Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

La crisis espolea la movilidad laboral

Según un estudio de la empresa de recursos humanos, Randstad, seis de cada diez trabajadores cambiarían de ciudad para conseguir un empleo. En los últimos años, la tendencia inmovilista a la hora de buscar un trabajo se está invirtiendo y cada vez so

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La crisis espolea la movilidad laboral

Desde la llegada de la democracia, los flujos migratorios de españoles en busca de un empleo allende las fronteras se han reducido a porcentajes residuales. Es más, incluso dentro de la geografía nacional, la disposición a moverse de su ciudad de residencia a otro destino por trabajo es más bien escasa. Sin embargo, un estudio de movilidad laboral elaborado por la empresa de recursos humanos Randstad, descubre que la crisis económica está revirtiendo esta tendencia.


 


Según el estudio, seis de cada diez trabajadores cambiarían de ciudad para conseguir un empleo, una cifra que supone un 30% más que el año pasado. Con todo, los extranjeros residentes en España se muestran más dispuestos que los oriundos.


 


Si se distingue por género, edad y formación, los hombres de entre 25 y 29 años y con un grado superior de Formación Profesional valoran positivamente la movilidad laboral con porcentajes en torno al 65 por ciento. Por el contrario, las mujeres, los trabajadores de entre 45 y 65 años y quienes tienen un grado medio de Formación Profesional, se muestran más reticentes al cambio. Aun así, estos últimos segmentos superan todos el 50 por ciento al valorar dicha opción.


 


Los expertos de Randstad enumeran las ventajas que supone esta disponibilidad, principalmente porque supone un valor añadido a las empresas y a los candidatos, y porque permite a los empleados acelerar su aprendizaje. Del mismo modo, al lograrse una alta especialización -necesaria para algunos proyectos y, por tanto, ligada a más movilidad-  y al ser esta muy escasa, aumenta el número de oportunidades para estos trabajadores.


 


En busca de las razones por las cuales nuestro país ha seguido una tradición inmovilista a la hora de buscar un puesto de trabajo, el estudio considera la cultura, el tipo de familias y el gusto por tener una vivienda en propiedad, como los principales factores en contra del cambio.  A estos se pueden añadir la dificultad según la edad para cambiar de empleo, el trabajo de la pareja o las dudas sobre cuándo y cómo volverán a su lugar de origen en el futuro.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Randstad


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Los trabajadores europeos, reacios a los desplazamientos por motivos laborales


 


Nueva web para promover y facilitar la movilidad en Europa


 


El 84% de los directivos cambiaría de país ante una oportunidad laboral


 


La crisis obliga a cambiar los procesos de selección del mercado laboral


 


Adecco propone los 10 pasos clave para encontrar trabajo en un mes


 


GUÍA DE IDIOMAS EN EL EXTRANJERO 2008


 


Sección de OFERTA y DEMANDA en el Tablón de Anuncios de a+


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+