Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Europa vs. Estados Unidos: ¿Dónde estudiar tu MBA?

Estados Unidos es la cuna de la educación ejecutiva, donde surgieron los MBA y donde permanecen las escuelas de negocios más prestigiosas. Sin embargo, el resto de centros reclaman cada vez con más fuerza un papel importante dentro de este sector y p

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Europa vs. Estados Unidos: ¿Dónde estudiar tu MBA?


¿Dónde quieres estudiar tu MBA? Hasta hace poco la respuesta automática a esta pregunta era “Estados Unidos”. Sin embargo, poco a poco el resto de destinos van ganando terreno al ‘inventor’ de la educación ejecutiva. Europa sigue siendo la principal oposición al dominio estadounidense, seguida por Asia gracias al empuje de China e India. La pujanza del Viejo Continente queda patente incluso en los rankings del sector, que también empiezan a hacer sitio entre los primeros puestos a ‘nuevos’ competidores como London Business School, IMD, Insead, Esade o el Instituto de Empresa, por nombrar algunos.



Pero tampoco hay que llevarse a engaño, ya que el 83% de los exámenes del GMAT que se realizan en todo el mundo son para buscar una plaza en un centro de los Estados Unidos. Lo que ocurre es que primero los aspirantes europeos y ahora también los norteamericanos comienzan a ver el estilo de educación europeo como una alternativa real. Y es que existen diferencias entre el modelo del Viejo Continente y el que se practica al otro lado del Atlántico y por extensión en las escuelas de corte anglosajón. Las preguntas ahora son ¿cuáles son estas diferencias? y ¿hasta qué punto son relevantes?


 


Desde hace ya algunos años los MBA estadounidenses-anglosajones y europeos compiten con diferentes propuestas destinadas también a distintos públicos objetivos. Para poder discernir cuál de las dos alternativas se ajusta mejor a las necesidades y objetivos de cada alumno:


 


Duración


 


Dos años norteamericanos frente a uno europeo. Esta es la diferencia. Mientras las escuelas norteamericanas consideran que son necesarios dos cursos académicos (18 meses) para formar a los directivos del futuro, en tanto que en el Viejo Continente prefieren condensarlo en un año (11 meses en realidad) para no ‘hacer perder’ tanto tiempo a sus alumnos. La mayor diferencia es que mientras los MBA norteamericanos incluyen un periodo de prácticas los europeos generalmente no, debido en parte al tipo de alumnos que cursan sus programas. Desde finales del año pasado algunos centros del otro lado del Atlántico comienzan a ofrecer los llamados ‘MBA Acelerado’, que se pueden considerar una versión del programa continental.


 


Público objetivo: la diferencia está en la experiencia


 


Los MBA estadounidenses se dirigen a unos aspirantes tres años más jóvenes de media y con mucha menos experiencia laboral. Se trata de una diferencia en la concepción del objetivo del programa, que al otro lado del Atlántico conciben como una extensión natural de los estudios universitarios una vez se acumulan unos pocos años de experiencia. Por su parte, las escuelas de corte europeo se dirigen a un alumno con mayor bagaje profesional (una media de cinco años), lo que a su vez influye en el tiempo del programa (ya no son tan necesarias las prácticas) y en la forma de enfocar el temario. Por otra parte, desde las escuelas estadounidenses aseguran que para este tipo de aspirantes ya existe el MBA Ejecutivo.


 


Internacionalización


 


La mayor ventaja de los MBA europeos es que cuentan con un alumnado más internacional dentro de su área de influencia. Es decir, el ‘intercambio’ de estudiantes dentro del Viejo Continente ha aumentado notablemente. Por el contrario, los MBA estadounidenses cuentan con una mayor afluencia de aspirantes asiáticos, lo que también puede suponer una gran oportunidad.


 


Ofertas de trabajo


 


Este apartado no se refiere tanto a las diferencias entre ambos programas sino a las posibilidades laborales de cada MBA. Al margen de la capacidad para colocar a sus estudiantes de cada una de las escuelas, existen una serie de pautas que se repiten y que hay que tomar en cuenta. El más importante es que siempre es más fácil encontrar trabajo en el país o región en el que se ha cursado el MBA. Así, los estudiantes europeos que acuden a cursar su MBA en Estados Unidos deben tener en cuenta que después puede ser más complicado encontrar trabajo en el Viejo Continente y viceversa.


 


Además, otras consideraciones que deben tenerse en cuenta es que cuanto más lejos esté la escuela de negocios, mayor será el riesgo ante los posibles problemas de adaptación o con el lenguaje. En cualquier caso, antes de tomar una decisión hay que tener en cuenta todas estas variables y el tipo de formación a la que se aspira, tanto por los contenidos del programa, como por la cultura que se respire en el país donde esté ubicada la escuela de negocios y, por supuesto, por los posibles compañeros de fatigas. Al final, la inversión económica y anímica que supone un MBA hace que no se deban tomar decisiones a la ligera.


 


 


*  *  *  *


 


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com:


 


Nuevas ayudas para que los profesionales de las pymes cursen un MBA


 


Consejos para enfrentarse a una entrevista de admisión a un MBA


 


Hacer un MBA incrementa el salario aún en tiempos de crisis


 


Carta de presentación de candidatura: 10 consejos para dirigirse a los mejores MBA


 


Decálogo de consejos para sobrevivir a los primeros meses de un MBA


 


Las páginas de admisión de las escuelas de negocio a examen


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+