Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

España da luz verde a los decretos de Grado y Postgrado

El Gobierno español ha dado un paso adelante en el Espacio Europeo de Educación Superior aprobando los Reales Decretos de Grado y Postgrado. Un proceso en el que también están inmersos otros 39 países europeos que, entre otras cosas, facilitará la mo

Publicado en Histórico Noticias
Foto de España da luz verde a los decretos de Grado y Postgrado

Efectivamente, 2005 se presenta como año clave para la Enseñanza Superior. Y ya tenemos la primera medida de peso al respecto. Se trata, nada más y nada menos, de los Reales Decretos que regulan la estructura de las enseñanzas y los estudios de Grado y Postgrado que el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes 21 de enero, a propuesta de la Ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo. Estas normas desarrollan el Espacio Europeo de Educación Superior en España, con escasa polémica, pues ya había recibido el pasado mes de octubre la aprobación unánime de las universidades en el seno del Consejo de Coordinación Universitaria.


 


Toda Europa se encuentra inmersa en este ambicioso plan, conocido también como Proceso de Bolonia, al que se han incorporado más de cuarenta países. Incluye entre sus objetivos la adopción de un sistema de titulaciones fácilmente comprensible y comparable que aumenta la transparencia y facilita la movilidad de estudiantes (entre centros educativos) y de titulados (en el mercado de trabajo). Una de sus metas es convertir el sistema europeo de educación superior en un polo de atracción para los estudiantes y profesores de todo el mundo.


 


La nueva dimensión europea de la enseñanza superior supondrá que todos los países tendrán un sistema comparable, estructurado en titulaciones de Grado (de tres a cuatro años), master y doctorado. El primer nivel, denominado “Grado”, comprende las enseñanzas universitarias que tienen como objetivo lograr la capacitación de los estudiantes para integrarse directamente en el ámbito laboral europeo con una cualificación profesional apropiada. El segundo nivel se denomina “Postgrado” e integra los estudios dedicados a la formación avanzada que otorgarán al alumno el título de “Máster” y los conducentes al título de “Doctor” que representa el nivel más elevado en la educación superior.


 


Las enseñanzas se estructurarán a través de un sistema de créditos ECTS (sistema de transferencia de créditos europeos) que facilitará el reconocimiento de estudios y títulos realizados en diversos centros o en varios países. Este nuevo diseño de los estudios superiores permitirá a los estudiantes construir con mayor flexibilidad su propio currículo.


 


Tras la publicación de los reales decretos, el Consejo de Coordinación Universitaria (integrado por todas las universidades y los responsables de educación superior de las Comunidades Autónomas) propondrá la lista de las nuevas titulaciones de Grado, que tendrá que ser revisada y autorizada por el Ministerio de Educación y Ciencia. Se espera que este trámite esté listo a mediados de año. A partir de ese momento, se iniciará el proceso de elaboración de las directrices propias de cada título, que finalizará en octubre de 2007.


 


A partir de la promulgación de las directrices propias de cada título, las universidades elaborarán los correspondientes planes de estudios que deberán ser aprobados por sus respectivas comunidades autónomas y homologados por el Consejo de Coordinación Universitaria. Simultáneamente, las universidades podrán proponer nuevos estudios de postgrado. La mayor autonomía de las universidades en la organización y establecimiento de sus enseñanzas impulsará sus políticas estratégicas y la cooperación con otras instituciones.


 


Por la propia naturaleza de los preceptos de los dos Reales Decretos, su alcance es meramente organizativo, por lo que no suponen incremento alguno de gasto público. No obstante, es intención del Gobierno apoyar a las universidades en el desarrollo de los nuevos estudios, en colaboración con las CCAA. Para ello, y entre otras iniciativas, los presupuestos de 2005 incluyen una dotación de 6,6 millones de euros para un nuevo programa de planificación estratégica y puesta en marcha de acciones para la adaptación de las universidades al Proceso de Bolonia.


 


Una reforma de alcance europeo… y mundial


 


2010 fue la fecha acordada en la Declaración de Bolonia para que todas las universidades europeas de los países firmantes adapten sus sistemas de educación superior al Espacio Europeo de Educación Superior en España, el cual presentará grandes similitudes con el sistema universitario anglosajón. Así pues, los 25 países firmantes, entre ellos España, y 15 limítrofes están plenamente inmersos en las reformas legislativas necesarias para armonizar y modernizar los métodos y contenidos del ciclo superior de enseñanza, a la vez que para liberalizar y abrir a la competencia la formación universitaria.


