Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Evoluciona la presencia de la mujer en el empleo, pero no sus condiciones laborales

Ha sido una de las principales reivindicaciones en el Día Internacional de la Igualdad Salarial celebrado ayer a propuesta del Parlamento Europeo. Más inspecciones de trabajo, motivar a las mujeres en carreras científicas, poner en marcha medidas par

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Evoluciona la presencia de la mujer en el empleo, pero no sus condiciones laborales

Con motivo de la celebración ayer del Día Europeo de la Igualdad Salarial entre hombres y mujeres, diversos organismos hicieron balance de la situación actual de las mujeres en el trabajo, con una conclusión común: acabar con la desigualdad salarial todavía existente con respecto a los hombres.


 


El pasado 1 de febrero, el eurodiputado y miembro de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género, Marc Tarabella, exponía las propuestas que el Parlamento Europeo recoge en un informe con el propósito de equilibrar la evolución de la presencia femenina en las empresas a unas mejores condiciones de trabajo.


 


Así, el documento expone que la tasa media de empleo femenino en la Unión Europea es del 59,1%, pero que su aumento constante desde el año 2000 “no se ha traducido en mejores condiciones de empleo para las mujeres, que siguen siendo víctimas de segregación profesional y sectorial”. De hecho, aún es patente una diferencia salarial de entre el 14% y el 17,4% entre hombres y mujeres, lo que provoca que una mujer tenga que trabajar 52 días más cada año para igualar su salario al del hombre. Una brecha que es aún mayor en España, donde alcanza el 26%.


 


Traducido en fechas, las mujeres tienen que trabajar 418 días, es decir hasta el 22 de febrero, para tener el mismo salario que perciben los hombres en un año (365 días). De ahí que el Parlamento Europeo eligiera el 22 de febrero como el Día Europeo de la Igualdad Salarial.


 


Y es que aunque ellas obtengan cada año seis de cada diez títulos universitarios en Europa, que predomine su presencia en estudios comerciales, de administración y de derecho, lo cierto es que aún les falta empuje para alcanzar puestos de responsabilidad empresarial y todavía es escaso el número de mujeres que se gradúan en informática, ingeniería o física, claves para la recuperación económica.


 


Ante esta situación, el Parlamento Europeo insta a los estados miembros a poner en marcha fórmulas que permitan equiparar la presencia de las mujeres en toda la escala jerárquica de las organizaciones, a animarlas a elegir carreras de ingeniería para desarrollar profesiones técnicas tradicionalmente masculinas, y culminar el proceso de creación del Instituto Europeo para la Igualdad de Género, aún en curso, para que funcione a pleno rendimiento lo antes posible.


 


Tal y como señala el documento, “no se trata de sustituir a los hombres por las mujeres, sino de lograr que las mujeres participen más en los negocios y en la sociedad en general, a fin de no repetir los errores del pasado”. Y es que las mujeres a menudo ocupan puestos de trabajo a tiempo parcial o de duración determinada, y la mayoría permanece anclada a puestos de trabajo mal remunerados.


 


Más inspecciones de trabajo en España


 


El Ministerio de Trabajo e Inmigración anunció ayer que se llevarán a cabo más inspecciones contra la discriminación laboral de las mujeres. En su intervención en la Jornada Parlamentaria ‘Igual Trabajo, Igual Salario’, el ministro Celestino Corbacho admitió que las mujeres perciben una retribución menor por un trabajo de idéntico valor y su temporalidad es mayor. De ahí el incremento en las inspecciones a empresas ya que un breve análisis del mercado laboral español revela “irregularidades insostenibles” en lo que respecta a igualdad.


 


Por tanto, se han fijado en 5.000 las inspecciones que se llevarán a cabo en 2010, y no 4.000 como estaban previstas con el fin de “vigilar el cumplimiento de la normativa sobre igualdad efectiva entre mujeres y hombres; impedir la discriminación por razón de género; garantizar los derechos de ambos sexos para conciliar la vida laboral y familiar; así como garantizar la protección de la salud y la seguridad de las mujeres por razón de las situaciones de maternidad, embarazo y lactancia”, ha explicado el ministro.


 


En la jornada también han participado la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, y el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso. Para Aído, “la brecha salarial constituye una intolerable forma de discriminación” y que “un país que aspire a ser competitivo no puede permitirse prescindir del talento de la mitad de la población”. Por este motivo, ha destacado la necesidad de establecer mecanismos de control para evitar incumplimientos de las normas en las que la mayor parte de las discriminaciones salariales se deben “a los complementos que se pactan al margen de la negociación colectiva”, ha asegurado.


 


Por otra parte, la titular de Igualdad ha adelantado que el Gobierno está preparando un informe preliminar sobre la brecha salarial de cara al Consejo Informal de Igualdad que se celebrará en Valencia los días 25 y 26 de marzo.


 


Desde UGT y CC.OO.


 


Ante las diferencias salariales entre hombres y mujeres, el sindicato UGT asegura que defenderá en los convenios colectivos “la inclusión de cláusulas en las que se regule la igualdad retributiva, con la adopción de medidas para detectar y corregir las posibles diferencias o desigualdades salariales”. El sindicato demanda, asimismo, modificaciones legales para reforzar el papel de la negociación colectiva en la lucha contra esta lacra social.


 


CC.OO., por su parte, considera que “si las mujeres no acceden a empleos y salarios similares a los masculinos no es por propia voluntad, sino por la existencia de un conjunto de factores, barreras y discriminaciones que se lo impiden. Se remunera más y se valoran más las cualidades laborales masculinizadas que las consideradas feminizadas”. De ahí que defienda, entre otras medidas: la fijación de criterios de conversión de contratos temporales a fijos; mejorar la cualificación que conlleve a la equiparación de retribuciones; o la eliminación de denominaciones sexistas en la clasificación profesional.


 


Y recuerda, además, que la LOIEMH (Ley Orgánica de Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres), en su artículo 45, establece que “las empresas están obligadas a respetar la igualdad de trato y de oportunidades en el ámbito laboral y, con esta finalidad, deberán adoptar medidas dirigidas a evitar cualquier tipo de discriminación laboral entre mujeres y hombres, medidas que deberán negociar, y en su caso acordar, con los representantes legales de los trabajadores en la forma que se determine en la legislación laboral”.


 


 


*  *  *  *


 


 


Más información:


 


Propuestas del Parlamento Europeo para la igualdad entre hombres y mujeres


 


Contenidos relacionados en aprendemas.com:


 


Especial Mujeres 2010: Mucho más que ayer, pero menos que mañana


 


Las mujeres soportan mejor la crisis, pese a tener que decidir entre maternidad o éxito


 


Una guía online de recursos para mujeres y empresarios que apuesten por la conciliación


 


Un plan de viabilidad gratuito para mujeres en paro con vocación de empresarias


 


Mejor formadas pero con puestos de trabajo inferiores


 


Sólo una española entre las 100 mujeres más poderosas del mundo



Más noticias de Educación, Formación y Empleo publicadas en a+