Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Ensayo y error, una fórmula eficaz para aprender

Una nueva investigación evidencia que es bueno equivocarse durante el proceso de aprendizaje, pues acordarse de los fallos hace que venga a la memoria la respuesta correcta.

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Ensayo y error, una fórmula eficaz para aprender
Estudiantes-grado-INECometer errores mientras se aprende puede ser beneficioso para la memoria. Así lo corrobora un nuevo estudio -publicado en el último número de Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory and Cognition-, del que se desprende que los intentos fallidos durante el proceso de aprendizaje actúan como trampolín para dar con la respuesta correcta, tanto en adultos jóvenes como de mayor edad.



Ver cursos sobre Aprendizaje



La autora del estudio, Andrée-Ann Cyr, graduada por Baycrest´s Rotman Research Institute y el Departamento de Psicología de la Universidad de Toronto, publicó en 2012 los resultados de una investigación mediante la cual comprobó que se aprende mejor si hay que hacer un esfuerzo por asimilar la información, aunque para ello haya que equivocarse. De hecho, constataba que esa es la mejor forma de entrenar el cerebro y la memoria en las personas mayores, una novedad porque hasta entonces se habían evidenciado resultados positivos únicamente en adultos jóvenes.



Ahora, la nueva investigación amplía los hallazgos y refleja que el aprendizaje por ensayo y error es el más eficaz para recordar con posterioridad la información, siempre que las equivocaciones vayan en línea con la respuesta correcta, y es así para todas las edades.



Ver cursos sobre Aprender a estudiar



En el estudio han participado 65 adultos jóvenes (con una edad media de 22 años) y 64 adultos mayores (con 72 años de media) quienes tuvieron que aprender una serie de palabras relacionadas entre sí, bien por la categoría semántica a la que pertenecen –por ejemplo, una flor-, bien por su raíz –por ejemplo palabras que empiezan con las letras “ro”-.



A la mitad de los participantes se les ofreció la respuesta inmediata y la otra mitad tuvo que adivinar de qué palabra se trataba mediante preguntas tipo: “¿es un tulipán?”, “¿es una rosa?”. El objetivo era comprobar si los participantes se acordaban mejor de una palabra al verla directamente o al hacer intentos fallidos al adivinarla durante la fase de aprendizaje.



Ver cursos sobre Lenguaje



Los investigadores obtuvieron como resultado que los participantes recordaban mejor una palabra al haber hecho intentos fallidos y sólo si había una relación conceptual entre las pistas, no siendo así en el caso de que la pista se limitara a indicarles la sílaba inicial de la palabra. Estos resultados fueron similares para los dos grupos de edad (adultos jóvenes y mayores).  



Para Cyr y el resto de investigadores, estos hallazgos se deben a que la memoria organiza la información relacionando conceptos, y no la información léxica. Esto significa que al escuchar por ejemplo la palabra “pera”, lo lógico es que la mente la relacione con otra fruta como la manzana, antes que con una palabra con similitudes léxicas como “pares”.



De ahí se extrae que “el envejecimiento no influye en la manera de aprender de los errores”, explica Cyr.



Los resultados “ofrecen una gran esperanza para el aprendizaje permanente y la orientación para saber cómo las personas mayores deberían estudiar”, según el Dr. Nicole Anderson, de Baycrest´s Rotman Research Institute y autor principal del estudio.

 

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!

 

Más información:

 

Mistakes as Stepping Stones: Effects of Errors on Episodic Memory Among Younger and Older Adults

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:



El placer adulto de aprender nuevas palabras

 

Identifican el papel crucial de un gen en el aprendizaje del lenguaje

 

Hallan conexión entre una sustancia producida por el cerebro y la adquisición de habilidades

 

La edad y otros factores que influyen en el dominio de vocabulario

 

La expresión y el contexto social de las palabras estimulan el vocabulario temprano de los bebés