Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

La edad no influye a la hora de aprender un idioma

Siempre se ha dicho que los niños tienen más facilidad que un adulto para aprender una lengua extranjera. Sin embargo, puede que no sea así. Un estudio realizado en Israel señala que los adultos, incluso, tienen más capacidad para aprender un idioma

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La edad no influye a la hora de aprender un idioma
Estudiantes-grado-INELos adultos tienen más dificultades para aprender un idioma que un niño es una frase que puede tener los días contados. Según un estudio realizado por la Universidad de Haifa, en Israel, la edad de una persona no influye a la hora de aprender una lengua extranjera y, en contra de lo que se suele pensar, un adulto puede tener más capacidad que un niño para aprender el idioma. (ver cursos de Idiomas)

 

Una conclusión a la que se ha llegado tras realizar un experimento en el que participaron tres grupos que fueron sometidos al aprendizaje de una nueva reglaque rige el lenguaje que no fue explicada previamente y que era ficticia, basándose en pronunciar los verbos de una manera si se referían a un objeto animado y de otra si el objeto era inanimado. De estos grupos, uno de ellos era de niños de ocho años, otro se correspondía con jóvenes de 12 años y, el tercero, era de adultos.

 

Tras la clase, los participantes de cada uno de los tres grupos recibieron una lista de verbos y se les pidió que los pronunciaran de acuerdo con otra lista de palabras, constatándose que los jóvenes de 12 años y los adultos acertaron en el 90%, mientras que los niños de ocho años prácticamente realizaron el ejercicio de pronunciación respondiendo al azar. De esta manera, quedó latente que los adultos tienen más facilidad para comprender las reglas implícitas en un lenguaje extraño, dado que supieron calcular cómo funcionaba esa regla ficticia.

 

Una conclusión del estudio que contrasta con la idea generalizada de que los niños aprenden más fácilmente. Sin embargo, las diferencias en el aprendizaje no tienen que ver con la edad o con el cerebro, sino que se deben a que los niños son más abiertos que los adultos a la corrección de errores y a las críticas. Igualmente influye el método educativo que se emplea para aprender la lengua extranjera, garantizando un mayor éxito el empleado con los niños porque el adulto no recibe tanta retroalimentación de las equivocaciones que comete, aparte de ser más reticente a enmendarlas.

 

Los resultados del estudio, que han sido presentados en el Congreso Internacional para el Estudio de Lengua Infantil en Montreal (Canadá), han sido cuestionadospor algunos investigadores. Según Robert DeKeyser, de la Universidad de Maryland, considera que los experimentos artificiales como el realizado en la universidad israelí no tienen por qué corresponderse con el mundo real. En este sentido, apuntó que, incluso, si los adultos obtienen un mejor resultado, los niños presentan mayor probabilidad de conseguir aprender implícitamente.

 

Desde la Universidad de Massey, Cynthia White consideró que el estudio realizado era bastante reducido para poder tener un significado importante. En su opinión puede que los adultos hicieran mejor la prueba solicitada porque son mejores en la categorización y en calcular los sistemas, lo que difiere sustancialmente de la capacidad de hablar a otra persona en otro idioma con éxito.

 

White considera, además, que la pronunciación era una barrera común para los principiantes adultos, quienes se beneficiaron en el experimento de su capacidad de ser organizados y de ser buenos en gramática.

 

El estudio también ha generado algunas dudas en el International Pacific College en el que su decano Gillian Claridge ha expresado que este experimento “suena como otros” que se enfocan a grupos reducidos de personas y que deben ser probados en más personas para comprobarlos. Según Claridge, los adultos tendieron a centrarse y practicar con más frecuencia, pero también se preocuparon más por fallar. La decana concluyó afirmando que “creo que una persona puede aprender una lengua con voluntad y confianza”.

 

Más información:

 

Universidad de Haifa