Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

La dislexia y la complejidad de detectar sílabas acentuadas

Los niños disléxicos no detectan bien las sílabas acentuadas al oír las palabras, según un estudio de la Universidad de Granada, que recomienda las actividades de expresión oral y lectura para diferenciar tonos y acentos.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La dislexia y la complejidad de detectar sílabas acentuadas
Estudiantes-grado-INELa dislexia no sólo se traduce en problemas de lectura, sino también en dificultad para detectar las sílabas acentuadas, según un estudio de la Universidad de Granada, que recomienda incluir actividades de expresión oral y de lectura para que los niños disléxicos puedan diferenciar tonos, acentos y entonación.

 

Quiero hacer un curso sobre Dislexia

 

Ver cursos de Lectura



La dislexia puede generar dificultades a la hora de reconocer palabras de manera correcta, de escribir sin faltas de ortografía y de descodificar las palabras. Las consecuencias se manifiestan en la comprensión escrita y de lectura, y los expertos atribuyen este trastorno a un déficit fonológico, que consiste en la dificultad para representar adecuadamente los fonemas y para automatizar las reglas de conversión grafema-fomena.

 

El estudio, publicado en Research in Develpmental Disabilities, demuestra por primera vez el déficit en el procesamiento prosódico en la lengua española. Para ello, los científicos realizaron un experimento con 31 niños, que debían detectar la sílaba acentuada de estímulos orales. En un primer momento, los estímulos eran palabras trisílabas que podían ser agudas (con o sin tilde), llanas (con o sin tilde) o esdrújulas. La segunda tarea mantuvo la misma estructura pero los estímulos fueron pseudopalabras o palabras inventadas, no existentes en español.

 

Ver cursos de:

Lengua Española

Ortografía

Escritura

 

El grupo de niños con dislexia mostró un mayor número de errores en la detección de la sílaba acentuada y un mayor tiempo de respuesta. Además, estos niños tenderían a aplicar una única estrategia para procesar palabras y pseudopalabras sin poder utilizar su conocimiento léxico. Sin embargo, los científicos desconocen si este colectivo no posee dicho conocimiento léxico o, a pesar de poseerlo, no puede utilizarlo en esta tarea. Así, los autores consideran crucial incorporar tareas con pseudopalabras para que los niños aprendan a diferenciar tonos, acentos y entonación de las palabras.

 

Cómo ayudar a un niño con dislexia

 

Una vez que se certifica que un niño tiene dislexia, los expertos consideran a los padres no ignorar la evidencia, y apoyar y motivar al niño, dedicándole tiempo para ayudarle con sus deberes y manteniendo un contacto regular con los profesores. Se recomienda brindar la ayuda necesaria especialmente en el aprendizaje de la lectura, realizando actividades verbales para desarrollar conciencia fonológica, siempre con ejercicios adaptados a su edad.

 

Quiero hacer un curso de Motivación

 

Es preciso recordar que no todos los niños llevan el mismo ritmo y demostrarles la utilidad de la lectura para su vida diaria, proporcionándoles libros de todo tipo. Asimismo, los maestros deben desarrollar estrategias destinadas a mejorar el aprendizaje de estos alumnos, siendo positivos y constructivos, y ofreciendo a los menores un entorno educativo estructurado, previsible y ordenado.

 

Para mejorar la atención es conveniente el desarrollo de la memoria a corto y largo plazo, y para compensar los obstáculos que suponen padecer dislexia resulta aconsejable realizar ejercicios con estos alumnos dentro del aula, haciendo hincapié en aquellas áreas en las que presenta mayor deficiencia. Entre los ejercicios que se pueden realizar destacan los de respiración y relajación, dominio del esquema corporal, sensoperceptivos y motrices, de coordinación visomotriz, espacio-temporales, de atención y memoria, de lateralidad, de ritmo, de lenguaje y de lectoescritura.

 

Ver cursos para potenciar la memoria y el aprendizaje

 

Para ayudar a un alumno con dislexia hay que incitarle a conocer su ritmo natural y proporcionarle un lugar tranquilo donde hacer los deberes. En el colegio, se le colocará en el primer banco, alejado de la ventana. A los alumnos más mayores también les puede suponer de gran ayuda grabar las clases y trabajar junto con el tutor para mejorar las aptitudes para el estudio. Y, por supuesto, nunca hay que tener miedo de comentarle al profesor que no has entendido algo que ha explicado.

 

¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

Más información:

 

Impaired stress awareness in Spanish children with developmental dyslexia

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Dislexia: un trastorno que afecta a uno de cada diez escolares

 

Los videojuegos de acción mejoran la velocidad lectora en niños disléxicos