Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

La Eurocámara rechaza la jornada laboral de 65 horas semanales

El Consejo de Ministros de Trabajo de la Unión Europea aprobaba el pasado mes de junio una normativa que fija un máximo de 60 ó 65 horas semanales de jornada laboral, lo que deja una media de 12 horas diarias. El Parlamento Europeo ha decidido, por mayoría absoluta, rechazar esta normativa.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La Eurocámara rechaza la jornada laboral de 65 horas semanales

La directiva sobre tiempo de trabajo fue adoptada en el año 1993 y modificada en el 2000. En este sentido, fue en 1993 cuando se incluyó una cláusula de opt-out (mantenerse indefinidamente al margen de la norma) para Gran Bretaña en la que se permitía que no se respetara el máximo de 48 horas semanales en determinadas circunstancias. Hoy, el texto ha sido sometido a votación en segunda lectura por el pleno del Parlamento Europeo; que ha rechazado la propuesta.  Así, se han aprobado una serie de enmiendas que corrigen lo aprobado por los ministros de Trabajo, por lo que obligan a éstos a volver a redactarla y bloquean, por tanto, la directiva de las 65 horas. Ahora, se abre un nuevo periodo de negociación de 90 días (denominado "de conciliación") entre el Parlamento y el Consejo al cabo del cual, si no hay acuerdo, decae el texto.



 


 

El debate está servido. Por un lado están los que se oponen a la norma y creen que supone un “retroceso” social, liderados por el ponente del informe de la Comisión de Empleo de la Eurocámara, Alejandro Cercas, y por otra parte aquellos que piensan que esta medida ofrece una solución a los problemas de muchos países que se encuentran en situación irregular por las largas horas de trabajo en algunos sectores como el sanitario. La propuesta de Cercas exige eliminar la posibilidad del "opt-out" pasado un periodo transitorio de 3 años. Además, los diputados instan a considerar como “trabajo efectivo” el tiempo de guardia, incluidos los periodos inactivos. El informe también hace hincapié en que la legislación debe favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral por lo que resulta “imprescindible reforzar la protección y la seguridad de los trabajadores”.


 

 


 

Entre otros aspectos, la directiva de la Unión Europea permitirá que el periodo inactivo de las guardias de los médicos no sea considerado tiempo de trabajo, en contra de lo que ha dictaminado el Tribunal de Justicia de la UE. Por su parte, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos ha advertido de que si se aprueba la directiva podría convocarse una huelga en toda Europa. Según ha explicado el vicepresidente de la Federación Europea de Médicos Asalariados, el español Carlos Amaya, la nueva legislación “iría en detrimento de la calidad de la asistencia sanitaria” y terminaría por “perjudicar a los pacientes”.


 

 


 

A juicio de Cercas, rechazar esta directiva demostrará que el PE no está “sordo, ni mudo y que Europa no es un oscuro laberinto de egoístas ilustrados ni políticos sin corazón”. Al contrario, los europeos verán que la UE sabe anteponer los derechos “de la mayoría” a la codicia y el desvarío de unos pocos “ideólogos de la extrema desregulación”. Para el ponente, no se puede “retroceder” en la aspiración que se consiguió en el siglo XX de “trabajar para vivir y no vivir para trabajar” y que, además, ha supuesto un círculo virtuoso de “mejoras de productividad acompañadas de más tiempo libre para los trabajadores”.


 

 


 

En el otro extremo se sitúan eurodiputados como el británico Derek Roland Clark que ha defendido que “instrumentos como el opt-out han hecho del Reino Unido uno de los países más desarrollados de la UE y lo ha convertido en el segundo que más aporta al presupuesto europeo,  un dinero, al que nadie hace ascos, a pesar de que muchos países defienden una cosa en las instituciones comunitarias y otra en casa”. Clark ha explicado que la postura de Cercas de no prestar atención a las repercusiones económicas de rechazar esta propuesta, conllevaría una perdida de competitividad de la industria europea, de puestos de trabajo y de aportación económica a través de los impuestos.


 

 


 

 


 

*  *  *  *


 

 


 

 


 

Más información:


 

 


 

Parlamento Europeo


 

 


 

Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 

 


 

Continúa el debate de las 65 horas semanales en Europa


 

 


 

Un congreso contra la jornada laboral de 65 horas


 

 


 

Redactan un manifiesto por unos horarios laborales racionales y contra las 65 horas de la UE


 

 


 

España suspende en flexibilidad horaria, una medida que elegirían dos de cada tres trabajadores


 

 


 

Los españoles trabajan más horas que el resto de los europeos pero son menos productivos


 

 


 

Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+