Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Expertos recomiendan reformas estructurales contra la crisis

PricewaterhouseCoorpers ha recabado la opinión de 300 expertos para elaborar un recetario contra la crisis económica y laboral que en éstos momento sufre nuestro país. Recomiendan al Gobierno, entre otras cosas, reformas estructurales y particularmen

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Expertos recomiendan reformas estructurales contra la crisis

En un entorno de franca desaceleración económica los expertos del Consenso Económico de PricewaterhouseCoopers esperan que la situación se deteriore todavía más a lo largo de los próximos seis meses y por eso reclaman “un amplio programa de reformas estructurales para acelerar la salida de la crisis de la economía española a partir de 2009”.


 


En concreto, la mayoría de los 317 expertos y empresarios que han participado en el Consenso Económico correspondiente al cuarto trimestre creen que será necesario flexibilizar la economía, liberalizar algunos sectores y mercados e incrementar la competencia, medidas que servirían para fortalecer el proceso de reactivación económica a partir de 2009.


 


Los expertos abogan por reformas en las prestaciones por desempleo y el sistema de pensiones que sirvan para contrarrestar el aumento de los gastos por el agravamiento del paro y el reto que plantea el paulatino envejecimiento de la población. Del mismo modo, apuntan que debería reformarse “la negociación colectiva, que contribuiría a relajar las presiones inflacionistas y a mejorar la competitividad empresarial. Y consideran, asimismo, importante abordar una reforma tributaria que permita ganar simplicidad y transparencia al sistema y dificultar la evasión fiscal”.


 


La financiación autonómica no es tan prioritaria, ya que sólo la apoyan cerca del 50% de los encuestados. Eso sí, quienes abogan por cambiarla creen que debe hacerse sin espera. Por el contrario, son minoría los que piensan que deberían ampliarse las competencias recaudatorias de las administraciones locales y dos de cada tres expertos consultados opinan que los municipios deberían haber acumulado parte de los ingresos de años anteriores, espoleados por el boom inmobiliario, para afrontar la situación actual.


 


Los expertos también se muestran escépticos sobre el escenario macroeconómico, incluido en el proyecto de Presupuestos del Estado 2009. De hecho “la gran mayoría de los expertos no cree verosímil que el PIB crezca un 1%, que el consumo de los hogares aumente un 0,4% y, sobre todo, que el empleo sólo disminuya un -0,5%”. En cambio, sí juzgan posibles las previsiones  para el sector exterior y para el consumo de las Administraciones Públicas.


 


A la vista de la evolución de la actividad económica y de algunas medidas aprobadas por el Gobierno para paliar los efectos de la crisis en el sistema financiero, las empresas y las familias, un 96% de los panelistas encuestados cree que el déficit en el que incurrirán las cuentas públicas en 2009 superará ampliamente el 1,5%, dado que los ingresos serán inferiores a los previstos y los gastos, superiores a los estimados. La mitad de los preguntados cree, además, que el mayor gasto público tendrá un efecto positivo sobre la recuperación económica, pero no contribuirá a un cambio de modelo de crecimiento. En este sentido, la mayoría de los expertos propone modificar la estructura de gasto del PGE y dotar con más fondos las partidas para infraestructuras (dos de cada tres encuestados cree insuficiente el aumento del 4,5% fijado para 2009) y el fomento de la inversión productiva.


 


En el ámbito tributario, tres de cada cuatro expertos consultados critica la decisión del Gobierno de no deflactar la tarifa del IRPF y aumentar la presión fiscal, en tanto que un 77% considera negativas medidas como la devolución de 400 euros a los contribuyentes o el ‘cheque bebé’ porque son insuficientes para estimular la economía y han drenado un volumen notable de recursos al sector público. De hecho, este tipo de medidas son las que están ahora lastrando la capacidad de maniobra del Ejecutivo.


 


Casi el 90% de los sondeados cree que la actividad económica crecerá en 2009 menos del 1,1%. En línea con lo anterior, un 35% de los panelistas encuestados da por hecha una fuerte desaceleración económica en 2009 independientemente de cuál sea el comportamiento de la economía europea, un porcentaje que duplica el obtenido en la anterior edición del Consenso.


 


El pesimismo también alcanza a Europa


 


El pesimismo de los expertos no sólo afecta a España, sino que también alcanza a Europa. De hecho, el 87% de los sondeados cree que la economía europea seguirá igual o empeorará a lo largo del próximo año. La percepción respecto a la economía de Estados Unidos también empeora, ya que aumenta hasta el 70% el porcentaje de encuestados que cree que la actividad económica de la primera potencia mundial será igual o empeorará en 2009, cuatro puntos más que en el trimestre precedente.


 


De vuelta a España, los expertos se muestran muy pesimistas sobre la situación económico-financiera de las familias en los próximos seis meses, ya que un 75% de los encuestados cree que empeorará. El Consenso también pone de manifiesto un mayor pesimismo sobre la evolución del consumo privado, ya que casi un 91% de los preguntados prevé un frenazo del gasto de las familias, doce puntos más que hace tres meses.


 


Los encuestados también rebajan sus expectativas sobre la situación económico-financiera de las empresas en el próximo semestre. Preguntados por la política de precios de sus empresas en el próximo año, dos de cada tres panelistas afirman que mantendrán estables los precios, debido al estancamiento o la disminución de la demanda. Los expertos del Consenso también anticipan un importante descenso de la inflación en los próximos trimestres, estimaciones realizadas antes de la publicación del IPC de octubre, en el que el índice disminuyó casi un punto hasta el 3,6%. Un 42% de los consultados cree que el ÍPC estará por debajo del 3,5% en junio del próximo año.


 


Más información:


 


Consenso Económico de PricewaterhouseCoopers