Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

La crisis de la adolescencia tiene su explicación en el desarrollo del cerebro

La pubertad es la etapa más complicada de nuestra vida. Rebeldía, exclusión social, relaciones sociales… Todos ellos son factores propios de una etapa que no se da por igual en chicos y chicas. Según un proyecto de la Universidad de Navarra, la clave

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La crisis de la adolescencia tiene su explicación en el desarrollo del cerebro
Estudiantes-grado-INELa adolescencia es una etapa clave en el desarrollo de las personas. Pero ¿por qué no nos afecta por igual la popular crisis adolescente? ¿En qué aspectos varía entre chicos y chicas? ¿Qué factores culturales o educacionales intervienen? Todas estas preguntas tienen respuesta en el tercer vídeo de la colección “Los secretos de tu cerebro”, un proyecto de la Universidad de Navarra, dirigido por la catedrática de Bioquímica Natalia López Moratalla, en colaboración con Carlos Bernar, especialista en Comunicación Audiovisual; y Enrique Sueiro, doctor en Comunicación Biomédica. [Ver cursos de Neurociencia]

 

A lo largo de una veintena de trabajos de divulgación, esta investigación pretende analizar, resumir y comunicar qué dicen las neurociencias de vanguardia sobre el cerebro. Y, en este caso, los investigadores han averiguado el proceso de desarrollo que sigue el cerebro desde que nacemos y las diferencias que se producen entre chicos y chicas.

 

El cerebro madura paulatinamente desde la pubertad a la juventudcon un patrón preciso que depende de las hormonas femeninas o masculinas. La onda de maduración parte de la nuca y alcanza las áreas frontales, que controlan y aúnan lo afectivo y lo cognitivo, hacia los 18 o 20 años.

 

A lo largo de este proceso, en los adolescentes se despierta la curiosidad sobre quién soy y cómo soy. Por regla general, el cerebro de las chicas se hace muy sensible a los matices emocionales de aprobación, aceptación o rechazo y el estrés se dispara ante posibles conflictos y peligros. Se relaja con las conversaciones en las que comparten su intimidad gracias a los estrógenos, que activan la liberación de dopamina  -hormona de la felicidad- , y la oxitocina -hormona de la confianza- que a su vez alimenta ese impulso en busca de intimidad.

 

Sin embargo, el proceso de maduración cerebral en los chicos, es completamente diferente. A lo largo de esta etapa, sufren una elevación de testosterona que les provoca  querer desaparecer del mapa social. Pierden el interés por el trato social, excepto en lo que se refiere al deporte y al sexo, y necesitan ocupar su puesto en la jerarquía masculina. La vasopresina (hormona de las energías masculinas) les permite gozar con la competitividad y desear mantener su independencia.

 

La onda de maduración depende también de otros factores. Y es que puede seguir su desarrollo y dirección natural pero también puede verse afectada por el impacto de situaciones y conductas atípicas, ya que el cerebro de la persona es naturalmente vulnerable. De ahí las futuras patologías que pueda sufrir el adolescente.

 

Aún así, no debemos olvidar que el cerebro permanece expuesto a cambios a lo largo de la vida aunque de forma menos acusada, dependiendo de las experiencias, decisiones, convicciones y valores de cada uno.




¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!





 

 



Más información:

 

Universidad de Navarra

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Aumentar la inteligencia es posible

 

Los bebés pueden prever acontecimientos de forma racional y precisa

 

Un estudio encuentra la parte del cerebro que relaciona música, recuerdos y emociones

 

Navegar por la red mejora la actividad mental