Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Francia quiere 'meter mano' a las escuelas élite francesas

El Gobierno francés está empeñado en que las escuelas más elitistas del país se abran al público en general y para ello pretende que estos centros incluyan siempre un 30% de alumnos becados por el propio Ejecutivo.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Francia quiere 'meter mano' a las escuelas élite francesas

El sector educativo francés se enfrenta a lo que puede ser un cisma que cambie el perfil de buena parte de las escuelas más elitistas. El presidente Nicolás Sarkozy se ha propuesto restar un poco de glamour y elitismo a las denominadas como Grandes Escuelas francesas. Se trata de un grupo de 200 centros de educación superior paralelas a la universidad, pero bien diferenciadas.


 


Estas Grandes Escuelas son el vivero para dirigentes políticos, economistas y empresarios que después suelen entrar a formar parte de la élite del país, a la que muchos casos se le acusa de excesiva endogamia. El Gobierno presidido por Sarkozy pretende terminar con esto instaurando un cupo de estudiantes becados por el Gobierno de forma obligatoria. Se trataría de un 30% del alumnado al que el Ejecutivo permitirá acceder a la educación más exclusiva para oxigenar las clases altas de la sociedad gala.


 


Sin embargo, estas escuelas no parecen dispuestas a aceptar esta injerencia en sus funciones. La Conferencia de Grandes Escuelas (CGE), el órgano que las agrupa y representa, ya ha rechazado mediante un escrito esta posibilidad. Sus motivos son que consideran esta medida ineficaz y un peligro para el nivel académico de los centros. El texto remitido por la CGE y que recoge El País, indica que “el nivel de los exámenes deberá seguir siendo el mismo para todos”, lo que es incompatible con un cupo fijo de alumnos becados por el Gobierno.


 


Desde la CGE aclaran que apuestan por la democratización de la enseñanza superior en pos de una mayor equidad social, pero consideran que la propuesta del Gobierno no es la adecuada. Esta equidad debe producirse “con ayudas individualizadas a candidatos provenientes de entornos desfavorecidos para ayudarse a superar las pruebas” y que así puedan acceder a las 'fábricas' de la élite social gala.


 


Las Grandes Escuelas agrupan al 14% de los estudiantes de enseñanza superior, que bien acuden ya o están preparándose para acceder a uno de estos centros. Y es que entrar en estas instituciones no es fácil y suele requerir un curso preparatorio de dos años y un complicado examen de acceso. Lo que los directores de estas escuelas elitistas temen es que la iniciativa del Gobierno sirva para saltarse la prueba de acceso.


 


La negativa de la CGE a acatar los deseos del Gobierno no ha sentado muy bien en el Ejecutivo presidido por Sarkozy y las críticas no han tardado en llegar. El mayor reproche se centra en el miedo al cambio por parte de estas grandes escuelas y se empiezan incluso a plantear por qué deben seguir recibiendo financiación pública.


 


Incluso algunos directores de estas escuelas están de acuerdo con la postura del Gobierno. Este es el caso de Instituto de Estudios Políticos de París, que desde el año 2000 desarrolla una campaña para acoger a alumnos provenientes de medios marginales, ya que consideran que tienen más posibilidades de ser buenos alumnos.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Conferencia de Grandes Escuelas (CGE)