 


En concreto, la reforma prevé que todas las universidades europeas dividan su oferta en dos ciclos, de tres y dos años (o cuatro más uno) cada parte. Los estudios y titulaciones serán comparables y equiparables entre los 40 países. Además, un sistema de créditos, obtenibles dentro y fuera de las aulas, permitirá al estudiante diseñar su propia carrera, pudiendo cursarla, si así lo desea, en varios centros o países. Finalizado este ciclo, existirá la posibilidad de especializarse a través de un máster “oficial” de dos años. Según un reciente estudio del GMAC, la oferta europea de másteres podría llegar a ser de 12.000 títulos distintos, algo que redundará en un nuevo escenario educativo mucho más variado y competitivo, tanto en el ámbito privado como público.


 


Es de esperar que 2,4 millones de licenciados salgan de las universidades europeas, con una edad aproximada de 21 años. No obstante, se ha estimado que las modificaciones en curso relativas a la Declaración de Bolonia afecten a cerca de 700 millones de personas. No sólo a los propios europeos, pues también tendrá efectos sobre países de otros continentes con vínculos e intereses respecto a Europa.


 


Unos efectos muy beneficiosos, según apuntan los expertos. Los alumnos tendrán muchas más opciones para desarrollar su propia carrera universitaria o profesional, a lo que hay que añadir el beneficio de la movilidad entre países y la decidida apuesta por el aprendizaje de varios idiomas, particularmente el inglés. Las universidades, institutos y escuelas de postgrado entrarán en una competencia más directa con las de los Estados Unidos que hasta ahora en el ámbito de postgrado no habían tenido rival.


 


Claro que este ambicioso programa multinacional va a llevar aparejado elevadísimos costes, -por otra parte necesarios-, que el estudio del GMAC, ha estimado en 3,4 millones de euros iniciales y 13,5 millones anuales por universidad. Sólo la introducción del nuevo sistema de créditos para los alumnos en las universidades suizas, por poner un ejemplo, costará en total 34 millones de euros.


 


Así parece que el factor económico va a ser motivo de polémica entre el gobierno español y algunas comunidades autónomas. La primera en reaccionar a los decretos ha sido la Comunidad de Cataluña que a cuatro días de su aprobación ha amenazado con recurrirlos al Tribunal Constitucional. Y es que según el portavoz del gobierno catalán, Joaquim Nadal, éstos obligarán a alargar algunas carreras, de tres a cuatro años, "sin dotación presupuestaria". El ministerio de educación ha incluido este aspecto en la reforma sin consultar con los departamentos de educación autonómicos, decisión que el conseller de Universidades, Carles Solá, ha calculado que costará a la Generalitat 50 millones de euros anuales. De ahí, que Joaquím Nadal haya apelado a la "lealtad constitucional" para que Educación dote de recursos públicos estas decisiones y, así, "haga gestos de cara a corregir" tales decretos.


 


Será necesario, en definitiva, un aumento sustancial de los recursos públicos destinados a la educación superior, particularmente, durante la etapa de adaptación.


 


Aprobados los Reales Decretos y a partir de su publicación, el Consejo de Coordinación Universitaria, -integrado por todas las Universidades y las Comunidades Autónomas-, deberá proponer la lista de nuevas titulaciones de grado para que, posteriormente sea revisada y autorizada por el ministerio de Educación y Ciencia. Se espera que este trámite haya finalizado a mediados de año. Entonces se iniciará el proceso de elaboración de las directrices propias de cada título, que finalizará en octubre de 2007.


 


 


 


Enlaces de interés:


 


Web Oficial GMAC


 


Estudio GMAC® “Bologna Project Task Force Releases Report”


 


Contenidos relacionados en Aprendemas.com :


 


2005, año clave para la Enseñanza Superior


 


Europa camina ya hacia un sistema común de postgrado


 


El Gobierno analiza la convergencia universitaria con Europa


 


Arrancan en Jerez los trabajos para regular los títulos de postgrado


 


La LOU pisa el acelerador: Especial Claves 2003


 


La Ministra de Eduación anuncia reformas en la Ley de Universidades


 


Zapatero reafirma ante los rectores sus compromisos con la Universidad


 


El gobierno del “cambio tranquilo” llega comprometido con la Educación Superior


 


Una mirada a Bolonia a las puertas del 2004


 


El MECD pronto “oficializará” los Master


 


EL MECD “europeíza” el sistema de créditos


 


Más Noticias de Formación, Educación y Empleo publicadas en a+