Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

¿K.O. a la LOE?

El PP se ha impuesto claramente en las elecciones municipales y autonómicas del pasado 22 de mayo. De esta manera, antiguos feudos socialistas han pasado a manos de los populares, que en su día hicieron de la Educación un elemento central de su campa

Publicado en Histórico Noticias
Foto de ¿K.O. a la LOE?
Estudiantes-grado-INEEl pasado 22 de mayo, el PP se hacía con gran parte del mapa autonómico español, incluso arrebatando al PSOE algunos feudos típicamente socialistas, como Castilla-La Mancha o Baleares. Durante toda la campaña electoral, los populares han hecho de la Educación uno de los puntos clave de su programa. Y tras su victoria, son muchos los que se preguntan hasta qué punto se podrán llevar a cabo las medidas prometidas y cómo afectará este cambio de panorama político en los temas relacionados con la Educación.

 

Actualmente, las competencias de la Educación las tienen las Comunidades Autónomas. A lo largo de los últimos meses UPyD ha reclamado al Gobierno que la Educación vuelva a ser una competencia del Estado “para evitar que se produzca una generación perdida, tal y como alertó recientemente el Fondo Monetario Internacional, y también para garantizar la igualdad de derechos de cualquier ciudadano, independientemente de la Comunidad Autónoma en la que viva”. Sin embargo, esta propuesta no tiene visos de ser llevada a cabo a medio plazo, ya que no cuenta con el beneplácito del PP ni del PSOE.

 

Pacto social

 

En vista de los cambios políticos como consecuencia de las últimas elecciones, algunos políticos ya han comenzado a poner en el punto de mira el futuro de la educación en nuestro país. El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha sido uno de los primeros en manifestarse al respecto. Gabilondo ha señalado que confía en que los resultados electorales del pasado 22 de mayo no interfieran en los doce objetivos educativos para la década que, según ha recordado “hemos acordado entre todos: Comunidades Autónomas, Agentes Sociales y comunidad educativa”.

 

Gabilondo ha señalado que espera que el cambio de rumbo político no impida seguir trabajando para lograrlo, “ya que se buscaron unos objetivos que fueran compartidos, y que no dependieran de los resultados electorales”. Según el ministro, “los ciudadanos saben lo que eligen y han elegido, y también saben los discursos que se hacen a favor de la educación”, al tiempo que ha reconocido que “en todo lo que se haga a favor de la mejora de la educación habrá complicaciones”.

 

Con la victoria del PP en gran parte del panorama político español, que muchos entienden como un primer paso hacia un futuro cambio político en el Gobierno de la Nación, y en vista de los diferentes posicionamientos en materia de Educación entre las grandes fuerzas políticas, el futuro de la LOE se ha puesto en el punto de mira de los especialistas.

 

En este sentido, Gabilondo reconoce que “cada política marca una dirección. Si hubieran sido absolutamente idénticos los objetivos quizá hubiéramos encontrado ya el pacto”. Por el momento, el ministro no quiere aventurarse a realizar pronósticos y se limita a mostrarse encantado que tras las elecciones se reactive en algunos discursos el pacto por la educación.

 

“Insistiremos en políticas de calidad vinculadas a la equidad. Nos interesa la excelencia, la exigencia, el esfuerzo y el respeto educativo cada vez más, pero tiene que ir unido a la igualdad de oportunidades”, ha señalado.

 

Estrategia del PP

 

Entre las líneas generales que defiende el PP se encuentra la necesidad de lograr un Pacto Educativo para la reforma y mejora de la educación en España. Además, los populares defienden algunas cuestiones que, según los más críticos, pondrían en peligro la continuidad de la LOE o, al menos, supondrían un cambio en la política educativa.

 

El PP quiere desarrollar una Política Nacional para la Mejora de la Calidad de la Educación que proporcione estabilidad al sistema y garantice la reducción del fracaso escolar, la igualdad de oportunidades en cuanto a becas y la movilidad del alumnado. Asimismo, entre los compromisos adquiridos por el PP está el hecho de que los estudiantes puedan recibir la misma educación, independientemente de la Comunidad Autónoma en la que estudien, garantizando de esta manera la igualdad de oportunidades y la movilidad geográfica. En cuanto a las nuevas tecnologías, se pretende elaborar un Programa de universalización, conocimiento y uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

 

A pesar de las críticas recibidas al respecto, el PP ha defendido su compromiso con la escuela pública y la escuela sostenida con fondos públicos, al tiempo que se ha manifestado a favor de favorecer el sistema de conciertos con el fin de garantizar la libertad de elección de los padres. Desde esta formación política también se ha señalado la necesidad de elaborar un nuevo modelo de evaluación de los resultados educativos. Según los populares, deben articularse pruebas censales externas de carácter nacional que permitan conocer los resultados de cada alumno, de cada centro y del sistema en conjunto, en términos homogéneos a efectos de comparación.

 

Idiomas y profesorado

 

El PP pretende establecer por ley la garantía de la enseñanza en lengua castellana en todas las etapas educativas, posibilitando en aquellas Comunidades Autónomas que tengan una lengua cooficial el aprendizaje en ambas lenguas. De esta manera, se desarrollaría un modelo bilingüe (en castellano e inglés) o trilingüe en aquellas Comunidades Autónomas con lengua cooficial, asegurando también la formación del profesorado en inglés. De igual manera, los populares pretenden articular un Programa Nacional de Becas para aumentar las oportunidades de estudio en el extranjero.

