Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Encontrar trabajo, una tarea aún más complicada para universitarios con discapacidad

La mayoría de los universitarios con alguna discapacidad están seguros de que su futuro laboral será aún más complicado que el de cualquier otro compañero. Aún así, no se rinden y en la universidad se sienten bien. Aseguran que son “uno más” pero rec

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Encontrar trabajo, una tarea aún más complicada para universitarios con discapacidad
Estudiantes-grado-INEEspaña tiene la tasa de paro juvenil más alta de Europa. Casi el 50% de los jóvenes españoles no trabaja y su futuro, a medio plazo y tal y como apuntan las previsiones económicas, no cambiará a mejor. Pero dentro de este colectivo existe un sector aún más perjudicado: los discapacitados. Si ya de por sí un joven no encuentra trabajo, el panorama se torna aún más negro para quienes presentan alguna discapacidad.

 

Para conocer la opinión de este colectivo respecto a su futuro laboral, la Fundación Adecco ha elaborado una encuesta entre 500 estudiantes de entre 18 y 30 años de 31 universidades españolas.

 

Desde un punto de vista positivo, destaca el hecho de que la gran mayoría de los estudiantes se siente uno más en la comunidad universitaria y un 69% confía en trabajar en un empleo relacionado con estudios.

 

Sin embargo, el sondeo también recoge las opiniones más negativas de los estudiantes y muestra de ello es que el 65% cree que su discapacidad le perjudicará a la hora de buscar trabajo y casi la mitad prevé tardar más de un año en encontrarlo. [Ver cursos sobre Búsqueda de Empleo]

 

Entorno universitario

 

Hasta entonces, disfrutan de la vida universitaria. En la actualidad, casi 16.000 alumnos con discapacidad estudian en las en 74 universidades españolas, según los datos de la Guía de Atención a la discapacidad 2011 de la Fundación Universia. El 40% está matriculado en la UNED mientras que la gran mayoría prefiere acudir diariamente al aula, sacar sus libros y tomar apuntes.

 

La mayor parte de los alumnos con discapacidad son mujeres (61%) y el tipo de minusvalía que tienen es, en más de la mitad de los casos (53,3%), de tipo físico, seguida de la sensorial (30,8%), la psíquica (8,7%) y la orgánica (5,1%). El grado de discapacidad más frecuente se sitúa en el intervalo 33%-50%, pero eso no les impide encaminar su formación hacia el mundo universitario, especialmente hacia las Ciencias Sociales y las Letras, las áreas más demandadas. Al fin y al cabo, se sienten como uno más en clase (78%).

 

Por otro lado, un 75,4% de los encuestados asegura que su centro dispone de un Servicio Especial de Atención a la Discapacidad y les ofrecen cierto tipo de ayudas, como la matrícula gratis (72,8%) o el pago del transporte (26,6%).

 

Trabajo pendiente

 

Sin embargo, aún queda cierto camino por recorrer. La accesibilidad en las universidades continúa siendo una tarea pendiente. Según los encuestados, la mayoría de las facultades (73%) no tienen las aulas adaptadas para personas con movilidad reducida. “En mi facultad hay mesas alargadas con asientos tipo cine, de modo que tengo que atender la clase en un rincón apartado, en mi misma silla de ruedas”, comenta una estudiante de 22 años de la que se hace eco Adecco.

 

Igualmente, las instalaciones deportivas aún no han sido adaptadas para personas con problemas de movilidad y la biblioteca no suele contar con puestos de estudio adaptados para quienes tienen discapacidades físicas o sensoriales. A pesar de ello, la mayoría de las facultades ya incorporan criterios de accesibilidad en los servicios o aseos (61%), en la anchura de las puertas (61%) y a través de la presencia de ascensores y rampas (87%).

 

Escasa presencia política

 

Por todas estas tareas pendientes, y muchas más, el 78,3% de los encuestados cree que la discapacidad no tiene suficiente presencia en la agenda política y proponen al Gobierno medidas concretas para que esta integración social sea real. Un 60,5% propone agilizar los trámites para la recepción de ayudas y un 58,7% ha hecho alusión a la necesidad de formar y sensibilizar a las empresas en materia de discapacidad.

 

La Leyde Integración Social del Minusválido (LISMI) también se encuentra entre las peticiones de los encuestados. Un 56,2% solicita su revisión y la creación de innovadores mecanismos para garantizar su cumplimiento. De hecho, uno de los jóvenes propone “premiar a las empresas que la cumplan con la ley y ser más exigentes en las inspecciones, endureciendo las sanciones a las que no lo hagan”.

 

 


¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

   

 



Más información:

 

Fundación Adecco

 

Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Trabajos con más salidas para discapacitados, mayores de 45 años y mujeres con cargas familiares

 

Los hermanos de personas con discapacidad desarrollan más empatía y son responsables

 

Seis de cada diez parados con discapacidad apuestan por la formación

 

Sólo el 11% de las mujeres con discapacidad tiene formación universitaria