Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

IE Universidad desvela los precios de la cultura en ciudades de todo el mundo

Madrid se sitúa como la ciudad más cara para ir a un concierto de música clásica, Londres lo es para ir al cine y Montreal para ir a un concierto de pop/rock. Así lo desvela un informe elaborado por IE Universidad y Gavin Aderson & Company.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de IE Universidad desvela los precios de la cultura en ciudades de todo el mundo

¿Cuánto cuesta ir a un festival en Londres? ¿Y al teatro en Ámsterdam? ¿Por qué precio se puede comer en Sydney? Son algunas de las múltiples preguntas a las que da respuesta un informe elaborado por IE Universidad y Gavin Anderson & Company titulado “El coste del ocio en las principales ciudades del mundo” donde se analizan 20 ciudades como Lisboa, México, Madrid, Praga, Ámsterdam, Berlín, Nueva York o Tokio. Las conclusiones, presentadas por el profesor Gildo Seisdedos, dejan claro que Europa sigue siendo el continente cultural por excelencia porque tiene 11 de las 20 capitales de la cultura.


 


Madrid y Bruselas son, según este informe, dos de las Cultural Rising Star o estrellas culturales emergentes, ciudades con una oferta de calidad y un precio “tremendamente competitivo”. El caso contrario es Milán, un valor clásico en retroceso pues en ella confluye una oferta cultural en retroceso con precios a la baja. Los que permanecen en la cresta de la aristocracia cultural son Londres, París y Viena definidas en el documento del IE como “mecas del peregrinaje cultural europeo”.


 


Un paseo por la cultura mundial


 


En función de los resultados presentados por el profesor Seisdedos, París es la ciudad más cara para ir a un museo, con un precio de 12,9 euros, a diferencia de Londres que abre las puertas de forma gratuita de sus museos, no así de los monumentos, visita por la que cobra una media de 12,24 euros, un precio muy superior al resto de ciudades analizadas.


 


También en Londres el precio de la entrada de cine es muy elevado, en concreto, es tres veces más caro que en Madrid, mientras que ambas ciudades tienen una renta per cápita parecida de unos 22.000 euros.


 


En Madrid, sin embargo, lo que es un lujo es asistir a un concierto de música clásica, pues la entrada cuesta una media de 104,5 euros. Casi sale más barato hacer una escapada a Berlín y adquirir una butaca por los 31,3 euros de media que cuesta en este tipo de conciertos. Lejos queda de estos precios, asimismo, Sao Paulo cuyos habitantes pagan solamente 1,5 euros.


 


Aunque, si para la música clásica los berlineses pagan relativamente poco, en el teatro no se puede decir lo mismo. El ticket para este tipo de ocio cuesta una media de 204 euros. En Bruselas, donde la renta es más elevada que en Berlín, la entrada es la más barata de los investigadas, 12,5 euros.


 


Nueva York no podía falta en esta clasificación, y es que destaca por sus económicos precios para ir al ballet y a la ópera, pues sus habitantes pagan de media 43 euros, y tienen un renta per cápita que supera los 29.000 euros. En comparación, los habitantes de Buenos Aires pagan de media 53 euros por la entrada y su renta es de poco más de 8.200 euros.


 


Por lo que respecta a los conciertos de pop y rock, en Montreal se paga uno de estos espectáculos a precio de “Rolling Stones” pues normalmente cuestan más de 250 euros, un precio desorbitado a pesar de que su renta per cápita está entre las más altas de las investigadas en este estudio. Más razonable es el precio de un concierto en Bruselas por el que se suelen pagar 52 euros y los festivales, que también son en esta ciudad uno de los entretenimientos más accesibles, con un precio medio de 11,6 euros. Sucede al contrario en Ámsterdam, donde los “festivaleros” suelen pagar más de 120 euros.


 


Y, como la gastronomía es también arte y parte de la cultura, del informe se extrae que Sydney es la ciudad más cara para comer con una media de 55,5 euros que pagan sus habitantes con una renta de más de 23.600 euros. Sin embargo, sorprende Tokio donde se puede comer por unos 4,75 euros, ciudad donde tienen una renta per cápita un poco inferior a los 21.340 euros.


 


¿Dónde alojarse? Ahora que se acercan los Juegos Olímpicos, los hoteles de Beijing son los más caros de todas las ciudades analizadas, con un precio medio muy elevado que ronda los 230 euros, teniendo en cuenta que la renta de sus habitantes es de 3.345 euros. Es precisamente en Beijing, y también en Hong Kong, donde se venderán más caras las entradas a las Olimpiadas (239 euros), mientras que en ciudades como Nueva York o Dublín serán más accesibles.



 


Tal y como afirma el profesor Seisdedos, “cada lugar es diferente, y lo mismo que ocurre con los vinos, cada ciudad produce una cultura diferente especial y genuina. La cultura es algo que nace espontáneo pero pronto se ha transformado en una industria”. En su opinión, hay tres causas que explican esta “industria estratégica”: porque crece a buen ritmo, y es por ello que se constituye como alternativa válida para ciudades industriales en declive; porque añade atractivo a las ciudades a la hora de la toma de decisiones de localización de las grandes corporaciones multinacionales; y, por último, porque juega un papel relevante en los procesos de integración de los inmigrantes.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


IE Universidad


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Inmortalizar la diversidad cultural tiene premio


 


Madrid es la mejor ciudad del mundo para hacer negocios según el ranking de Monocle


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+