendo aun muy escasa, pues sólo un 1,8% de los universitarios vienen de otros países frente al 8,5% que tienen otros países europeos.


 


 


La fiebre del título


 


Por todos es sabida la importancia que tiene para los españoles estar en posesión de un título universitario y los datos del estudio CYD nos ayudan a corroborar esta impresión ya que revela que en el 28,5% de la población española de entre 25 y 64 años tenía una carrera universitaria en el año 2006.


 


A simple vista no parece una cifra tan exagerada, pero se convierte en ello cuando el informe señala que España está un 1,7% por encima de la media europea en cifras de población que es titulada universitaria.


Además, por sexos también se puede observar que el porcentaje de mujeres tituladas en España es mayor que el de hombres, un 28,1% frente al 28,4%.


 


En cuanto a cifras de inserción laboral la tasa de actividad de los graduados superiores españoles en el año 2006 era del 88,2%, lo que significa que España está un punto por encima respecto a los demás países de la OCDE en el nivel de colocación laboral de universitarios, siendo superada sólo por Reino Unido y Alemania.


 


Asimismo, la diferencia entre las ganancias de un graduado superior en España y las de un graduado en educación secundaria es aproximadamente de un 32%, según cita la Fundación CYD en su informe. Por géneros, las mujeres graduadas superiores en España ganaron un 41% más que aquellas con educación secundaria y la diferencia entre los hombres fue de un 32%.


 


Parece que el  master y el doctorado es una buena inversión que se rentabiliza a largo plazo pues, los datos de este estudio revelan que los titulados universitarios que menos sufrieron el paro en 2007 fueron aquellos que tenían algún tipo de título de postgrado.


 


Así, por comunidades autónomas se observa que en 2007 las que más titulados universitarios tenían fueron el País Vasco, Madrid y Navarra pues más del 30% de su población estaba en posesión de un título de este tipo.


 


Baleares, Castilla-La Mancha y Extremadura, fueron por el contrario las regiones con una tasa más baja de titulados universitarios, menos de un 18%.


 


 


 


*  *  *  *  *  *  *  *  *


 


 


Más información:


 


Informe CYD sobre la contribución de las universidades españolas al desarrollo


 


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Mañana arranca la Semana de Acción Mundial por la Educación


 


Universidad y Empresa no se entienden, según un estudio de la Fundación CYD


 



Sólo el 3,5% de las empresas “innovadoras” colabora con la universidad, según un experto


 


La Universidad no aprovecha el tirón de la formación permanente


 


Las Universidades Españolas publican el 6% de la producción nacional de libros


 


Más noticias de Educación, Formación y Empleo publicadas en a+