Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

La educación universitaria europea será mucho más que asistir a clase

La semana pasada tuvo lugar el acto académico de inauguración del Real Centro Universitario María Cristina del Escorial, con la presencia de Manuel Rodríguez, vicerrector de la Complutense. En el transcurso del acto, el vicerrector expuso con clarida

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La educación universitaria europea será  mucho más que asistir a clase

En la educación superior europea no bastará con la nota para valorar el resultado de un alumno. Se considerarán también elementos como el tamaño del grupo en el que cursó la asignatura y la distribución de notas en dicho grupo. Además, los créditos no se otorgarán sólo por la asistencia a clase, también “puntuarán” elementos como seminarios, trabajos, tutorías e incluso horas de estudio que cumplan ciertos requisitos. Son algunas de las características del Espacio Europeo de Educación Superior expuestas por el Vicerrector de la Universidad Complutense de Madrid, Manuel Rodríguez Sánchez, la pasada semana una conferencia en el Escorial.


 


La exposición tuvo lugar durante el acto de inauguración del curso académico del Real Centro Universitario María Cristina, el pasado día 20 de octubre. Con un salón de actos abarrotado, estuvieron también en el acontecimiento Ángel Díaz García, secretario del RCU María Cristina; Pablo Larrea, Delegado de Patrimonio Nacional; Prometeo Cerezo, Decano de Derecho; Edelmiro Mateos, Rector de los Estudios Superiores del Escorial; Sixto Álvarez, Director Académico del centro; Agustín Alonso, Decano de Administración y Dirección de Empresas; José Luis Fernández, alcalde de San Lorenzo del Escorial; y Manuel Otero, Presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos


 


El Vicerrector de la Complutense, docente con más de 30 años de experiencia y Catedrático de la Facultad de Veterinaria, alabó la reforma como un importante avance en la construcción europea. Aclaró que mientras se ha consolidado una cierta unidad en materias como lo agrario, lo social o lo económico, los estados no han transferido a la UE ninguna competencia en materia de educación superior, ya que actualmente sólo hay competencias para fomentar la colaboración de forma voluntaria. Esto se debe a que “la convergencia en materia educativa es un hecho complejo, mucho más que otras áreas como la economía, pues no se basa en factores materiales sino sociales y culturales, mucho más difíciles de conjugar”.


 


Los primeros pasos hacia la integración en Educación Superior los dieron en mayo de 1998 cuatro países: Francia, Gran Bretaña, Alemania e Italia. Fue en la llamada ‘Declaración de la Sorbona’. Sin embargo, el momento clave se produjo un año después, en una reunión en la que estuvieron presentes ya 29 ministros de educación y que culminó con la 'Declaración de Bolonia'. En ella se acordó crear un espacio común que permitiera la movilidad de estudiantes, titulados universitarios y profesores, que tendría como fecha de establecimiento definitivo el año 2010.


 


Los citados acuerdos se concretaron en la reunión de Berlín de 2003, con 40 países europeos. Por tanto, es importante tener en cuenta que el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) trasciende la fronteras de la propia Unión.


 


Una característica fundamental en EEES es que todos los países se comprometen a reconocer sin ningún trámite los estudios cursados en otro país. Para ello, se darán pasos como la armonización de la estructura de los estudios, así como de los métodos docentes.


 


Estos últimos “deben basarse en lo que se conoce actualmente como las ‘técnicas de enseñanza y aprendizaje’, que tienen como objetivo fundamental que el estudiante aprenda a aprender”. El vicerrector resaltó las bases para los profesores en un nuevo sistema de enseñanza superior: “dirigirse a pequeños grupos de estudiantes, con una enseñanza personalizada, dando menos teoría y más práctica, enseñando a manejar el material didáctico, encargando trabajos académicos para, a continuación, discutirlos con el alumno, e incluyendo enseñanzas transversales”.


 


La homologación de programas lleva aparejada la necesidad de que los profesores y catedráticos se ciñan más estrictamente a los mismos. Así “el Espacio Europeo de Educación Superior pone en orden lo que se conoce como libertad de cátedra. El profesor debe enseñar lo que el alumno necesita aprender, y no lo que al profesor le apetece enseñar”, explicó Rodríguez.


 


En el ámbito de la homogenización de estudios, se están implantando protocolos para que las calificaciones de los alumnos puedan ser comparables en toda Europa. Uno de ellos es el European Credit Transfer System (Sistema Europeo de Transferencia de Créditos), que supondrá una mejora en el sistema de créditos de nuestro país.


 


En España, la contabilización de los créditos se basa sólo en las horas de clase: 10 horas igual a un crédito. En el sistema europeo se contabiliza el tiempo empleado en las clases teórica, las prácticas, los seminarios, las tutorías, las horas de estudio y los trabajos de todo tipo.


 


Rodríguez explicó también la importancia que se dará a que las calificaciones sean comparables entre los diferentes países. “Serán numéricas y deberán estar ponderadas”. Es decir, no basta con la calificación, sino que “hay que hacer constar el tamaño del grupo en el que estaba el alumno y las calificaciones de los demás alumnos”.


 


“Por ejemplo, con el nuevo método de calificación, si un alumno tiene un 5,5 (un aprobado), se deberá hacer referencia a que el estudiante estaba en un grupo, por ejemplo, con 100 alumnos, en el que hubo las siguientes calificaciones: 5 alumnos con matrícula (un diez), 15 alumnos con sobresaliente, 20 con notable, 45 con aprobado y 15 con suspenso. Este sistema nos da una idea bastante exacta de cual es la dificultad de la asignatura y eso hace la calificación comparable en todos los países”.


 


Tras la conferencia, el acto de inauguración continuó con la entrega de los premios fin de carrera del Real Centro Universitario María Cristina en las titulaciones de Derecho y Administración y Dirección de Empresas.


 


Además de las citadas licenciaturas (títulos de grado cuando entre en vigor la reforma), el RCU María Cristina ofrece varios programas de postgrado. Entre éstos destacan el de Especialista en Comercio Exterior y el Máster en Derecho de la Construcción, que se desarrolla en Madrid, en las instalaciones del Colegio Mayor Mendel.


 


 


* * * * *


 


Más información:


 


Sistema Europeo de Transferencia de Créditos


 


Comisión Europea


 


Universidad Complutense de Madrid


 


Programas formativos del Real Centro Universitario María Cristina en a+


 


Máster en Derecho de la Construcción


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Presentado “Europass”, el currículum europeo


 


Europass: más próximo el Espacio Único Europeo de Trabajo y Educación


 


EUROSTAT deja patente las carencias de España en formación permanente


 


2005, año clave para la Enseñanza Superior


 


Guy Haug desgrana en San Sebastián la situación de Europa en materia de educación


 


Europa aún suspende en educación y formación


 


Con la ampliación España recibirá menos fondos europeos para formación


 


Europa avisa que la docencia es una ¡¡profesión de riesgo!!


 


Universidades privadas: gana la opción “práctica”


 


Los libros escasean en el ámbito universitario


 


Las universidades españolas otra vez mal situadas en un ranking realizado en China


 


Las universidades españolas deben invertir más en TIC


 


La calidad y financiación en la Universidad a debate


 


La OCDE escudriña la educación en los países más ricos


 


Tres días dieron luz sobre la mejora de la docencia universitaria


 


Más Reportajes de Formación, Educación y Empleo en a+