Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Inhibir el comportamiento en los niños puede generar ansiedad en la adolescencia

Un equipo de investigadores ha demostrado que existe una relación directa entre la inhibición de comportamientos durante la primera infancia y el apego a los padres con la ansiedad social en la adolescencia.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Inhibir el comportamiento en los niños puede generar ansiedad en la adolescencia
Estudiantes-grado-INEUn equipo de investigadores de la Universidad de Maryland ha realizado un estudio en el que se pone de manifiesto la relación entre la inhibición del comportamiento cuando se es pequeño y la aparición de ansiedad durante la etapa de la adolescencia.

 

Ver cursos de Psicología Infantil

 

Según el estudio, que ha sido desarrollado por el Departamento de Desarrollo Humano y Metodología Cuantitativa de esta universidad, inhibir de forma persistente el comportamiento de los niños durante la infancia es un factor que propicia la aparición de ansiedad social en la adolescencia. Es decir que aparece un cuadro de ansiedad cuando los jóvenes tienen que hacer alguna actividad en público o bien acudir a sitios en los que no conocen bien a las personas. No obstante, está relación directa solo se constata en aquellos jóvenes que no tenían apego a sus padres durante la infancia.

 

Ver cursos sobre ansiedad

 

Esta investigación –que ha sido realizada en colaboración con el Instituto Nacional de Salud Mental y la Universidad de Waterloo-, se llevó a cabo con un total de 165 adolescentes europeos y americanos de edades comprendidas entre los 14 y 17 años de edad y de clase media-alta, que fueron reclutados para la investigación cuando tenían cuatro meses de vida.

 

El estudio, que se ha publicado en la revista Child Development, observó a padres y niños cuando éstos tenían 14 meses en un laboratorio para ver cómo los bebés respondían a breves separaciones de sus padres. De esta manera, se clasificó a los niños entre los que tenían más o menos apego a sus padres de acuerdo con la observación que se llevó a cabo.

 

Además, también se hicieron pruebas en el laboratorio para observar la inhibición de la conducta de los niños y su reticencia social cuando se encontraban nuevas situaciones y nuevos compañeros en sucesivas ocasiones. Unas pruebas que se hicieron a los 14, 24, 48 y 84 meses. Por su parte, los padres tuvieron que completar cuestionarios sobre el comportamiento de los hijos en nuevas situaciones y con personas que no son familiares.

 

Con estas observaciones y cuestionarios, los investigadores volvieron a clasificar a los niños años más tarde, cuando tenían entre 14 y 17 años de edad, teniendo en esta ocasión los padres y los participantes que completar cuestionarios sobre la ansiedad.

 

Todas las pruebas reflejaron que los jóvenes que aseguraron sentirse nerviosos cuando tenían que ir a fiestas, bailes u otros lugares en los que no conocían bien a las personas o tenían que hacer algún acto en público, registraron una puntuación más alta en ansiedad social que los que dijeron que tenían esas sensaciones con menos frecuencia.

 

Además, se constató que los niños que tenían menos apego a sus padres durante la infancia y a los que se inhibió en su comportamiento tenían niveles más altos de ansiedad social en la adolescencia. Esta ansiedad todavía era mayor en aquellos niños que reaccionaban con enojo y no se calmaban cuando se reencontraban con sus padres de nuevo durante la realización de las pruebas.

 



 ¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!

 

 

Más información:

 

New predictors for Teen anxiety