Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Gobierno y agentes sociales parecen ponerse de acuerdo para iniciar la reforma laboral

Impulsar la contratación de jóvenes, revisar la actual política de bonificaciones a la contratación o reforzar la labor que desempeñan los Servicios Públicos de Empleo, son algunas de las medidas estrella del Ejecutivo. Todas ellas ya han sido puesta

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Gobierno y agentes sociales parecen ponerse de acuerdo para iniciar la reforma laboral

La reforma del mercado laboral está a la vuelta de la esquina desde que el pasado viernes día 5 de febrero, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, se reunieran con los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, así como con los presidentes de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y de CEPYME, Jesús Bárcenas.


 


Al término de la reunión, lo que era un secreto a voces se confirmó con la comparecencia pública de los representantes de los empresarios, de los trabajadores y el presidente del Gobierno. Todos, por primera vez, parecían haber llegado a un acuerdo.


 


La primera medida, tal y como explicó Zapatero, va dirigida a reducir la dualidad entre trabajadores fijos y temporales y a disminuir la “excesiva” temporalidad de nuestro mercado laboral. Una contratación estable y de calidad es, ahora, “elemento central del nuevo modelo de crecimiento económico y de nuestro sistema de relaciones laborales”, aseguran desde Moncloa. Y es que sólo “sólo la centralidad del trabajo estable hará crecer la productividad en unos términos que redunden en el aumento de la competitividad de las empresas y de la economía española”.


 


El segundo cambio afecta a los jóvenes, un sector del que se pretende favorecer la contratación ya que su “situación se ha deteriorado particularmente en los dos últimos años como consecuencia de la crisis económica”. Ante este panorama, el Ejecutivo se propone “mejorar de forma significativa la empleabilidad y la capacidad de integración y promoción profesional de los jóvenes en el mercado de trabajo a través de políticas activas de empleo, fundamentalmente basadas en la formación”.


 


Su tercer objetivo es el  refuerzo de los Servicios Públicos de Empleo así como mejorar la intermediación laboral ya que “la actividad desarrollada por estos agentes carece, en algunos casos, de un marco regulador”. Así, el Gobierno de Zapatero propone fomentar “la mejora de la empleabilidad de los trabajadores desempleados mediante la realización por los mismos de itinerarios individuales de inserción laboral. Además, debería avanzarse en la eficacia y la eficiencia de los SPE (Servicios Públicos de Empleo) en la intermediación y en la recolocación de las personas desempleadas, en especial de los grupos más desfavorecidos, poniendo el énfasis para ello, básicamente, en cuestiones como ofrecer una atención personalizada”.


 


Nada está cerrado


 


Revisar la actual política de bonificaciones a la contratación para que su eficacia no sea tan limitada como lo es ahora es otra de sus propuestas, pues según el informe sobre las bonificaciones a la contratación, “el actual sistema presenta evidentes síntomas de agotamiento que harían aconsejable abrir una reflexión sobre su replanteamiento y reforma, particularmente en una situación de crisis de la economía y del empleo como la que atraviesa en este momento nuestro país”. Ante ello, “el Gobierno manifiesta su disposición a evaluar conjuntamente con los interlocutores sociales el actual sistema de bonificaciones a la contratación, estudiando, a la vista de la evidencia anterior, si resulta necesario y eficiente el mantenimiento de una política de bonificaciones a la contratación y, en su caso, la conveniencia de concentrar las nuevas bonificaciones a la contratación”.


 


Además, el Ejecutivo pretende promover la negociación colectiva y la flexibilidad interna en las empresas; seguir avanzando en la igualdad y no discriminación en el trabajo entre mujeres y hombres; mejorar el control del absentismo laboral y fomentar el uso de la reducción de jornada como instrumento de ajuste temporal de empleo, el denominado “modelo alemán”.


 


Rodríguez Zapatero dijo que su documento de propuestas es “denso” y “meditado”. Aun así, aseguró que está abierto al diálogo porque lo que pretende es “facilitar” y no sustituir “los cauces de diálogo” entre el Gobierno y los agentes sociales. Igualmente, recalcó que las propuestas no supondrán una pérdida de derechos para los trabajadores en lo que las indemnizaciones por despido se refiere. En este sentido, explicó que una de las medidas del Ejecutivo pasa por fomentar la contratación indefinida sin que ello suponga más costes a los empresarios ni pérdida de derechos para los trabajadores.


 


Primer consenso


 


Trazadas ya las primeras líneas generales del plan, al Gobierno le toca ahora ponerse de acuerdo con los diferentes agentes sociales y concretar las medidas. Un diálogo que, esperan, se produzca pronto con el objetivo de que nos “pongamos ya manos a la obra” para crear y dar estabilidad al empleo, pues eso es lo que la sociedad demanda y es la “primera obligación del Gobierno”, señaló Zapatero.


 


Lo bueno es que, a priori, la puesta en marcha de las medidas no tiene por qué retrasarse. Y es que los representantes de UGT, CC.OO. CEOE y CEPYME salieron con una sonrisa al término de la reunión.


 


Para el presidente de la patronal, Díaz Ferrán, las líneas del documento son “todas positivas y van todas en la buena dirección”. Ahora, tanto sindicatos como Gobierno y empresarios al fin se ponen de acuerdo para empezar a trabajar pronto “cargándonos de responsabilidad ante los problemas que estamos atravesando”, apuntó Bárcenas.


 


El documento, para el secretario general de UGT, Cándido Méndez, tiene “en cuanto a epígrafes un alcance suficiente y en cuanto a concreción una flexibilidad suficiente” para hablar de empleo mientras que para el de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, la idea de Rodríguez Zapatero “es una propuesta y, por lo tanto, discutible”.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


La Moncloa


 


Contenidos relacionados en aprendemas.com


 


La nueva reforma laboral deberá crear contratos con duración e indemnización pactadas


 


El modelo alemán no es la solución para España, según Bruselas


 


La clase asalariada es el colectivo más afectado por la crisis, según un estudio


 


Los directivos españoles, más pesimistas que sus colegas mundiales ante la salida de la crisis


 


El Banco de España cree necesaria la reforma laboral para afrontar la crisis


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+