Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

España, ejemplo de país que desperdicia talento

Los jóvenes seguirán siendo en 2013 el colectivo más afectado por el desempleo por el desajuste existente entre sus conocimientos y los que demanda el mercado. Una diferencia de la que España es un ejemplo claro.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de España, ejemplo de país que desperdicia talento
Estudiantes-grado-INEEl año 2013 parece que no va a ser un buen año para el empleo, especialmente, en el caso de los jóvenes. Según el informe sobre las ‘Tendencias Mundiales del Empleo’, que ha elaborado la OIT, se prevé que el paro siga aumentando entre los jóvenes, sobre todo, los de edades comprendidas entre los 15 y 24 años, que serán el colectivo que más sufrirán de nuevo las condiciones críticas de los mercados laborales. De hecho, se espera que la tasa de desempleo de este colectivo del 12,6% -74 millones de personas- vuelva a incrementarse en otro medio millón de jóvenes que estarán en situación de desempleo de aquí al año 2014. [Ver cursos de Búsqueda de empleo]

 

Una situación que se debe principalmente al desajuste existente entre las habilidades y conocimientos de los jóvenes con los sectores que crean empleos. Y, en esta relación, España es un ejemplo, según la OIT, ya que en el informe se señala que el país no ha sabido formar a los jóvenes que fueron expulsados del mercado de trabajo tras el parón del sector de la construcción para insertarles en los sectores de actividad que están demandando mano de obra como es el caso de los cuidados médicos, las tecnologías de la información y las comunicaciones y el de la producción y el uso de energías sostenibles. Ante estos hechos, el director general de la OIT, Guy Ryder, ha afirmado que “con el desperdicio de ese talento se está haciendo un daño extremo a la juventud”.

 

Pero los jóvenes no serán los únicos que continuarán viéndose afectados por el desempleo. Según el informe de la OIT, el paro seguirá creciendo al estimarse un aumento de 5,1 millones de desempleados, lo que supondrá elevar a 202 millones de personas el número de parados que están buscando una actividad remunerada. Un incremento que se producirá porque “las inciertas perspectivas económicas y las políticas inadecuadas para contrarrestarlas han debilitado más la demanda agregada y retenido las inversión y la contratación”, según ha explicado Guy Ryder.

 

De esta manera, se continuará con la tendencia al alza en el desempleo que se ha registrado en 2012, año en el que 4,2 millones de personas entraron en situación de desempleo, siendo las tres cuartas partes de ellas de las regiones en desarrollo, sobre todo, en Asia Oriental con países como China, Asia Meridional con la India y el África Subsahariana.

 

En la actualidad, la OIT cifra la tasa de desempleo mundial en 197 millones de personas, lo que supone el 5,9% de la fuerza laboral. Un dato que, según señalan, esconde la magnitud del empleo informal y la de aquellos que viven en la miseria aunque trabajen. Además, también oculta la situación de las 39 millones de personas en edad y capacidad de trabajar que han decidido abandonar la búsqueda de un empleo por la desesperanza de no encontrarlo.

 

Una circunstancia que, sobre todo, se ha detectado en el caso de los países desarrollados y principalmente en la Unión Europeaen la que la tasa de participación en la fuerza de trabajo descendió casi el 1% el año pasado, aunque en el caso de algunos países bajó más del 4%. De acuerdo con los datos de la OIT, en las economías avanzadas, alrededor de la mitad de los desempleados buscan un puesto de trabajo desde hace un año o más.

 

Pese a este hecho, el director de la OIT abogó por no concentrar toda la atención en la mala situación de las economías avanzadas para mirar también a los países en desarrollo en los que la respuesta a la crisis ha comenzado a ser más negativa “de lo que habíamos anticipado”, ha asegurado, al observarse significativas desaceleraciones de los mercados de trabajo.

 

Además, el informe señala también como un aspecto negativo el hecho de que los países en desarrollo no hayan sido capaces de sacar a una parte de su fuerza laboral de las actividades de baja productividad como, por ejemplo, la agricultura, para dirigirlos a sectores y áreas de actividad con mayor valor agregado como los servicios o la industria.

 

Y, aunque el informe de la OIT no es muy alentador para el empleo, sí hay algunos datos positivos como el incremento de los trabajadores que pueden considerarse clase media en el conjunto de los países en desarrollo. Una tendencia que principalmente se ha percibido en el caso de China y que ha permitido que este colectivo pase de representar al 23% de los trabajadores al 42% en la actualidad.

 

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!

 

Más información:

OIT

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

España encabeza el desempleo en la zona euro, que alcanza un nuevo máximo histórico

El Gobierno espera que España empiece a crear empleo a finales de 2013

El desempleo en Europa sigue creciendo, con diferencias cada vez mayores entre países

Los perfiles profesionales que no encuentran los directivos españoles