Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

España reduce la financiación de la educación superior en contra de los consejos europeos

La Comisión Europea se ha marcado el objetivo de que en el año 2020 el 40% de la población de entre 30 y 34 años tenga estudios superiores. Un objetivo para cuya consecución aconseja que los estados miembros incrementen la financiación en este tramo

Publicado en Histórico Noticias
Foto de España reduce la financiación de la educación superior en contra de los consejos europeos
Estudiantes-grado-INEEspaña ha reducido su presupuesto en educación superior durante el curso académico 2010-2011 en contra de las indicaciones de la Comisión Europea,que aboga en su informe ‘Modernisation of Higher Education in Europe 2011’ por reforzar la financiación de la educación superior para afrontar los retos derivados del cambio social y facilitar que más personas puedan beneficiarse de la educación superior. Y es que los líderes europeos se han fijado el objetivo de que el 40% de su población entre 30 y 34 años tenga estudios de educación superior para el año 2020 frente al 33% actual, esperando conseguir un incremento del 7% en estos años.

 

Un reto que es necesario asumir porque, según la comisaria de Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud, Androulla Vassiliou, “estamos fallando en sacar el máximo provecho del talento disponible en Europa. A menos que cambie, vamos a caer en relación a nuestros competidores globales. Tenemos que ampliar el acceso a la educación superior a la mayor proporción de ciudadanos posible”.

 

No obstante, para conseguir este objetivo el informe no refleja ningún planteamiento en particular como la mejor opción para alcanzarlo, aunque sí recoge las diferentes actuaciones presupuestarias llevadas a cabo por los países como consecuencia de la crisis.

 

El estudio refleja que España -estado que ha sido el único en el que ha disminuido el número de estudiantes en un 2,6% en este tramo educativo-, es uno de los seis países que ha reducido el gasto en educación superior, situándose el recorte por debajo del 3% al igual que en otros estados como Italia, República Checa o Eslovaquia. Un recorte que es inferior al 8% que se disminuyó en otros estados como Grecia e Irlanda, que han vuelto a realizar recortes por segundo año consecutivo, siendo este porcentaje –el 8%- el más alto de las disminuciones económicas realizadas en Europa.

 

La reducción del presupuesto español contrasta con el incremento generalizado que se ha experimentado en el resto de países gracias a los planes de estímulo que se han puesto en marcha en estados como Austria, Alemania, Francia o Suecia, registrándose los mayores incrementos presupuestarios en Lituania, Liechtenstein, Austria, Finlandia, Francia y Malta, con aumentos por encima del 5%, que incluso llegan a superar, en algunos estados, el 10%.

 

Las diferencias presupuestarias no son las únicas que se ponen de manifiestoen el estudio en el que se refleja la existencia de una división este-oeste en el acceso a la educación superior de los candidatos no tradicionales. En este sentido, el informe señala que el establecimiento de rutas alternativas se concentra, sobre todo, en los países occidentales como los países nórdicos, España, Francia, Reino Unido, Alemania e Islandia, entre otros, mientras que en los del este se carece de esta rutas, así como de regulaciones sobre el reconocimiento y de la validación de estudios o conocimientos no formales.

 

El informe igualmente hace alusión al pago de tasas en educación superior. En este ámbito, se constata que los estudiantes tienen que pagar las tasas en la mayoría de los países, aunque existen diferentes criterios para establecer qué alumno tiene que abonarlas, siendo los más habituales el tipo de estudio o programa, el modo de estudio, o las características de la población estudiantil.

 

Entre los países en los que se pagan más tasas se hallan Reino Unido, Francia, Islandia o Lituania, así como España, en el que el importe a abonar por el alumno se determina por el número de ECTS que va a cursar, si bien la cuantía económica difiere según cada región, existiendo un total de 100 honorarios diferentes que van desde los 540 euros a los 1.320 euros para el primer ciclo y los 1.878 para el segundo ciclo. En el caso de másteres, el precio es mayor, pudiendo alcanzar los 6.000 euros. No obstante, el informe señala que las exenciones son posibles según los criterios de necesidad y méritos del alumno.

 

España es, además, uno de los nueve países –junto con Estonia, Francia, Chipre, Letonia, Lituania, Hungría, Eslovenia y Turquía-, que sigue criterios académicos para establecer si un alumno tiene o no que abonar tasas y la cuantía a abonar, aparte de ser, al igual que Francia, el país en el que el coste de las tasas a pagar se incrementa si un estudiante se matricula en el mismo curso por segunda o tercera vez. Una práctica que también se encuentra, de forma similar, en otros estados como la República Checa, Irlanda, Latvia, Polonia y Eslovaquia.

 

En la política de becas o ayudas y de préstamos para el estudiante se constatan asimismo diferencias por países, aunque en las dos terceras partes de los estados existen sistemas públicos para ayudar al alumno, siendo Islandia el único país estudiado en el que el apoyo público a los estudiantes se concede a través de préstamos.

 

Entre los países en los que se conceden más becas se hallan Reino Unido, Eslovaquia, Dinamarca, Finlandia o Noruega, mientras que en el lado contrario se sitúan países como Bélgica, Italia o Alemania. A este último grupo de países pertenece España, país en el que la cuantía de la ayuda depende, sobre todo, de si el estudiante tiene que moverse entre regiones, de si tiene que pagar la matrícula y de otras situaciones que pueda tener el alumno. Las ayudas para estudiar en otra región oscilan entre los 1.592 y los 6.738 euros al año, mientras que para cursar estudios superiores en la comunidad autónoma en la que se reside los importes oscilan entre los 250 y los 5.756 euros anuales.

 

Sorprendente es que en 16 sistemas no haya ni ventajas fiscales ni financieras para los padres de estudiantes. España es uno de los países en los que no hay ninguna contraprestación en este sentido en las solicitudes de préstamo, que están disponibles para los alumnos de segundo ciclo con cantidades máximas de unos 12.000 euros aproximadamente y ayudas mensuales de unos 800 euros durante 21 meses.

 

El informe ha sido realizado por la Comisión Europea y la red de análisis de sistemas educativos Eurydice entre los estados miembro de la Unión Europea, además de en Islandia, Liechtenstein, Noruega y Turquía.

 

 


¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

 



Más información:

 

Acceso al informe Modernisation of Higher Education in Europe 2011