Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

¿Hay que flirtear con el jefe para ascender?

Existen numerosas formas de encauzar una carrera profesional y el sexo es una de ellas. Al menos esto es lo que se desprende del informe Best Boss de Adecco según el cual un 7% de los trabajadores piensa que acostarse con el jefe les ayudará a medrar

Publicado en Histórico Noticias
Foto de ¿Hay que flirtear con el jefe para ascender?

¿Ayuda flirtear con el jefe a conseguir un ascenso? ¿Y llegar más allá? Relacionar el sexo con el desarrollo profesional y los ascensos no es algo nuevo, pero sí saber que un 7% de los trabajadores piensa que acostarse o tener un romance con uno de los superiores puede efectivamente favorecer su carrera y ayudarles a conseguir un puesto mejor. Estos son parte de los resultados del informe Best Boss elaborado por Adecco entre 1.000 trabajadores  y jefes estadounidenses.


Pero pensarlo y hacerlo son dos cosas diferentes. Aquí el porcentaje cae estrepitosamente, aunque sigue siendo significativo. Un 7% asegura haber flirteado con sus superiores para conseguir favores laborales y el deseado ascenso.  Sin embargo, lo cierto es que dejando de lado los amoríos interesados, la mayoría de empleados  considera a su jefe como su amigo. En concreto, uno de cada seis lo cree, aunque después apenas un 23% pasa tiempo con ellos fuera de la oficina y disfruta de ello, en tanto que sólo el 18% adicional desearía hacerlo.


 


Las redes sociales han llevado las relaciones personales a otro nivel, aunque en el caso de las referidas a jefe-empleado, sólo un 18% están conectados a través de LinkedIn, Facebook, Twitter o herramientas similares. De estos, un 10% están preocupados de que su jefe vea lo que publican en Internet, aunque curiosamente temen más la parte ideológica, es decir, sus opiniones y creencias, que las fotos o videos que se puedan colgar. Todos estos miedos hacen que al final un tercio de los que están conectados con sus jefes a través de las redes sociales preferían no haberlo hecho y casi la mitad –un 45%- ya ha tomado medidas para que sus superiores no puedan ver determinados aspectos de su perfil.


Según Adecco, la crisis ha servido para acercar a los jefes a sus empleados, aunque esto se ha traducido en un mayor estrés para ambos bandos, aunque especialmente para el primero. Esto también se debe a que cada vez están más centrados en el trabajo que antes de la recesión –un 69% los trabajadores y un 77% los jefes.


El informe también desvela una correlación entre número de personas a cargo y nivel de estrés. Un 71% de quienes lideran equipos de más de once están más estresados por sólo un 57% que tiene a su cargo menos de ese número de empleados. Incluso en el tipo de trabajo existen diferencias. El 67% de los jefes ‘de cuello de camisa” está más estresado por sólo un 59% en el caso de los industriales. Del mismo modo, un 70% de los primeros trabaja ahora más horas por sólo un 61% de los segundos.


Lo que no cambia según el informe Best Boss es la tendencia de los jefes a sobrevalorar sus capacidades y enfocar de forma incorrecta su liderazgo. Tanto es así que casi un tercio de los mandatarios creen que su estilo se asemeja al coaching, aunque sólo uno de cada cinco empleados comparte su opinión. Por el contrario, apenas un 15% de los jefes cree ser autoritario por un 23% de los empleados que piensan que lo son.


Quizás por todo esto, sólo uno de cada tres empleados aspira al trabajo de sus jefes, aunque si hablamos del total, la cifra asciende al 30%. Y es que los jefes tienden a ser más ambiciosos que sus empleados de forma que un 37% de quienes ya tienen poder desean acceder al puesto superior por sólo un 26% de quienes no lo tiene. Los hombres también tienen más aspiraciones que las mujeres. La diferencia es del 36% frente al 23%.


 


Más información:


Informe Best Boss de Adecco