Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Falta de innovación en los MBA latinos según el último ranking AméricaEconomía

Un estudio llevado a cabo por AméricaEconomía Intelligence que, más allá de haber obtenido una mera clasificación de referencia, ha puesto claramente de manifiesto las fortalezas y debilidades de las escuelas de negocio de América Latina. Asimismo, h

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Falta de innovación en los MBA latinos según el último ranking AméricaEconomía

Tres son los años que lleva la revista AméricaEconomía realizando la que puede considerarse, por el momento, como única clasificación precisa y minuciosa de ámbito hispano sobre los MBA más prestigiosos. No en vano, hablamos de una revista latinoamericana perteneciente al Grupo Dow Jones, una de las corporaciones mediáticas más importantes del mundo, dueña, entre otras publicaciones, de Wall Street Journal. El Grupo Dow Jones es conocido por ser referencia mundial varios de sus índices y clasificaciones. Wall Street Journal, por su parte, publica anualmente desde Estados Unidos uno de los más prestigiosos ranking MBA del mundo.


La particularidad de América Economía con su Ranking MBA es que lo hace desde el punto de vista del ejecutivo latinoamericano. Valora las escuelas de acuerdo al interés de los profesionales en esta zona geográfica, de su singularidad económica y así de sus particulares necesidades. En realidad distingue dos clasificaciones: por un lado, los MBA de las escuelas latinoamericanas, y por otro lado, los MBA impartidos por las escuelas más prestigiosas del mundo fuera del ámbito latinoamericano, en este segundo caso incluidas las más prestigiosas de España.


Por lo demás, desde un planteamiento técnico, evalúa las escuelas de negocios en función de su calidad académica, su inserción internacional y el poder de la marca en cuanto a prestigio laboral, tres parámetros que, en definitiva, se corresponden con los habituales estándares internacionales de evaluación. Es el equipo AméricaEconomía Intelligence el encargado de realizar el estudio de evaluación. En cada área de análisis, éste considera los datos proporcionados por las escuelas a través de un cuestionario a medida. Asimismo, el equipo realiza una visita a todas y cada una de las escuelas de negocios para constatar in situ las innovaciones realizadas y además conocer al decano, el cuerpo académico y alumnos y graduados del MBA. Por último, se desarrolla una encuesta entre altos ejecutivos en Latinoamérica para determinar la imagen de prestigio local y regional.


Por tanto, para la calidad académica de los diversos programas MBA que se ofrecen en América Latina se tiene en cuenta los profesores a jornada completa, análisis de la escuela y productividad en investigación de management; para la calidad e inserción internacional se tiene en cuenta la composición internacional, los nexos estratégicos y el intercambio de alumnos; y para el poder de la marca son considerados el “brand equity escuela” y el atractivo país.


Uno de los aspectos más a valorar en este estudio es, especialmente, las conclusiones a las que de manera general se ha llegado. Ha servido para conocer de una manera precisa cuáles son las fortalezas y debilidades de las principales escuelas de los países latinoamericanos. Y quizá el desafío que mejor han sabido acometer haya sido la internacionalización, de manera que algunas escuelas han logrado incluir sus programas en el selecto grupo de MBA más prestigiosos del mundo. Se ha conseguido crear ejecutivos globales y se ha llegado a alianzas con diferentes escuelas de primer nivel mundial.


Innovar es al final la solución...


Sin embargo, se lamenta AméricaEconomía de que las instituciones latinoamericanas no se han contagiado aún de la importancia que sí dan sus homólogas en los países desarrollados a la investigación. La innovación y la creación de conocimiento, la falta de ambas, es un distintivo que desgraciadamente pesa demasiado en la calidad de los programas impartidos en Latinoamérica. La innovación curricular, es decir, las novedades en el diseño de los propios programas brillan por su ausencia haciendo de éstos un producto demasiado estático y previsible, sin ninguna escuela que proponga cambios originales con respecto al resto y con respecto al sempiterno referente norteamericano en la manera de impartir y en los contenidos de los mencionados programas.


