Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Habría que conceder más créditos blandos a los universitarios

El presupuesto destinado a la concesión de créditos blandos a los universitarios españoles es todavía insuficiente. Muchos países europeos ya los conceden desde hace décadas y también nuestro gobierno debería hacer un mayor esfuerzo en este aspecto.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Habría que conceder más créditos blandos a los universitarios

Redacción Aprendemas.com – 29/11/2002


No ha sido nunca especialmente popular en España eso de financiar los estudios universitarios a través de créditos. Ni los bancos han sido demasiado proclives a su promoción, que sin embargo ahora parece que sí el Santander Central Hispano trata de estimular, ni se ha destinado nunca una parte importante, tan siquiera mínima, del presupuesto del Ministerio de Educación a este concepto. Al contrario, la mayor parte del gasto público en enseñanza superior la dedica dicho ministerio a la financiación de las instituciones universitarias, sobretodo en lo que respecta al pago de tasas de matrícula. Así pues, bien poco se destina a ayudas para estudiantes, el 11% del PIB español, cifra insuficiente en opinión de las asociaciones de estudiantes y muy inferior al de la media de países desarrollados (OCDE) que está en el 0,27% del PIB.


Recomienda tanto la OCDE como la Unión Europea que el gasto en esta última partida se incremente en nuestro país a costa de una financiación pública de las tasas universitarias en estos momentos excesiva. Así también, recomienda una mayor dotación de fondos para la concesión de créditos blandos para los universitarios, forma de financiación que hasta hace bien poco no contemplaba el Ministerio de Educación.


En 1998 – 1999 se implantó en nuestro país un programa de créditos blandos y ese primer curso los solicitaron 1.913 estudiantes universitarios. 501 estudiantes lo solicitaron en el curso 1999 – 2000, 878 en 2000 – 2001 y 1.102 el curso pasado. En total 4.394 créditos desde su implantación, logro del que, por otra parte, el ministerio se siente especialmente satisfecho por cuanto todos los universitarios que lo han solicitado lo obtuvieron.


No obstante, esta cifra en términos comparativos es insignificante teniendo en cuenta que no representa ni siquiera un 1% del total de gasto público en enseñanza superior. Además, si lo comparamos con países como Gran Bretaña, con un 11%, Suecia, con un 20%, o los Países Bajos, con un 26% del gasto, nos daremos cuenta de lo mucho que se tiene que mejorar en este aspecto. Por lo pronto, el gobierno, ya el año pasado flexibilizó las condiciones para solicitar uno de estos créditos, omitiendo el requisito de no tener ninguna asignatura pendiente de años anteriores. Así pues, es de esperar que poco a poco este tipo de financiación se vaya extendiendo por nuestras universidades, al menos, así lo deseamos.