Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Estudiar música mejora el habla, el lenguaje y la memoria

Estudiar música en Secundaria tiene efectos positivos para el cerebro adolescente, ya que contribuye a agudizar el oído y mejora las habilidades de lenguaje.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Estudiar música mejora el habla, el lenguaje y la memoria
Recibir clases de música en Secundaria tiene más beneficios de los que pudiera parecer a primera vista. Según un estudio realizado por la Universidad de Northwestern y publicado en la revista PNAS, aprender música puede ayudar a mejorar las respuestas del cerebro al sonido, agudizar el oído y potenciar las habilidades del lenguaje y la memoria. Esto podría contribuir a incrementar las habilidades de lectura de los estudiantes y ayudarles a aprender una segunda lengua.

Quiero estudiar: Música | Orquesta | Coro | Canto | Composición Musical 

Las conclusiones de los investigadores es que recibir clases de música, aunque sea como actividad curricular en el instituto, acelera el desarrollo neurológico. Esto es posible gracias a que en la adolescencia el cerebro no está completamente desarrollado y aún quedan por madurar algunas áreas específicas.

Ver cursos de Neuropsicología

Nina Kraus, autora principal del estudio, afirma que “estos resultados ponen de manifiesto el lugar que debe tener la música en el currículum de Secundaria, a pesar de que los programas de música son a menudo los primeros en ser recortados cuando el presupuesto de la escuela es limitado”.

Kraus afirma también que “aunque aprender música no enseña habilidades relevantes para la mayoría de las carreras, puede enseñar lo que los educadores llaman aprender por aprender”.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores han estudiado los comportamientos de 40 estudiantes de Secundaria durante toda su etapa de Secundaria. Casi la mitad de ellos estaban apuntados a actividades extraescolares relacionadas con la música, que les ocupaban de dos a tres horas a la semana. El resto estaba inscrito en un programa de entrenamiento que incluía ejercicios de fitness. Tres años más tarde, los resultados concluían que los estudiantes apuntados al grupo de música mostraron una maduración más rápida de la respuesta del cerebro al sonido y una mayor sensibilidad cerebral a los detalles del sonido.

Todos los participantes mejoraron en competencias lingüísticas vinculadas con la conciencia del sonido, pero la mejora fue más evidente para los alumnos que asistían a las clases de música. Los investigadores concluyen que los resultados obtenidos “apoyan la idea de que el cerebro de los adolescentes sigue siendo receptivo a la formación, lo que subraya la importancia del enriquecimiento en la adolescencia”.

Este estudio viene a completar otras investigaciones que en su día concluyeron que la música puede mejorar el cociente intelectual, mejorando habilidades como la memoria y el aprendizaje espacial, así como el lenguaje, la memoria verbal, la alfabetización y la inteligencia verbal.

Ver cursos para DESARROLLAR LA INTELIGENCIA