Tampoco la creación de conocimiento es algo en lo que destaquen las escuelas de la comunidad hispanohablante de América, excepción hecha de puntuales ejemplos como la escuela costarricense de INCAE. Claro que este aspecto, según se señala en este estudio, es fiel reflejo de la condición de “país en vías de desarrollo” que caracteriza a todos los de esa extensa región.


La enseñanza es la que directamente y a corto plazo genera los ingresos, de ahí que muchas escuelas de negocio se hayan sentido tentadas a sólo realizar esta actividad. Se olvidan de que a largo plazo hay que crear valor, y así, es importante investigar sobre la realidad de los negocios, entender los problemas e interactuar con las empresas del país o la región. Y precisamente la evidencia más palpable de esta carencia la encontramos en el escaso número de publicaciones científico-económicas, tanto de libros como de artículos, por parte de los profesores de las escuelas de Latinoamérica en las revistas consideradas de referencia mundial en el ámbito académico.


Se lamenta el equipo de AméricaEconomía Intelligence de que las escuelas de negocios latinoamericanas no tienen demasiadas investigaciones y publicaciones de calidad internacional. Sólo el 50% de éstas pueden “presumir” de tener al menos un artículo de sus profesores publicado en revistas inscritas en la web científica del Institute for Scientific Information (ISI), la base de datos de publicaciones académicas más reconocida del mundo. En total, hay 138 textos de profesores que dictan clases en los programas MBA latinoamericanos y que han publicado en los últimos tres años. Y si hablamos de las publicaciones más elitistas, las conocidas en el mundo académico como clase “A”, el panorama se hace todavía más desalentador.


Recuerda el estudio que para ser promovido entre las distintas categorías de profesor en las mejores escuelas de negocios del mundo, se suele exigir tener al menos de 5 a 8 artículos en los “journals de management”. La información entregada y auditada por AméricaEconomía, entre 2000 y 2002, los profesores de los MBA latinoamericanos comparados sólo publicaron 11 artículos en alguna de estas revistas, es decir, el equivalente al 8% del total de publicaciones de académicos de escuelas latinoamericanas en ISI. Además, en dichas publicaciones se comprueba un excesivo sesgo hacia el área de las ciencias sociales, siendo demasiado escaso el desarrollo de investigaciones consistentes. Es oportuno señalar que también las asociaciones acreditadoras de programas MBA, como la Aacsb, han recomendado a las escuelas latinoamericanas aumentar sus publicaciones.


Y claro, esto tendrá que verse reflejado en la actividad académica que adolecerá de una menor actualización de conocimientos. Un conocimiento obsoleto y estéril, que desmotivará a los profesores interesados en hacer investigación y que les “animará” a emigrar a centros y universidades de los Estados Unidos y Europa. Un escaso conocimiento, asimismo, que se transmite a los profesionales, ejecutivos y empresas desde las escuelas, empresas que a su vez aportan pocos recursos a la investigación, haciendo un círculo vicioso que impide a América Latina entrar en la deseada economía del conocimiento. Y no vale poner de excusa el ambiente de gran inestabilidad de esos países, pues como bien se señala en AméricaEconomía precisamente supone un valioso laboratorio para investigar y descubrir cómo las empresas y las industrias se adaptan y sobreviven en ambientes tan volátiles.


Marcando las diferencias...


Honrosa excepción hay que hacer de INCAE, la más conocida escuela de negocios de Costa Rica, que gracias a la atención prestada al antes mencionado, así como, al resto de aspectos académicos le ha valido para que su MBA sea colocado en la primera posición del Ranking América Economía de Escuelas Latinoamericanas 2003. Esta escuela ha demostrado una mayor solidez en la creación de conocimiento, mantiene una alta proporción de doctorados, con una productividad intelectual mayor que el resto de competidores -12 artículos en revistas de prestigio, 16 libros en los últimos 3 años-.


