Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

España celebra el Día Mundial de la Salud con una carencia de 3.200 médicos

Hoy tiene lugar en todo el mundo la celebración del Día Mundial de la Salud, centrado este año en el personal sanitario dedicado a situaciones de emergencia. Según un estudio elaborado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y presentado por

Publicado en Histórico Noticias
Foto de España celebra el Día Mundial de la Salud con una carencia de 3.200 médicos

El mundo entero celebra hoy el Día Mundial de la Salud y España lo hace con una carencia de un 2% de médicos especialistas, cifra que se traduce en unos 3.200 profesionales procedentes de todas las áreas de especialización sanitaria.


Y es que, según revela el estudio ‘Oferta y Necesidad de Médicos Especialistas en España’, elaborado por la Universidad de las Palmas y presentado hace unos días por el Ministerio de Sanidad, nuestro país cuenta con una media de 325 médicos por cada 100.000 habitantes, cifra que convierte a España en uno de los países con mayor número de médicos por habitante, según la OCDE.


Sin embargo, el citado estudio no pinta un panorama tan esperanzador según van avanzando los años pues, según estas cifras, a partir del año 2015 el número de especialistas va a ir descendiendo hasta que, en 2025, se lleguen a necesitar alrededor de 22.000 profesionales sanitarios.


Pediatría y Medicina de Familia son las especialidades que más demanda en la actualidad la sociedad española pues, las cifras de este estudio indican que hay 84,7 médicos de familia por cada 100.000 habitantes, y unos 138 pediatras por cada 100.000 niños.


De este dato concreto, también se hizo eco hace unos meses un informe elaborado por Adecco en el que se analizaban los perfiles profesionales más demandados en nuestro país.


En este documento se señalaba claramente que Pediatría es, desde hace ya dos años, la especialidad médica más demandada por el sistema sanitario español.


Además, otra de las principales conclusiones a las que llega el estudio elaborado por la Universidad de las Palmas es que, actualmente, el número de médicos activos asistenciales en España es de 165.170, de los cuales más de dos tercios ejercen en el Sistema Nacional de Salud (SNS).


Según confirmó el Ministerio de Sanidad hace unos días, la carencia de profesionales sanitarios en España puede considerarse aún ‘leve’, pero dadas las cifras que arroja el estudio, esta situación podría tornarse en algo preocupante a partir del año 2015 cuando, además de pediatras y médicos de familia comiencen a faltar otras muchas especialidades como cirujanos ortopédicos, traumatólogos y radiólogos.


Y es que, dicho informe recoge también los problemas que se pueden dar en unos años, en función de las especialidades que elijan los futuros licenciados en Medicina ya que, el número  de estudiantes que quieren ser anestesistas u oncólogos es cada día mayor, mientras se frenan las peticiones de los que quieren ser, por ejemplo, microbiólogos o neurólogos.


Además y como dato también interesente, este estudio revela que España recibe un contingente anual muy considerable de médicos extranjeros, sobre todo procedentes de otros países de Europa y Latinoamérica.


Por eso, una de las nuevas características de las plantillas sanitarias en nuestro país es, además de la ‘feminización’ de la profesión médica, la de la ‘internacionalización’, pues sólo en los últimos cinco años se homologaron un total de 3.280 títulos, sobre todo procedentes del continente americano.


Por lo tanto, y según el panorama esbozado por este estudio, lo que ahora parece ser un simple quebradero de cabeza para las autoridades sanitarias, podría tornarse en una auténtica amenaza para la sanidad española en el futuro.


 


Posturas encontradas


Sin embargo, el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) ha querido manifestar su opinión sobre este tema y ha apuntado que la causa de la carencia de especialistas no está en que España tenga un problema de falta de médicos, sino en “una mala distribución de los especialistas y en una gestión inadecuada de estos profesionales”.


Para este organismo, un aumento de las plazas de Medicina en las universidades no sería la solución pues, al amparo de los datos, “ningún indicador nacional o internacional aconseja la apertura de nuevas facultades”.


Según CEEM, si se demostrara la necesidad de poner en marcha nuevos centros, habría que abrirlos basándose en una distribución geográfica adecuada y con una dotación de recursos técnicos, económicos y humanos proporcionales pues, en algunas facultades de Medicina, “el grado de masificación es completamente insostenible”.


Por ello, los estudiantes califican de “alarma social” todos estos datos que arrojan el Gobierno y las comunidades autónomas y no entienden tampoco el “desmedido interés” en aumentar las plazas universitarias de grado en las facultades de Medicina de las universidades españolas.


 


Para argumentar esta postura, CEEM recuerda que en las tres últimas convocatorias del examen MIR han sobrado alrededor de 250 plazas pese a haber unos 3.000 aspirantes más que puestos ofertados.


 


Por lo tanto, califican de “mucho más alarmante” la falta de incentivos para ocupar uno de estos 250 puestos que el supuesto déficit de especialidades del que las administraciones se están haciendo eco.


 


Por su parte, la Conferencia Nacional de Decanos de Medicina, integrada por las 33 facultades que en la actualidad imparten estos estudios en España, advirtió hace unos días que se necesitan entre 60 y 90 millones de euros para llegar a las 7.000 plazas de nuevo acceso propuestas por el Ministerio de Sanidad con el fin de paliar las actuales y futuras necesidades del Sistema Nacional de Salud.


 


Además, los responsables de estas facultades consideraron “imposible” que la modificación de números clausus para alcanzar la cifra propuesta por el Gobierno pueda ser hacerse realidad el próximo curso académico.


 


Parece que el debate está abierto…