Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

La crisis aumenta los fraudes en las ofertas de trabajo

No todas las ofertas de empleo que se difunden a través de diferentes vías como anuncios en prensa, por Internet o por e-mail son ciertas. Algunas de ellas constituyen un fraude. Una práctica que ha aumentado con la crisis y que ha sido denunciada po

Publicado en Histórico Noticias
Foto de La crisis aumenta los fraudes en las ofertas de trabajo

Se dice que las crisis agudizan el ingenio. Aunque, a veces, las ideas que surgen no son positivas. Es el caso de las falsas ofertas de empleo, que con la situación económica actual han aumentado jugando con la necesidad de encontrar un empleo y de trabajar de muchas personas, que se convierten fácilmente en víctimas de estas ofertas de empleo fraudulentas. [Ver cursos Búsqueda de Empleo]


 


FACUA-Consumidores en Acción ha detectado hasta diez anuncios con ofertas de empleo fraudulentas. Las fórmulas son bien distintas. Entre ellas figuran las ofertas de empleo que remiten a números de teléfono de tarificación adicional con los que quien recibe la llamada gana dinero, las de empresas que prometen importantes cantidades económicas fabricando productos desde casa, las que piden dinero para supuestos gastos de tramitación o la petición de ‘muleros’ para blanquear el dinero.


 


En el caso de estas ofertas de empleo, algunas llegan por distintas vías como el correo electrónico spam en el que se indica la oferta de empleo. Al interesarse el usuario, se le pide que ingrese una cantidad de dinero en una cuenta bancaria para hacer frente a unos supuestos gastos de tramitación del contrato o del envío del material para trabajar. Sin embargo, una vez abonada la cantidad solicitada, la empresa ha desaparecido o vuelve a contactar con el afectado para seguir solicitándole dinero hasta que se percata del timo.


 


Otras ofertas de trabajo fraudulentas son aquellas que se suelen anunciar con frases como “hágase rico, o casi, fabricando productos desde casa". Aquí, lo habitual es que se solicite una cantidad de dinero por el coste del material con el que el usuario tiene que fabricar productos desde casa para venderlo a través de la empresa. Pero, la realidad es diferente porque se adquiere un material inútil con el que no ganará el dinero prometido.


 


También hay que estar en alerta ante la oferta de supuestos empleos que están condicionados a la contratación de cursos. Una modalidad de fraude que suele ser utilizado por ciertas academias de enseñanza en las que en su publicidad se indica que el usuario conseguirá un puesto de trabajo al finalizar uno de los cursos por las relaciones que mantiene el centro formativo con las empresas. No obstante, también se ha detectado que, a veces, los centros de enseñanza se hacen pasar por ofertantes de empleo, condicionando  igualmente la contratación de cursos.


 


Uno de los fraudes más extendidos es el de los denominados negocios piramidales que se basan en que el supuesto trabajador debe comprar productos de la empresa para revenderlos captando nuevos empleados. En estos casos, cabe señalar que los afectados son realmente los clientes de la compañía y que, lejos de hacerse ricos en poco tiempo, pueden acabar arruinados.



Entre los fraudes más curiosos en las ofertas de empleo es el de la búsqueda de supuestos mediadores en transacciones internacionales con las que se indica que se puede ganar mucho dinero recibiendo transferencias en la cuenta bancaria y reingresar el dinero en otro número de cuenta, quedándose tan sólo con una pequeña comisión. Con estas ofertas hay que ser muy cauto porque, realmente, lo que se busca son muleros para un negocio de blanqueo de dinero que puede tener consecuencias penales.


 


Finalmente, cabe hablar de las ofertas de trabajo que remiten a un número de tarificación adicional o líneas 806, 807 y 905, aunque, a veces, se da como contacto un número 902 en el que, al llamar, un buzón de voz insta a llamar a la otra línea. Una práctica fraudulenta muy extendida con la que se hace ganar dinero a la persona que recibe la llamada, que tiene un coste más elevado que el de una llamada telefónica normal.


 


Aunque el precio de las llamadas a un número de tarificación adicional es variable en función de la duración y de la cuarta cifra de los números de teléfono, entre las denuncias realizadas por FACUA se ha detectado que se emplea el dígito 4 o 5, lo que supone que las tarifas son de entre 0,885 y 1,18 euros por minuto -entre 0,75 y 1,00 más el 18% de IVA- desde un teléfono fijo. Si se llama desde un móvil, el coste es de entre 1,239 y 1,534 euros, es decir entre 1,05 y 1,30 más el IVA.


 


Estas llamadas tienen una duración máxima de 30 minutos. Si el supuesto ofertante de un empleo consigue que el desempleado esté este tiempo contestando preguntas, por ejemplo, sobre su currículum, el coste puede oscilar entre los 26,55 y 46,02 euros con el IVA incluido.

Ante esta situación, FACUA pide que el Gobierno y las Comunidades Autónomas realicen un mayor control del mercado, aumenten los controles y apliquen sanciones contundentes en estos casos porque las carencias existentes en la protección de los consumidores en estos casos favorece que los fraudes crezcan y que haya empresas que ven en estas fórmulas una forma fácil de ganar dinero con poco riesgo.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


FACUA


 


Contenidos relacionados en aprendemas.com:


 


Se buscan candidatos con idiomas para una de cada tres ofertas de empleo



 


‘Hablemos de Empleo’ llega a Facebook con toda la información sobre el mundo laboral



 


FJI-Precarios destapa un fraude a la Seguridad Social por encubrir trabajo con becas



 


¿Por qué lo llaman “beca” cuando es un trabajo en toda regla?



 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+