Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

La estimulación externa durante el sueño favorece el aprendizaje

El conocimiento aprendido recientemente puede reforzarse y hacer que se asiente más en la memoria a través del sueño, fase en la que se puede reactivar la información adquirida para que se recuerde y permanezca en la memoria. Es el resultado de una n

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La estimulación externa durante el sueño favorece el aprendizaje
Estudiantes-grado-INELa memoria puede ser reactivada durante el sueño, fortaleciendo el proceso de almacenamiento en el cerebro de lo que ya se ha aprendido previamente, según se refleja en una investigación realizada en la Universidad de Northwestern. [Ver cursos de Neurociencia]

 

Una conclusión a la que ha llegado el equipo de investigadores tras apreciar los resultados de las pruebas realizadas con los participantes en las que tuvieron que aprender a tocar dos temas musicales de manera artificial pulsando las teclas al tiempo de la música, pasando posteriormente a disfrutar de una siesta de noventa minutos en la que los investigadores pusieron de música de fondo uno de los temas que habían practicado.

 

En la prueba se constató que la estimulación externa durante el sueño puede influir en la adquisición de una habilidad compleja, ya que se puso de manifiesto que los participantes tuvieron menos errores al pulsar las teclas para reproducir la melodía que habían oído durante el sueño en comparación con la otra canción que no había sido escuchada durante la siesta de 90 minutos.

 

Para realizar el estudio se utilizaron métodos de EEG para registrar la actividad eléctrica del cerebro y se emplearon señales musicales suaves que se emitieron durante una etapa del sueño que está previamente vinculada con la cimentación en la memoria.

 

De esta manera, adicionalmente, la investigación también puso de manifiesto que las señales electrofisiológicas registradas durante el sueño tienen una correlación con el grado demejora de la memoria. De hecho, según explica James Anthony, autor principal del Programa Interdepartamental de Neurociencias de la Northwestern, estas señales pueden ser la medición de los mecanismos cerebrales que se producen en la mejora de la memoria durante el sueño.

 

En referencia a otras investigaciones realizadas sobre el sueño y el aprendizaje, este último estudio arroja nuevos datos, ya que la diferencia principal de esta investigación en relación con otras similares se halla en que en este caso se ha demostrado que se fortalece la memoria de lo que ya se ha aprendido por la reactivación de la información en lugar de aprender algo nuevo durante el sueño.

 

No obstante, ahora la investigación continúa, ya que el equipo de investigadores ha anunciado que están pensando en cómo pueden aplicar estos resultados a los tipos de aprendizaje y de materias como los idiomas para comprobar si en el caso de aprender un idioma extranjero durante el día se podrían reactivar los recuerdos durante el sueño, pudiendo mejorar el aprendizaje.

 

De momento, mientras siguen desarrollándose estas posibles aplicaciones, los investigadores confían en que el estudio les ayude a aprender más sobre los mecanismos básicos del cerebro que tienen lugar durante el sueño para ayudar a preservar el almacenamiento en la memoria.

 

Unos mecanismos sobre los que los investigadores señalan que pueden permitir una gran cantidad de recuerdos que se mantienen a lo largo de la vida y también el almacenamiento de la memoria para enriquecerse a través de la generación de nuevas conexiones entre los recuerdos.

 

De esta manera, el estudio abre la puerta a la realización de nuevas investigaciones sobre el procesamiento de la memoria basada en el sueño en relación a habilidades motoras, hábitos y disposiciones conductuales.

 

 


¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 



 

Más información:

 

Universidad de Northwestern



Noticias relacionadas en aprendemas.com:



El estrés crónico en la adolescencia afecta a la memoria



Aumentar la inteligencia es posible



Un estudio encuentra la parte del cerebro que relaciona música, recuerdos y emociones