Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

La estimulación mental en la infancia es clave para el desarrollo del cerebro

Los padres juegan un papel fundamental en el desarrollo del cerebro de sus hijos. Una investigación así lo constata. Y es que los niños que a la edad de cuatro años son estimulados por sus padres con libros y juguetes educativos, además de contar con

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La estimulación mental en la infancia es clave para el desarrollo del cerebro
Estudiantes-grado-INEVivir una infancia rodeada de libros y juguetes educativos tiene efectos beneficiosos que perduran a lo largo de los años. Unos beneficios que se registran en el cerebro puesto que acumula unas huellas positivas y permiten un mejor desarrollo que perdura hasta bien entrados los veinte años. Este es el resultado de un estudio de investigación que ha sido realizado durante dos décadas y en el que los científicos han podido descubrir que la estimulación mental que un niño recibe a la edad aproximada de cuatro años permite que se desarrollen más las partes del cerebro dedicadas al lenguaje y a la cognición, perdurando este desarrollo en las siguientes décadas, según recoge The Guardian. [Ver cursos de Neurociencia]

 

Esta investigación tiene especial importancia puesto que hasta ahora sólo se había podido constatar que la experiencia vivida en la niñez tenía una influencia en el desarrollo del cerebro en casos de vivencias extremas como niños que han vivido abusos o bien han sufrido algún trauma. Sin embargo, ahora, la investigación arroja nueva luz sobre la relación entre las vivencias y el desarrollo del cerebro en un rango normal de personas, según explica Martha Farah, directora del Centro para la Neurociencia y miembro de la Universidad de Pennsylvania.

 

Para desarrollar esta investigación, los científicos tomaron datos de la vida familiar como el número de libros disponibles en el hogar aptos para niños o juguetes que enseñaran los colores o números, entre otros, y realizaron escáneres cerebrales a 64 participantes en el transcurso de 20 años. Aparte se tuvieron en cuenta otros factores como el apoyo de los padres a los hijos y la atención que les prestaba. Unas pruebas que fueron realizadas de nuevo a los 8, 17 y 19 años de edad.

 

Estas pruebas mostraron unos resultados, que fueron recientemente presentados en la reunión anual de la Sociedad para la Neurociencia en Nueva Orleans, en los que se apreciaba que la estimulación cognitiva de los padres a los niños con una edad de cuatro años fue clave para predecir el desarrollo de varias partes de la corteza cerebral 15 años más tarde.

 

De esta manera, se puso de manifiesto la correlación entre el desarrollo de la corteza cerebral en la adolescencia con la estimulación cognitiva del niño a la edad de cuatro años, comprobándose también que todos los demás factores como el cuidado de los padres o la estimulación cognitiva a los ocho años no tenían efecto.

 

Según Martha Farah, estos datos constatan que hay un período sensible en la vida de la persona que determina el desarrollo óptimo de la corteza cerebral y que es totalmente compatible con la idea de que los primeros años de vida de la persona son especialmente importantes e influyentes.

 

Esta conclusión se apoya en el hecho de que los científicos observaron en las pruebas que a medida que el cerebro madura durante la infancia y la adolescencia la corteza cerebral se hace más fina, reflejando un mayor desarrollo. La zona más afectada fue la lateral izquierda (situada detrás de la oreja), que está relacionada con la memoria semántica, el procesamiento del significado de las palabras y el conocimiento general sobre el mundo.

 

Pero aún hay más porque el estudio también sugiere otras conclusiones. Según explica Andrea Danese, del Instituto de Psiquiatría del King College de Londres, la investigación también muestra la influencia del ambiente familiar en el desarrollo del cerebro, con independencia de las predisposiciones familiares y genéticas, poniéndose de manifiesto la importancia que tienen los padres y cuidadores a la hora de que el niño desarrolle sus habilidades cognitivas, sociales y emocionales.

 

Un papel de los padres que es vital en la adolescencia y en momentos en los que el adolescente tiene que tomar decisiones clave como elegir los amigos o decidir tener relaciones sexuales o consumir drogas. Unas decisiones en las que, según Danese, los padres no pueden estar cerca, pero que pueden sentar las bases para que los hijos al llegar a la adolescencia tomen buenas decisiones.

 

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

Más información:

 

Universidad de Pennsylvania

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Inteligencia: claves para desarrollarla en el aula y en el trabajo

 

El aprendizaje de idiomas favorece el desarrollo del cerebro



Aprender música en la infancia mejora el cerebro adulto

 

Inteligencia: ¿qué factores influyen en su desarrollo?

 

El estrés puede retrasar el desarrollo del cerebro de los niños

 

La crisis de la adolescencia tiene su explicación en el desarrollo del cerebro