Su inmediato seguidor, la EGADE del Tecnológico de Monterrey tiene también una elevada proporción de profesores doctorados en Estados Unidos y Europa, 77%, una elevada proporción de alumnos extranjeros, 71%, y unos acuerdos internacionales de gran valor. Sin embargo, esta prestigiosa escuela es un claro ejemplo del mal general que hostiga a las escuelas latinoamericanas, teniendo un claustro con gran cualificación pero que tiene en su haber muy pocas publicaciones de calidad, y más si tenemos en cuenta la gran dimensión de esta institución mejicana.


Dos son los MBA de escuelas chilenas que empatan en la tercera posición, el de la Pontificia Universidad Católica de Chile y el de la Universidad Adolfo Ibáñez. La Pontificia destaca, asimismo, por su alcance internacional aunque, de nuevo, su número de publicaciones es muy escaso. Como estas dos, parece que se ha extendido en Latinoamérica una fiebre por alcanzar acuerdos académicos de colaboración con escuelas de prestigio en otros países, así como, por obtener las acreditaciones de calidad académica más importantes – AACSB, Equis, AMBA-. Incluso las escuelas brasileñas, encabezadas en este Ranking por la Fundación Getunio Vargas – EAESP (San Paulo), pecan de ese escaso interés por la creación de conocimiento, por llevar a cabo proyectos de investigación.


Y esto ha de preocupar a los responsables de las escuelas locales más consolidadas en tanto en cuanto varias escuelas de gran prestigio, especialmente estadounidenses y españolas, están empezando a mostrar gran interés por establecerse en los principales centros económicos de Latinoamérica. Escuelas como la Wharton ya han desembarcado en América Latina y se señala como clave para el éxito entre los ejecutivos de la zona comprender en profundidad la realidad de la región y, conforme a ello, desarrollar un material educativo a medida.


Chile y Méjico son los dos países que mayor presencia tienen en este ranking, confirmándoles como los dos países latinoamericanos más desarrollados en la formación de ejecutivos. No obstante, Argentina también está representada por la Escuela de Dirección y Negocios IAE, que ocupa un meritorio octavo lugar. Y tampoco podíamos dejar de citar a IEDE Chile, vinculada a una conocida escuela de negocios española y que pese a llevar menos de 10 años en América ya se ha hecho un sitio, además por segundo año, en este selecto ranking. Su gran apuesta por la internacionalización es algo a lo que los ejecutivos no son indiferentes y que con el tiempo dará a IEDE Chile un mayor prestigio si cabe en la región.


Hay que valorar el gran esfuerzo que muchas escuelas Latinoamericanas han demostrado para mejorar su calidad académica y que poco a poco va notándose en el reconocimiento local e internacional que empiezan a tener. Con todo, si algo siempre ha caracterizado al ejecutivo de América Latina no es otra cosa que su preferencia por estudiar más allá de sus fronteras, fundamentalmente en las escuelas norteamericanas y españolas de mayor prestigio. Tal particularidad era importante que América Economía la tuviera muy en consideración, y de ahí que, junto al mencionado estudio de las escuelas de la región, haya llevado a cabo un estudio paralelo de las mejores escuelas del mundo, claro está, primando las necesidades particulares de los profesionales, empresas y ejecutivos latinoamericanos.


En el que ha dado en llamar Ranking de los Mejores MBA Globales para Latinoamericanos ha querido en equipo responsable del estudio incorporar en la ponderación una nueva variable que no es otra que la innovación curricular, es decir, la creatividad tanto en el diseño de los contenidos como en la estructura del programa. Investigación, innovación y contenido, formando así un atractivo círculo vicioso, este ha sido precisamente un factor clave para que el MIT Sloan haya obtenido la primera posición en el ranking.


