Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Estudios con poca demanda y alumnos con bajo rendimiento, principales problemas de la Universidad

La Universidad española ha crecido más en recursos que en resultados, según el estudio “Universidad, universitarios y productividad en España”, de la Fundación BBVA-Ivie. Dicho informe analiza las principales dimensiones del funcionamiento de las uni

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Estudios con poca demanda y alumnos con bajo rendimiento, principales problemas de la Universidad
Estudiantes-grado-INEEn España hay 79 universidades, pero la Comunidad de Madrid, Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana concentran más de la mitad de los centros. En total, hay 236 campus, en los que estudian 1.650.000 alumnos. Un 90% de ellos cursan estudios de grado y el 10% restante másteres o doctorados. El coste medio de un grado se sitúa entre los 750 y los 1.000 euros, aunque 267.000 alumnos son beneficiarios de becas.

 

En las universidades trabajan 110.000 profesores. Las dos terceras partes son doctores y el 50% funcionarios, y el 69,5% de los catedráticos y el 40,6% de los profesores titulados investigan. Todos estos datos se desprenden del estudio “Universidad, universitarios y productividad en España”, de la Fundación BBVA-Ivie, que analiza la situación de la universidad española, sus titulados y profesores.

 

España padece un 11,8% de paro entre los universitarios y tiene dificultades para ofrecer empleos adecuados a más del 20% de los titulados ocupados, por lo que el estudio aconseja la reestructuración de la oferta de estudios para evitar problemas como la sobrecualificación.

 

Entre las principales ineficiencias de la Universidad española se encuentra la permanencia de estudios con poca demanda, el bajo rendimiento de una parte del alumnado y el pago a todo el profesorado estable para investigar, a pesar de que menos de la mitad acredita resultados. El informe concluye que la productividad de la Universidad no ha mejorado aunque su producción total haya crecido. En este sentido, se recomienda reconocer el perfil de especialización de las instituciones en docencia, investigación y transferencia tecnológica, e impulsar una evaluación de la calidad del personal y las instituciones que reconozcan las diferencias en vez de ignorarlas a la hora de asignar los recursos.

 

Desajustes oferta-demanda

 

La universidad tiene importantes desajustes debidos aexcesos de oferta o de demanda en algunas titulaciones, como medicina, humanidades y ciencias experimentales. Según los autores del estudio, existe una capacidad de ofertar servicios que no está aprovechada, como resultado de la rigidez de las universidades y su lentitud a la hora de adaptar y reasignar los recursos y las plantillas. 

 

En cuanto a los efectos de los estudios universitarios en la actividad laboral, el informe asegura que el nivel educativo de una persona tiene un efecto positivo y creciente en la probabilidad de estar ocupado y tener un empleo estable, si bien la formación universitaria no prepara específicamente para la actividad emprendedora.

 

En el mercado laboral no solo influye tener formación superior, sino también los estudios cursados. Un graduado en Ciencias tiene una probabilidad de ser activo 6,8 puntos porcentuales mayor que un titulado en Humanidades, por ejemplo.

 

Los estudios escogidos también son relevantes para el éxito en la inserción laboral. Los graduados en Humanidades tienen menores probabilidades de encontrar empleo, justo lo contrario que los titulados en Ciencias de la Salud, que tienen una probabilidad mayor que cualquier otra rama. En situaciones intermedias se encuentran los titulados en ciencias, estudios técnicos, y ciencias jurídicas y sociales. Esta información acerca de la inserción laboral debería llegar más fácilmente a los estudiantes y sus familias antes de elegir sus estudios.

 

Actividad científica

 

Las universidades representan cerca del 75% de la producción científica española. En cambio, solo representan el 13,1% de las patentes. Una de sus mayores debilidades se encuentra, pues, en las actividades de investigación aplicada y transferencia tecnológica. Según el estudio, garantizar la calidad de los profesionales de la universidad y su promoción requiere replantearse los criterios de selección y evaluación, y adecuarlos a la intensidad de la especialización docente e investigadora del profesorado.

 

El estudio también pone de manifiesto las diferencias de productividad investigadora existentes entre las distintas universidades, lo que se explica por la estructura de las plantillas, las áreas de conocimiento en las que se especializan y la cultura de las instituciones, departamentos y grupos de investigación.

 

Opciones de mejora

 

Por último, el estudio establece que la prima salarial asociada a una titulación superior tarda un tiempo en manifestarse plenamente. La estructura empresarial española influye negativamente en los salarios medios de los trabajadores con estudios superiores, debido al elevado peso de las microempresas y al reducido peso de las empresas grandes. El informe destaca la necesidad de crear incentivos al empleo estable de los titulados para evitar desperdiciar capital humano.

 

Para mejorar el sistema universitario español, los autores proponen un cambio en los sistemas de financiación de las universidades orientados a la eficiencia y los resultados, mayor especialización del profesorado, internacionalización y formación continua, y la mejora de la formación de los emprendedores.

 

 


¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

 



Más información:

 

Estudio “Universidad, universitarios y productividad en España” de la Fundación BBVA-Ivie



Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Realizar ajustes cuando no hay dinero, principal problema de la reforma universitaria

 

El ratio de alumnos se elevará hasta un 20% y los docentes aumentarán su jornada lectiva

 

PGE 2012: Educación sufre un recorte de casi un 22% en su presupuesto