 

En este sentido, otro de los objetivos del PP es potenciar los idiomas en todo el sistema educativo, lo que se conseguiría poniendo en marcha un Programa Integral de Aprendizaje del Inglés, que abarcaría desde su enseñanza en la segunda etapa de la Educación Infantil hasta la financiación de becas para estancias en países de habla inglesa.

 

Por último, el PP defiende la reforma de la LOE para establecer la consideración de autoridad pública de maestros y profesores en el ejercicio de sus funciones. Asimismo, considera necesario aprobar un Estatuto Básico de la Fundación Pública Docente que garantice el reconocimiento social, laboral y económico de la figura del profesor.

 

Educación para la Ciudadanía

 

Uno de los puntos sobre los que los distintos grupos políticos han mostrado más desacuerdo en los últimos años se ha centrado en la asignatura de la Educación para la Ciudadanía, defendida por el PSOE y criticada por el PP. Gran parte de los miembros del PP han abogado por su supresión al considerar que sus contenidos no se ajustaban a su nomenclatura, restando horas a otras materias más importantes. Uno de los más críticos con respecto a esta asignatura ha sido el presidente del PP, Mariano Rajoy.

 

Sin embargo, en las conversaciones del pacto educativo el PP dio un giro y defendió eliminarla en Primaria y repartir sus contenidos por el resto de asignaturas y mantenerla en la ESO, pero siempre centrada en el conocimiento de la Constitución. Otra posible alternativa para el PP sería sustituirla por otra asignatura que se denominaría “Europa”, según ha manifestado la secretaria nacional de Educación del PP, Sandra Moreno, quien no ha definido si el contenido se limitaría a la historia del continente, al estudio de las instituciones europeas o a ambas cuestiones.

 

Política regional

 

Aunque el PP establece unos objetivos generales, cada Comunidad Autónoma cuenta con una política propia. En Castilla-La Mancha, tras la victoria de María Dolores de Cospedal, los populares orientarán sus esfuerzos a conseguir una educación pública de la mejor calidad, que consiga las mejores cotas de formación y que reconozca la autoridad del profesor. Según Cospedal “la garantía de una buena educación es instaurar la calidad en los centros públicos”.

 

Otro de los objetivos que se ha marcado Cospedal es introducir la educación bilingüe en todos los niveles educativos de los centros castellanomanchegos, a lo que se ha comprometido a pesar del plan de autoridad regional. “No vamos a escatimar en educación porque es la garantía de futuro de los hombres y mujeres de la región”, ha señalado.

 

En Baleares, José Ramón Bauzá ha señalado que la educación se ha convertido en su prioridad y su compromiso personal. El presidente del PP en Baleares ha anunciado que aumentará las horas lectivas de Primaria en las asignaturas básicas con el fin de reducir los índices de fracaso y abandono escolar. También se ha comprometido a que los padres puedan elegir el idioma de enseñanza de sus hijos, así como que éstos terminen la Educación Primaria dominando las dos lenguas oficiales, el catalán y el castellano, además del inglés. Bauzá cree en la cultura del esfuerzo y en la autoridad del profesor.

 

En Aragón, con Luisa Fernanda Rudi al frente del PP, se aboga por la elección del centro educativo por parte de los padres, y crear una educación de calidad que se base en el mérito y el esfuerzo. Se tiene previsto aplicar medidas de protección para padres y alumnos, y se apoyarán las reformas legislativas necesarias para conseguir que los profesores sean considerados autoridad pública. En cuanto a la Universidad, se intentará conseguir una alta especialización en ámbitos como el sanitario, la logística o la energía.

 

En Madrid

 

Por su parte, en la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre defiende la libre elección de colegio, para que los padres puedan decidir en qué centro quieren que estudien sus hijos. La presidenta autonómica también ha hablado de un nuevo decreto de conciertos que profundice en la libertad, autonomía y transparencia de los centros concertados.

 

El objetivo del PP en la Comunidad de Madrid es extender el bilingüismo, impuesto en la mitad de los colegios públicos madrileños y en un tercio de los institutos para 2015. Otro plan es crear el Bachillerato de Excelencia para los mejores alumnos y la creación de aulas de excelencia en los Institutos de Secundaria que lo soliciten. También se establecerán premios de excelencia escolar y certámenes de ortografía, y se garantizará que todos los alumnos terminen Primaria sabiendo nadar.

 

También habrá Universidades de Excelencia y se trabajará para un sistema de financiación universitaria transparente, al tiempo que se potencia el sistema de becas de excelencia, y la docencia de grado y postgrado en inglés.

 

En 2015 se pretende que haya unas 100.000 plazas públicas para niños de 0 a 3 años y 50.000 cheques de guardería. Se reforzarán las pasarelas entre itinerarios educativos y el apoyo para evitar que se repita o se abandone el curso. En cuanto a la FP, se propone una gestión única y continua, que combine la formación en el centro con el trabajo en la empresa.

 

Se potenciarán las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, y se permitirá a los alumnos de 15 años acceder a Programas de Cualificación Profesional Inicial, enlazando con la Formación Profesional de Grado Medio y el acceso a becas salario para los mejores alumnos de la FP.





Más información:

 

Acceso a propuestas del Partido Popular en materia de Educación y Cultura

 

Contenidos relacionados en aprendemas.com:

 

Educación y Empleo: dos grandes bazas en las elecciones del 22-M

 

Los alumnos más sobresalientes de Madrid podrán acceder a un Bachillerato de Excelencia

 

Andalucía incluye becas para jóvenes desempleados en su nuevo Plan Motiva

 

Zapatero anuncia la creación de 30.000 becas de formación y prácticas para desempleados

 

Los niños también se preocupan por el empleo de sus padres y son críticos con la política