Estados Unidos aún llevan al resto del mundo gran distancia como país pionero en la educación para ejecutivos, su liderazgo en investigación, son cosas que siguen quedando patentes en las clasificaciones, que, como en este caso, casi monopolizan las 10, incluso, 20 primeras posiciones. Así pues, tenemos muy de cerca escuelas bien conocidas por la mayoría de ejecutivos, tales como, la Harvard Business School, Wharton y Stanford. Estas hacen respectivamente segunda, tercera y cuarta. Y tenemos otras destacadas como la Columbia University, la GSB Chicago o la Fuqua School of Business.


España es el otro país que ha apostado poderosamente por acercarse al alumno Latinoamericano. El “poder de red” de la escuela, entendido como el esfuerzo por posicionarse y tener vínculos más estrechos con América Latina, ha sido incorporado, asimismo, como nuevo parámetro a ponderar, lo cual, ha beneficiado sin duda a las escuelas españolas. IESE puede presumir de tener una de las redes académicas más sólidas, con estrechos vínculos con el IPADE en Méjico y la IAE en Argentina. Además, ahora acaba de desembarcar en Brasil ofreciendo formación especializada a los ejecutivos de aquel país. De ahí que no sea extraño que este año haya escalado hasta la décima posición en el ranking.


El año pasado fue muy comentada la Alianza Sumaq que el Instituto de Empresa alcanzó con diferentes escuelas e instituciones universitarias de Latino América, iniciativa que hay que reconocer que todavía no ha cuajado. Pero eso no quita que la presencia de la escuela de negocios española en esa zona sea muy destacada y que los programas que imparte en Madrid sean muy solicitados por los profesionales latinoamericanos. Este atractivo la ha situado en el puesto 19. Y no olvidemos a ESADE, la escuela de negocios de los jesuitas en Barcelona, que dispone de una de las redes internacionales más amplias del mundo. Especialmente destacables son sus estrechos vínculos con escuelas de Estados Unidos y América Latina, cosa que justifica su privilegiada posición en la clasificación de este año, en concreto, la 27.


En definitiva, AméricaEconomía Intelligence ha llevado a cabo un estudio serio y pormenorizado que puede ser de gran utilidad para tener un buen conocimiento de la oferta de MBAs existente. Claro que también es importante avisar a los interesados que no han de interpretar el puesto que ocupa una escuela como indiscutiblemente superior a aquellas que están por debajo. Cada una tiene sus particularidades, sus profesores, algunos buenos, otros medio y otros magníficos, sus contenidos que no siempre siguen un mismo patrón. Es habitual que pese a tratarse de programas todos ellos pensados para ejecutivos, para formarles en la alta dirección de empresas, cada uno destaque en unos determinados aspectos. Es inevitable que cada escuela se muestre más fuerte en unas áreas y en otras sea más débil, unas que pueden ser esenciales para un alumno y otras que no. Por eso recomiendan los expertos que cuando se lea un ranking se haga pensando en las necesidades y aspiraciones personales o profesionales de uno mismo.


En este sentido, muy acertado ha estado AméricaEconomía teniendo en cuenta las diferentes áreas o nichos de gestión para, en cada una de estos, citar a la escuela más potente. Así, tenemos el área de estrategia y el de dirección general en los que destaca Harvard; el de marketing con Kellogg a la cabeza; Wharton en finanzas; MIT en tecnologías de la información, en e-business y en operaciones y logística; en Recursos Humanos Stanford marcando las diferencias; la Babson y el Instituto de Empresa comparten liderazgo en el aspecto de iniciativas emprendedoras; y por último la Thunderbird y la Insead sobresaliendo ambas en dirección intercultural.


 


Enlaces de interés:


Web de AméricaEconomía


Rankings MBA AméricaEconomía


Contenidos relacionados en Aprendemas.com :


Tres escuelas españolas entre las mejores del Mundo


World Rankings, la polémica está servida


MBA, ¿qué tal en el extranjero?


Sobre los MBA y derivados (Guía Master ’03)


Canal Rankings Mastermas.com

Todos los Programas MBA en Aprendemas.com